Caída del Airbus ruso con 224 personas fue causada por “factor externo “

Hipótesis de atentado no es descartada en investigación

La aerolínea rusa MetroJet, propietaria del Airbus A-321 que se estrelló el sábado en Egipto causando la muerte a sus 224 ocupantes, atribuyó ayer el suceso a una "acción exterior", lo que siembra dudas sobre la posibilidad de un ataque terrorista en la convulsa península del Sinaí.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Es la hora de los investigadores para determinar las causas de la catástrofe. Foto. Reuters

De hecho, el debate se centra ahora en esta hipótesis, aunque por ejemplo la comunidad de inteligencia de EE.UU. no le da crédito de momento.

"La única causa que puede explicar (que el avión se desintegrara en pleno vuelo) es una acción mecánica exterior en la aeronave", dijo uno de los directivos de la compañía, Alexánder Smirnov, en conferencia de prensa, tras descartar factores mecánicos y humanos.

Tras el revuelo causado por estas declaraciones, el máximo responsable de la agencia de Aviación Civil rusa, Rosaviatsia, se apresuró a desdecir a la aerolínea y aseguró que "es completamente prematuro hablar acerca de las razones (de la tragedia), ya que no hay bases para ello".

"Quiero hacer un llamamiento a la comunidad aeronáutica para que se abstenga de sacar conclusiones prematuras", declaró el presidente de Rosaviatsia, Alexander Neradko, al canal de televisión Rossia-24. Preguntado por la prensa, el portavoz del Kremlin, Dimtri Peskov, afirmó que ninguna hipótesis está descartada en estos momentos, pero fue muy cauto al señalar que las investigaciones sobre la tragedia solo están empezando.

Ayer, el director del Comité de Aviación Interestatal (CAI) de Rusia, Víctor Sorochenko, detalló que, antes de estrellarse a los 23 minutos de haber despegado de Sharm el Sheij, el aparato se destruyó "en el aire y los fragmentos quedaron desperdigados por una superficie de cerca de 20 kilómetros cuadrados".

Por otra parte, l avión no registró un impacto en el exterior y el piloto tampoco realizó una llamada de auxilio antes de desaparecer del radar, dijo el lunes una fuente en el comité que analiza las cajas negras de la aeronave. La fuente declinó dar otros detalles pero basó sus comentarios en el análisis preliminar de las cajas negras recuperadas del Airbus A321 que se accidentó en la península del Sinaí el sábado pasado, causando la muerte de las 224 personas a bordo.

Las dudas.

Los responsables de MetroJet —antiguamente llamada Komalygavia o Kolavia, compañía especializada en vuelos chárter a lugares turísticos— insistieron ayer en la tesis de que, antes de caer sobre una zona desértica del norte del Sinaí, el aparato ya estaba fuera de control.

"No puede haber tal conjunción de fallos de sistemas que lleven a que el avión se desintegre en el aire", señaló Smirnov, quien subrayó que, "incluso en caso de una despresurización súbita, los pilotos podrían ponerse las máscaras de oxígeno y los pasajeros también".

Otro directivo destacó que el Airbus volaba descontrolado antes de estrellarse en el Sinaí y que, de acuerdo a la información del sistema de seguimiento Flight Radar, "el avión redujo la velocidad más de 300 kilómetros por hora en menos de un minuto y simultáneamente perdió 1,5 kilómetros de altitud".

Por su parte el director nacional de Inteligencia de EE.UU., James Clapper, dijo que en este momento no hay ninguna "evidencia directa" de terrorismo en la catástrofe aérea ocurrida en Egipto.

En una intervención ante una cumbre de expertos en seguridad y defensa, Clapper sostuvo también que es "improbable" que el grupo yihadista Estado Islámico (EI) tenga capacidad para derribar un avión, aunque matizó que "no descartaría" ese escenario.

El grupo yihadista Wilayat Sina (Provincia del Sinaí), filial egipcia del EI, asumió la responsabilidad por la caída del Airbus-321, en un vídeo cuya autenticidad no ha podido ser confirmada.

SABER MÁS

Putin exige "hacer todo" para aclarar


El presidente de Rusia, Vladímir Putin, exigió ayer "hacer todo" por esclarecer las causas de la catástrofe aérea ocurrida el pasado sábado en Egipto, sin que hubiese supervivientes. "Sin duda, hay que hacer todo para tener un cuadro objetivo de lo ocurrido, para que sepamos qué pasó y reaccionemos a ello de manera adecuada", dijo el jefe del Kremlin en una reunión con el ministro de Transporte de Rusia, Maxim Sokolov, quien le informó del trabajo en la zona. El presidente ruso insistió en que estos trabajos deben llevarse a cabo hasta "tener la tener la seguridad de que han sido completados". "Les pido cautela el realizar las labores en el lugar de la catástrofe", añadió Putin, quien recordó que en zona del Sinaí en la que cayó el avión periódicamente se producen choques entre las fuerzas armadas egipcias y grupos terroristas.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)