VEA EL VIDEO

Hollande prepara a Francia para una guerra prolongada

El presidente François Hollande reclamó ayer medidas de excepción "contra el terrorismo de guerra" tras los sangrientos atentados yihadistas de París, y anunció una intensificación de los bombardeos contra el grupo Estado Islámico (ISIS, por sus siglas en inglés) en Siria.

Paralelamente, la investigación sobre estos atentados que provocaron 129 muertos y 352 heridos se acelera, echando luz sobre ramificaciones internacionales, y con la búsqueda de un yihadista belga, Abdelhamid Abaaoud, sospechoso de ser el "inspirador" de los mismos.

En un discurso ante los legisladores reunidos excepcionalmente en Congreso en Versalles, al oeste de París, Hollande pidió una prórroga por 90 días del estado de emergencia vigente desde el sábado y una reforma constitucional que permita a Francia hacer frente a las nuevas amenazas internas.

Al estado de emergencia, que permite allanamientos a cualquier hora, Hollande pidió sumar medidas para despojar de la nacionalidad francesa a los binacionales condenados por "actos de terrorismo", aunque hayan nacido en Francia.

También preconizó medidas de expulsión expeditas para los extranjeros que constituyan una amenaza y para impedir a los binacionales regresar a Francia si representa un "riesgo terrorista".

El portaaviones "Charles de Gaulle" zarpará el jueves con destino al Mediterráneo oriental, lo cual triplicará la capacidad bélica de Francia. "No habrá ni tregua ni respiro", advirtió Hollande.

Un minuto de silencio en homenaje a las víctimas. Foto: Reuters
Un minuto de silencio en homenaje a las víctimas. Foto: Reuters

Dos días después del drama, aviones franceses lanzaron el domingo 20 bombas en Al Raqa (norte de Siria), bastión del EI, que reivindicó los atentados. Destruyeron un campo de entrenamiento y depósitos de armas, según las autoridades francesas.

El Pentágono anunció que la coalición antiyihadista, liderada por Estados Unidos y en la que participa Francia, destruyó 116 camiones cisterna del EI, también conocido por su acrónimo Dáesh.

En el frente diplomático, Hollande dijo que solicitará una reunión del Consejo de Seguridad de la ONU para adoptar una resolución que manifieste la "voluntad común de luchar contra el terrorismo".

Adelantó, además, que en los próximos días se reunirá por separado con Barack Obama y Vladimir Putin para planificar una estrategia y formar una "gran y única coalición" contra el Estado Islámico.

A su vez, el secretario de Estado norteamericano John Kerry llegó este lunes por la noche a París, donde el martes se reunirá con Hollande para "reafirmar el compromiso de Estados Unidos con su fuerte relación respecto a Francia".

"En Siria, buscamos incansablemente una solución política (...) pero nuestro enemigo es Dáesh", organización que "ya no se trata de contener, sino de destruir" dijo Hollande, que fue aplaudido en pie por los legisladores, que luego entonaron la Marsellesa al unísono.

Crítica opositora.

La oposición conservadora critica a Hollande por aislar a Rusia, rehuir de Irán e insistir que el presidente Bashar al-Assad debe dejar el poder como una condición previa para lograr cualquier acuerdo de paz en Siria. El mandatario galo también ha sido criticado desde el seno de su propio partido.

"Hay que sacar las lecciones sobre la situación en Siria", expresó el ex presidente Nicolas Sarkozy, líder del principal partido de centroderecha francés, tras reunirse con Hollande el domingo, cuando pidió "un punto de inflexión en nuestra política exterior". "Necesitamos la ayuda de todos para exterminar a Daésh (nombre árabe de Estado Islámico), especialmente de los rusos. No puede haber dos coaliciones en Siria", dijo Sarkozy a periodistas.

Viejo debate.

El renovado debate sobre la política exterior francesa hace eco de argumentos similares escuchados en Washington y Londres.

Los precandidatos republicanos a la presidencia de Estados Unidos están exigiendo medidas mucho más duras contra Estado Islámico que las llevadas a cabo hasta ahora por el presidente Barack Obama, mientras el primer ministro británico, David Cameron, busca convencer a los legisladores de la necesidad de autorizar la participación británica en los ataques aéreos en Siria.

París se unió recientemente a los ataques aéreos de la coalición en Siria después de más de un año de bombardeos en Irak. Pero hasta la noche del domingo había llevado a cabo tan sólo cinco ataques, principalmente para tratar de asegurar un lugar en cualquier negociación, reconocen funcionarios.

Sin embargo, en una señal de cómo Hollande podría proceder en las próximas semanas, unos 10 aviones de combate franceses atacaron varios objetivos en Al Raqa, el bastión sirio de Estado Islámico, la noche del domingo pasado.

Las autoridades dicen que es poco probable que París ponga sus hombre en terreno, aunque podría, al igual que Estados Unidos, desplegar fuerzas especiales.

Los críticos del Gobierno dicen que Francia debería trabajar con Moscú, Teherán y Damasco para lograr un compromiso político, e incluso los sectores más radicales acusan al mandatario de haber expuesto al país a un peligro mortal con una serie de intervenciones militares desde 2013 en Mali, la República Centroafricana, Irak y Siria.

Kerry: "Venceremos al Estado Islámico".

El secretario de Estado estadounidense, John Kerry, llegó ayer a París para mostrar "la fuerte relación" que une a Estados Unidos y Francia, tres días después de los sangrientos atentados en París, anunció Washington.

"Estados Unidos y Francia son sobre todo amigos, y forman una familia", subrayó el responsable de la diplomacia estadounidense, francófono y francófilo, quien el martes se entrevistará con el presidente François Hollande y su par, el ministro de Exteriores Laurent Fabius.

Ante una embajada estadounidense iluminada con los colores franceses, el secretario de Estado expresó la "determinación" de ambos aliados para luchar contra el terrorismo, expresándose en francés y en inglés. "Venceremos a Dáesh (Estado Islámico) y a todos aquéllos que compartan su ideología despreciable", lanzó Kerry ante la prensa, "¡los combatiremos juntos, y venceremos!", añadió.

"Sobre la ciudad luz nunca habrá oscuridad. La historia así lo testimonia, París ha conocido tiempos aún más sombríos. Y los ha superado", subrayó, para luego lanzar: "¡Viva Francia y la amistad con Estados Unidos".

Esta visita de Kerry no se había anunciado por motivos de seguridad, "reafirmará el compromiso de Estados Unidos con su fuerte relación respecto a Francia", había declarado en la jornada el portavoz del Departamento de Estado norteamericano, John Kirby.

Hollande recibirá hoy a Kerry, que llegó procedente de la cumbre del G20 en Turquía, del pasado fin de semana. Se entrevistarán en el palacio del Elíseo, anunció ayer la presidencia francesa.

La reunión se llevará a cabo a las 9.40 hora local, precisó un comunicado oficial. Hollande anunció ayer mismo que se reunirá "en los próximos días" con sus homólogos ruso y estadounidense, Vladimir Putin y Barack Obama, "para unir nuestras fuerzas" contra el EI. AFP

LAS "CLAVES" DE LA REFORMA.

Los poderes especiales al ejecutivo.

Hollande invocó el Artículo 36 de la Constitución francesa, que faculta la transferencia de poderes a la autoridad militar en caso de "estado de asedio por agresión de extranjeros". La reforma consistirá en transferir estos poderes al Ejecutivo por un plazo previamente estipulado en el nuevo artículo. El estado de emergencia actual se prorrogó por tres meses más.

Mayores poderes a la policía.

La reforma anteriormente mencionada, permitirá ampliar las facultades de la Policía y de los organismos de inteligencia interior y exterior. Entre otras cosas dispone la posibilidad de aplicar la "detención administrativa" con plazos mayores antes de dar intervención a la Justicia. Necesitará tres quintos de mayoría en el Parlamento para votar estas leyes especiales.

Ampliar las fuerzas de seguridad.

La Policía recibirá 5.000 efectivos más, y gendarmes suplementarios, 2.500 funcionarios más para el sistema judicial —también se legislarán penas más severas para delitos de terrorismo o conexos—, se fortalecerá también el servicio aduanero. Hollande anunció la suspensión del plan de reducción de las fuerzas armadas en marcha desde 2007. También se incorporará más tecnología.

Fichero de extranjeros y expulsión.

Otra ley que contendrá el paquete que entrará mañana al Parlamento francés contiene la facultad de anular la doble nacionalidad de aquellos que se consideren una amenaza para el país. También se creará un fichero para extranjeros que se consideren una amenaza y la eventualidad de ser expulsados a sus países de origen según el grado de amenaza.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)