vea el video

Hillary y Sanders se cruzan en un debate muy picante

El senador acusó a la exprimera dama de tener el apoyo del establishment.

Los dos aspirantes a ser el candidato del Partido Demócrata a las elecciones presidenciales de noviembre en EE.UU., Hillary Clinton y Bernie Sanders, se enzarzaron el pasado jueves de noche en el que fue el debate más acalorado de lo que va de campaña, a pocos días de la importante cita electoral en New Hampshire.

Esta fue la primera ocasión en la que la largamente favorita Clinton y el que sin duda ha sido la sorpresa en el bando demócrata, el senador socialista por Vermont Bernie Sanders, debatieron solos en el estrado, tras la retirada el lunes después de los caucus de Iowa del hasta entonces tercer candidato en liza, Martin OMalley.

"Quiero construir sobre el progreso que ya hemos alcanzado. Creo en la universidad asequible, pero no en la universidad gratuita. Los números no cuadran para lo que propone el senador Sanders, y los expertos coinciden en que sus propuestas no son factibles", espetó Clinton nada más empezar el debate.

La exsecretaria de Estado defendió la reforma en la salud impulsada por Barack Obama, algo que ya "es real" frente a la propuesta de Sanders de sanidad gratuita universal, la que calificó de "volver a empezar de cero con algo que no se sabe si funcionará".

"¿Quién es la izquierda en el Partido Demócrata? Según la visión de Sanders, ni Obama ni el vicepresidente Joe Biden son progresistas en base a las ideas que estos defienden", criticó Clinton, a quien su rival ha acusado en varias ocasiones de mantener posicionamientos políticos que no son progresistas en materias como el comercio o la regulación bancaria.

Por su parte, Sanders respondió que se niega "a creer que EE.UU." no puede tener una sanidad como la de otros países, donde ésta es "un derecho" y donde se gasta "mucho menos por cabeza" que en el país norteamericano.

"Estoy muy orgulloso de ser el único candidato aquí arriba que no tiene un Súper PAC (comité de acción política), eso es lo que se necesita para la revolución política", dijo Sanders, al aludir al apoyo por parte de estos grupos y de los grandes donantes que ha recibido Clinton.

Ello llevó a que la exsecretaria de Estado criticase las "insinuaciones" de Sanders en las que "da por hecho que todo el mundo que haya pronunciado discursos pagados está comprado", en referencia a sus intervenciones en eventos de grandes bancos de Wall Street por las que recibió cientos de miles de dólares.

"Basta es basta. Si tiene que decir algo, dígalo. No creo que pueda encontrar en la política actual a alguien que haya recibido más ataques por parte de las grandes fortunas que yo", se quejó Clinton, quien aseguró que "la gente de Wall Street" está tratando de tumbarla en esta campaña.

Uno de los momentos más tensos de la noche llegó cuando el senador socialista afirmó que su rival representa al poder establecido y él a los ciudadanos corrientes.

"Clinton tiene el apoyo de casi todo el establishment detrás suyo. Clinton representa al establishment, yo represento a los ciudadanos estadounidenses ordinarios", indicó.

La acusación del senador a la exsecretaria de Estado de representar a la elite fue su reacción a las palabras que había pronunciado Clinton unos instantes antes, cuando aseguró sentirse "orgullosa" de tener el apoyo de muchos cargos electos del estado de Vermont, el estado en el que Sanders hizo toda su carrera política.

Encuestas.

Bernie Sanders se está acercando lentamente a Hillary Clinton en los sondeos a nivel nacional, a la vigilia de las primarias en New Hampshire, que lo tienen al tope de las preferencias en la intención de voto de los demócratas.

Según un nuevo estudio de la Quinnipiac University, a nivel nacional el senador por Vermont tiene el 42%, contra el 44% de la exprimera dama.

El sondeo en New Hamphire, donde se votarán primarias el próxio martes, lo tiene por encima de Hillary: 58% a 38%.

El mismo estudio revela que si hoy fueran las elecciones presidenciales, Sanders derrotaría al republicano Donald Trump con 10 puntos de ventaja.

Clinton, en cambio, derrotaría a Trump, por cinco puntos de diferencia.

Sanders y Clinton no se ahorraron nada durante el debate electoral. Foto: Reuters
Sanders y Clinton no se ahorraron nada durante el debate electoral. Foto: Reuters

Jimmy Carter prefiere a Trump que a Ted Cruz.


El expresidente de Estados Unidos Jimmy Carter preferiría al magnate Donald Trump que al ultraconservador Ted Cruz en la Casa Blanca y considera que Hillary Clinton terminará siendo la candidata del Partido Demócrata.

"Creo que elegiría a Trump, lo que sorprenderá a algunos de ustedes. La razón es que Trump ya ha demostrado que es completamente maleable. No creo que tenga ninguna postura fija por la que luchar en la Casa Blanca", dijo Carter, según publicó el jueves el diario local The Atlanta Journal-Constitution. "Cruz no es maleable", señaló el exmandatario.

Marco Rubio sube en los sondeos de las primarias republicanas.


El multimillonario Donald Trump se mantiene a la cabeza con el 31% de las intenciones de voto con miras a las elecciones primarias republicanas, delante del ultraconservador Ted Cruz (22%), seguido de cerca por Marco Rubio (19%).

Este último consiguió un respetable tercer lugar en la primera cita en Iowa, el lunes. Rubio le pisó allí los talones a Trump, mientras que Ted ganó la elección, desmintiendo a los sondeos, que tenían al magnate como el gran favorito de la contienda.

Rubio salió de la primaria de Iowa como el candidato menos "detestado" de los republicanos. Solo 7% de los votantes de ese partido afirma que "jamás apoyaría" al senador por Florida. Trump bate el récord opuesto: 30% jamás lo elegiría candidato.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Edinson Cavani festejando su gol número 151 con la camiseta del PSG

Cavani no quiere hablar del récord de Zlatan

Max caracteres: 600 (pendientes: 600)