PROTESTAS CONTRA REFORMA LABORAL

Las huelgas jaquean el transporte en Francia

El bloqueo de refinerías afecta la provisión de combustible.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Protestas contra la reforma de legislación laboral. Foto: AFP

Las huelgas en Francia contra un proyecto de reforma laboral del gobierno socialista se extendieron ayer a las centrales nucleares y causaban perturbaciones en el aprovisionamiento de combustible y el transporte.

Activistas sindicales bloqueaban puentes en tanto que conductores de trenes y controladores aéreos cesaban sus actividades.

Los sindicatos convocaron la octava protesta desde el inicio del movimiento hace tres meses, que en varias ocasiones dieron lugar a violentos enfrentamientos.

Según las autoridades, la movilización llevó a las calles a 153.000 personas en todo el país, mientras que los sindicatos aseguraron que habían contado hasta 300.000 personas.

La parálisis creciente del país se produce a dos semanas de la inauguración de la Eurocopa de Fútbol, el 10 de junio.

La novena, una concentración única en París, se llevará a cabo el 14 de junio, cuatro días después del inicio del torneo.

El primer ministro Manuel Valls, admitió ayer la posibilidad de "cambios" o "mejoras" en el proyecto de ley y anunció que recibiría el sábado a representantes "del sector petrolero", aunque volvió a descartar el retiro del polémico texto.

El miércoles, Valls había afirmado que la CGT, que lidera las protestas, "no dicta la ley en el país". Ayer, volvió a fustigar la "irresponsabilidad" de esa central sindical.

El secretario general de la CGT, Philippe Martinez, llamó por su lado el miércoles a "una generalización de la huelga".

Según el gobierno, la ley dará mayor flexibilidad a las empresas para luchar contra el desempleo. Sus detractores consideran en cambio que aumentará la precariedad laboral y critican en particular su artículo 2, que da primacía a los acuerdos de empresa sobre las negociaciones por ramas profesionales.

Valls afirmó que ese artículo "no se modificará" y el presidente François Hollande respaldó su determinación en declaraciones desde Japón, donde participa en la cumbre del G7

La contestación divide profundamente a la izquierda. El gobierno tuvo por ello que recurrir a un instrumento constitucional que le permite aprobar la ley sin recurrir a un voto en la Cámara de Diputados, antes de que sea tramitada en el Senado.

Los bloqueos.

El bloqueo de refinerías y depósitos de petróleo obligó al gobierno a echar mano de sus reservas estratégicas de carburante. El Estado ya había utilizado el miércoles tres de los 115 días de reservas disponibles.

"Haremos todo lo necesario para garantizar el aprovisionamiento de los franceses y de la economía", declaró el presidente François Hollande.

Cinco de las ocho refinerías de petróleo permanecían bloqueadas o funcionaban muy por debajo de su capacidad de entrega, después de que las fuerzas de seguridad dispersaran por la mañana a los activistas que bloqueaban uno de ellos.

Largas colas se forman desde hace días frente a las estaciones de servicio para cargar combustible. Las gasolineras en muchos casos racionan la distribución. Los depósitos de casi un quinto de las estaciones están secos o casi vacíos y una popular aplicación para teléfonos celulares indica dónde queda algún grifo disponible para los franceses.

La contestación escaló un nuevo peldaño ayer, con el voto favorable a la huelga en las 19 centrales nucleares, que aseguran el 75% del aprovisionamiento eléctrico del país.

"Entre el 50% y el 80% del personal está en huelga, según los sitios", afirmó la portavoz de la CGT en ese sector, Marie-Claire Cailletaud, admitiendo que, para mantener el flujo, Francia "seguramente se verá obligada a importar energía" de los países limítrofes.

El organismo gestor de la red nacional de electricidad, RTE, afirmó por su lado que "la oferta de producción disponible (...) alcanza para cubrir las necesidades eléctricas del país".

Cancelan 15% de vuelos y hubo retrasos.

El 15 % de los vuelos en el aeropuerto parisino de Orly se han suprimido ayer y se registraron retrasos en los de Nantes y Rennes por la huelga de los controladores aéreos franceses enmarcada en la octava jornada de protestas contra la reforma laboral en Francia.

Es decir, esta huelga acarreó la cancelación de 105 vuelos en este aeropuerto-

Como resultado de los incidentes con la Policía, 77 personas fueron detenidas en todo el país, de ellas 36 en la capital.

Un portavoz de la Dirección General de la Aviación Civil (DGAC) explicó que en Nantes y Rennes se constataban retrasos de entre 50 minutos y una hora y media.

El portavoz subrayó que en términos generales la situación se desarrollaba bien, y que las compañías aéreas que operan en Orly —el segundo aeropuerto en importancia de la capital, tras el de Charles de Gaulle— habían respetado las consignas de la DGAC para reducir en un 15 % con carácter preventivo su programa de vuelos.

También insistió que en ese y en otros aeropuertos "no hay retrasos significativos".

El conjunto de los sindicatos de los controladores aéreos franceses han convocado para tres días de la semana próxima, el 3, 4 y 5 de junio, un nuevo paro, en ese caso para hacer presión en la negociación de su convenio colectivo.

En medio de esta ola de descontento, el gobierno recibió el miércoles la buena noticia de que el desempleo había caído por segundo mes consecutivo en abril.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)