BATALLA ELECTORAL EN EE.UU.

Hillary dio declaración al FBI por los correos

Un encuentro de su marido con la Fiscal General, que indaga el caso, provoca revuelo en la campaña.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Bill y Hillary Clinton en el centro de la polémica política por los correos. Foto: Reuters

La polémica sobre el uso que hizo de un servidor privado de correo electrónico la virtual candidata presidencial demócrata, Hillary Clinton, agitó de nuevo la campaña electoral de Estados Unidos después de un controvertido encuentro entre el expresidente Bill Clinton y la fiscal general, Loretta Lynch.

Ayer, de manera voluntaria, Hillary declaró sobre el polémica tema en el FBI.

"Fue un encuentro social", defendió Lynch, la máxima responsable de investigar a Clinton, durante el Festival de Ideas de Aspen (Colorado), donde se reúnen políticos de Estados Unidos.

La procuradora aseguró que la conversación se centró en los nietos del matrimonio Clinton y que, en ningún momento, surgió el tema de los correos electrónicos de la ex primera dama durante el casual encuentro que se produjo el lunes por la noche en el aeropuerto de Phoenix, en el estado de Arizona.

"Puedo decir que este caso va a ser manejado como cualquier otro, como lo ha sido siempre. El caso va a ser resuelto como cualquier otro, como siempre ha sido", aseguró Lynch, que defendió su independencia aunque reconoció que la reunión pudo haber "despertado dudas" sobre la investigación.

Por eso, la procuradora decidió hoy explicar públicamente por primera vez cuál será su papel en el caso que encabeza su departamento y el Buró Federal de Investigación (FBI).

"Este caso será resuelto por el equipo que ha estado trabajando en él desde el principio", resaltó Lynch, que aseguró que aceptará cualquier recomendación de los fiscales y del director del FBI, James Comey, sobre la posibilidad de presentar cargos contra la ex primera dama.

De esta manera, la fiscal general se dedicará únicamente a revisar el informe final sobre el caso y no usará su poder para anular la investigación o influir en la posibilidad de llevar a juicio a Clinton si se descubre que puso en peligro la seguridad nacional o manejó de manera incorrecta información clasificada.

La secretaria de Justicia aseguró que esa decisión se tomó hace meses para despejar cualquier duda sobre un posible conflicto de intereses, pues Lynch fue nombrada por el presidente de Estados Unidos., Barack Obama, y anteriormente fue nominada por Bill Clinton para la Fiscalía del distrito Este de Nueva York.

Preguntas.

En horas de la mañana de ayer, Hillary Clinton respondió a las preguntas del FBI respecto de si ella o sus asistentes violaron la ley al usar un servidor privado de correo electrónico mientras ella se desempeñó en el Departamento de Estado.

"La secretaria Clinton dio una entrevista voluntaria sobre sus arreglos de correo electrónico mientras fue secretaria de Estado", informó el vocero de la campaña demócrata, Nick Merril. "Está complacida por haber tenido la oportunidad de asistir el Departamento de Justicia para que esta revisión concluya". La entrevista, que duró tres horas y media en la sede del FBI, en Washington, se centró, en gran medida, en el tema fundamental de si las acciones de Hillary se ajustaron a los estándares legales para el manejo de información clasificada. La reunión con el FBI fue analizada y coordinada durante varias semanas por el FBI y el equipo de la candidata demócrata.

Hilllary fue acompañada por su abogado David E. Kendall, sus asistentes Cheryl D. Mills y Heather Samuelson —las dos son abogadas— y otros dos miembros del estudio de Kendall. Ocho funcionarios del FBI y del Departamento de Justicia estuvieron en la entrevista. Ni el FBI ni la campaña de Hillary dieron detalles.

Crítica.

El virtual candidato republicano, Donald Trump, se refirió al encuentro de Bill Clinton y Loretta Lynch, en Twitter y sostuvo: "El sistema está totalmente amañado. ¿Alguien realmente cree que la reunión era sólo una coincidencia?".

De esta forma, Trump trató de sacar rédito político de la situación y de la desconfianza que Clinton despierta en parte de los estadounidenses, que creen que la ex primera dama sería capaz de usar su influencia política para evitar la ley.

La reunión entre el exmandatario y Lynch se produjo también solo un día antes de que congresistas republicanos presentaran el informe final sobre el ataque en 2012 contra el consulado estadounidense en Bengasi (Libia), donde falleció el embajador Chris Stevens.

"Ella mintió. Eso es lo que ella hace, ella miente", dijo el jueves por la noche Trump al referirse al ataque de Bengasi, por el que Clinton ha recibido fuertes críticas por su gestión a raíz de esa crisis.

Hacen concesiones a Sanders.

El Partido Demócrata aprobó el borrador de un nuevo programa político que incluye concesiones al ala más progresista, que representa el senador Bernie Sanders.

El programa incluye demandas impulsadas por Sanders como un aumento del sueldo mínimo a 15 dólares la hora, reforzar la sanidad pública, el fin de centro de detención de inmigrantes privados, el fin de la pena de muerte y mayor regulación financiera.

Sanders está intentando impulsar políticas más progresistas dentro del partido antes de que se celebre la Convención Demócrata.

No obstante, ese aleja de ciertos temas en los que Sanders había empujado más hacia la izquierda que Hillary Clinton, como un reconocimiento más claro de las demandas de los palestinos o un rechazo más categórico del Acuerdo de Cooperación Transpacífico.

El programa vuelve a incluir el deseo de una reforma migratoria que abra el camino a la ciudadanía para "familias que respetan la ley que viven aquí para conseguir una vida mejor para los suyos y contribuyen al país" y promete el fin de las deportaciones de familias y menores y tratar adecuadamente a aquellos centroamericanos que intentan huir de la violencia en sus países. Fuente: EFE

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)