Dos Iglesias con desavenencias

Histórico paso del Papa y el Patriarca ortodoxo ruso

Tras casi mil años de división, los líderes se reunirán en Cuba.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
México se prepara para la visita del papa Francisco. Foto: AFP

Francisco realizará un viaje sorpresivo a Cuba el 12 de febrero para sostener una reunión histórica con el líder de la Iglesia Ortodoxa Rusa, en el que será el primer encuentro entre un Papa y el Patriarca ruso desde que las ramas oriental y occidental de la cristiandad se separaron hace casi 1.000 años, anunció el Vaticano.

Para Francisco, la reunión es el resultado de una diplomacia delicada y sostenida, que comenzó hace varias décadas bajo el papa Juan Pablo II, y es otro hito en sus esfuerzos para reconciliar a la Iglesia Católica con las iglesias cristianas ortodoxas de Oriente.

El logro también subraya los vínculos de Francisco con Cuba, debido a que el presidente Raúl Castro "estuvo involucrado en la organización de la reunión", indicó el padre Federico Lombardi, vocero del Vaticano, en una conferencia de prensa.

"El encuentro ha estado en preparación desde hace mucho tiempo. No fue improvisado", dijo Lombardi.

Señaló que las discusiones se han desarrollado "durante al menos dos años", y el hecho de que los dos líderes planean estar en América Latina creó la posibilidad de "un lugar neutral" para la reunión.

Francisco ya tiene previsto un viaje a México, que comenzará el próximo viernes, para una visita de seis días. Ahora, su avión se desviará al Aeropuerto Internacional José Martí, en La Habana, donde se espera que el Papa y el patricarca Kiril sostengan una reunión privada durante dos ahoras.

Al término del encuentro, los dos líderes difundirán una declaración conjunta antes de que Francisco viaje con destino a Ciudad de México. Kiril ya tenía previsto estar en Cuba en una visita oficial.

El ritmo del acercamiento entre Rusia y el Vaticano, los estados más grande y más chico del mundo, ha sido rápido. Los dos acordaron establecer relaciones diplomáticas formales a fines de 2009, y el presidente Vladimir Puntin se reunió con Francisco en junio de 2015, en lo que fue visto como un quiebre del aislamiento de Rusia de Occidente, a raíz de la crisis de Ucrania.

Desde el comienzo de su papado, en 2013, Francisco ha trabajado para reconciliar las divisiones en la Cristiandad que se retrotraen al Gran Cisma de 1054, que formalmente dividió a las iglesias de Oriente y Occidente. Francisco ya tiene vínculos con otros líderes ortodoxos, especialmente con el Patriarca Ecuménico Bartolomeo I de Constantinopla, considerado el líder espiritual de los cristianos ortodoxos del mundo. Pero, la Iglesia Ortodoxa Rusa siempre ha resistido la apertura desde el Vaticano. Juan Pablo II intentó, aunque fracasó, concertar una reunión, mientras su sucesor, el papa Benedicto XVI, tampoco se reunió con el patriarca.

Gran parte de la fricción ha aparentado ser consecuencia de una disputa territorial, a medida que los líderes ruso ortodoxos han acusado a la Iglesia Católica de proselitismo en Rusia y Ucrania, y de intrusión en el territorio ortodoxo.

Al anunciar la reunión, el Patriarca ruso indicó en una declaración en su sitio web que las diferencias sobre política eclesiástica en Ucrania permanecen como "una herida sangrante".

Una declaración conjunta expresó complacencia por la reunión, y la calificó de "una etapa importante en las relaciones entre las dos iglesias". El Patriarcado de Moscú y la Santa Sede esperan que el acontecimiento será visto como "una señal de esperanza para todos los pueblos", agregó la declaración.

Alberto Melloni, un historiados del Vaticano, destacó que la reunión en Cuba tiene implicaciones geopolíticas significativas, debido a que se produce en un momento en que Estados Unidos y Europa trabajan para el aislamiento diplomático de Rusia.

La iglesia rusa está estrechamente alineada con el gobierno de Rusia, señaló Melloni. "Para Putin, es un buen resultado", dijo. "Es muy geopolítico".

Francisco destacó la sabiduría de China.

El papa Francisco demuestra ser un jugador diplomático ambicioso. Ayudó a forjar el acercamiento entre Estados Unidos y Cuba —estuvieron enfrentados durante medio siglo— y se ganó el aprecio del presidente de Cuba, Raúl Castro. A su vez, Castro contribuyó a concretar el encuentro de Franciso y el patriarca ortodoxo ruso Kiril.

Asimismo, el Papa se mueve con fuerza para culminar otra meta que el Vaticano tiene fijada desde hace años: restablecer relaciones diplomáticas con China. Francisco ha expresado su deseo de convertirse en el primer Papa que visite China continental.

La semana pasada, Francisco aprovechó una entrevista con Asia Times —una publicación online en inglés de Hong Kong— para trasmitir sus saludos por el Nuevo Año Chino y ofrecer seguridad de que una China en ascenso no debe ser considerada una amenaza.

"Para mí, China siempre ha sido un punto de referencia de grandeza", dijo el Papa en la entrevista. "Un gran país. Pero, más que un país, una gran cultura, con una sabiduría inacabable".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)