BATALLA ELECTORAL EN EE.UU.

Hillary en dificultad ante dos rivales

Lidera en delegados, pero Sanders da batalla; una encuesta indica que perdería con Trump.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Hillary Clinton se encamina a su candidatura presidencial. Foto: Reuters

Desafiante y decidido a transformar al Partido Demócrata, el senador por Vermont, Bernie Sanders, abrió la etapa final de la campaña hasta la Convención Nacional Demócrata, decidido a asestar un duro golpe a su rival por la candidatura presidencial, Hillary Rodham Clinton, en California —un estado decisivo— y juntar suficiente fuerza para introducir su programa en la convención fijada para mediados de julio o hasta quitarle la nominación.

Después de los buenos resultados que volvió a obtener el martes pasado en Oregon, donde derrotó a Hillary por seis puntos y en Kentucky, donde ella se impuso por una diferencia mínima inferior a un punto, los asesores de Sanders indicaron que el legislador ratificó su intención de seguir en la carrera hasta el final como su chance de presionar a los demócratas para que hagan cambios fundamentales respecto de cómo se realizarán las primarias y los debates entre candidatos en el futuro. Asimismo, indicaron que tiene la esperanza de capitalizar cualquier traspié que tenga Hillary en la recta final de la campaña o daño que sufra su candidatura, ya sea por errores propios o por los obstáculos que ponga el casi seguro candidato presidencial por el Partido Republicano, Donald J. Trump.

Sanders volvió a asumir una postura combativa contra Hillary, exigiendo enfrentarla en un debate antes de las primarias de California, fijadas para el 7 de junio, en las que estarán en juego nada menos que 475 delegados a la Convención y 71 superdelegados —dirigentes y figuras del partido que tienen independencia para votar por un candidato y que en su mayoría han comprometido su apoyo a la ex Secretaria de Estado— y destacando los puntos de debilidad que ella tiene para competir con Trump.

Sanders está entusiasmado por las últimas encuestas que muestran que en una eventual contienda derrotaría a Trump en estados clave por diferencias mayores que Hillary. Asimismo, cree que si logarara triunfar en la primaria de California, el hecho tendría un impacto sicológico en los delegados a la convención que dudan de Hillary y sus posibilidades en la elección nacional de noviembre. Las encuestas presentan un panorama con leve ventaja para Hillary en California. Ben Tulchin, quien realiza encuestas para Sanders, apuntó a señales de creciente registro de votantes jóvenes a independientes en ese estado —dos de los grupos que apoyan al senador— como prueba de que éste tiene posibilidades de ganar en California. Pero, el número de hispanos que se registra para votar en las primarias también crece y eso favorece a Hillary.

Estrecho.

Las últimas encuestas no ayudan a Hillary y muestran las dificultades que puede tener en una elección presidencial contra Trump. Hasta hace pocas semanas, los relevamientos de intención de voto le daban a ella por lo menos doce puntos porcentuales de ventaja sobre Trump a nivel nacional. Pero, ese margen se ha ido reduciendo de manera sostenida, aunque la campaña entre los dos partidos comenzará después de las convenciones que proclamarán a los candidatos.

La nueva encuesta de la cadena de televisión NBC News muestra que la diferencia entre los dos se redujo de cinco a tres puntos. Hillary aparece con 48% de intención de voto frente a 45% de Trump, gracias al apoyo que recibe de los afroamericanos, los hispanos y las mujeres. Por ejemplo, en el voto afroamericano Hillary se impone por 84% a 9%, en tanto entre los hispanos prevalece por 65% contra 28%, y en el voto femenino su ventaja es de 15 puntos.

Pero, entre los hombres blancos Trump tiene la mayoría, así como también entre votantes independientes, un sector clave en estas elecciones, que lo votarían por un margen de 44% frente a 36% de su rival demócrata.

A su vez, la encuesta de la cadena Fox News da ganador a Trump en las elecciones presidenciales, con 45% de la intención de voto, mientras Hillary obtiene 42%. En la encuesta anterior, realizada en abril, ella se imponía por 48% a 41%. En ese momento, Trump todavía competía en las primarias republicanas contra Ted Cruz y John Kasich.

La encuesta tiene otro punto llamativo: si el senador Sanders fuese el nominado demócrata, se impondría a Trump con una diferencia de cuatro puntos por 46% a 42%.

El relevamiento también muestra que Hillary y Trump son resistidos por un alto porcentaje de los ciudadanos.

En la convención demócrata, las cifras son favorables a Hillary, quien ya suma 2.293 de 2.382 delegados necesarios para ser la candidata, contra 1.533 de Sanders. En los delegados obtenidos por el voto popular la diferencia es de apenas 274 en favor de Hillary (1.768 a 1.494), pero ella logra amplia ventaja a través de los superdelegados, entre los que suma 525 y su rival solo 39.

Afirma que ella plantea soluciones y Trump solo expone vaguedades.

Hillary Clinton señaló, en entrevistas con las televisoras CBS, NBC y CNN, que lleva adelante una campaña sobre la base de la discusión de los temas que le importan e interesan a los estadounidenses y no entrará en el juego de agravios y ataques personales que realiza Donald Trump, quien tiene asegurada la candidatura presidencial por el Partido Republicano, al haberse retirado sus dos rivales.

"Donald Trump puede decir lo que quiera sobre mi persona, pero no voy a responder", afirmó Hillary. "Mi campaña tiene como base los temas que preocupan a los ciudadanos y para los que aporto mis propuestas".

En ese sentido, sostuvo que los ciudadanos que ingresan al sitio web de su campaña, ven sus propuestas sobre diversos temas, las soluciones que expone y cómo se financian. Por ejemplo, indicó que tiene intención de ampliar los alcances de la reforma de la salud que impulsó el presidente Barack Obama, y entre sus ideas está extender el programa Medicare, que es para personas a partir de los 65 años, permitiendo el ingreso de quienes deseen hacerlo desde los 50 años. "No solo lo propongo, sino que indico cómo se financia, lo mismo que hago con el planteo para ayudar a los estudiantes universitarios a financiar sus estudios", afirmó antes de puntualizar que Trump, en cambio, solo expone ideas generales sobre los problemas pero sin entrar en los detalles.

Hillary consideró que tiene muchos más puntos de coincidencia que de discrepancia con el senador Sanders.

UN CANDIDATO DIFERENTE.

Cambió la tradición republicana.

En fecha reciente, Donald J. Trump le dio un apodo despectivo al senador Bernie Sanders: el "Loco Bernie".

Pero, eso no le ha impedido tomar prestadas algunas lecciones de Sanders —a quien ha elogiado en algunos actos políticos— sobre cómo competir con Hillary Clinton.

En diversidad de temas, Trump parece estar tomando páginas del manual de Sanders, al expresar su voluntad de incrementar el salario mínimo nacional, sugerir que los ricos paguen impuestos más altos que en su propuesta inicial, atacar a Hillary desde la izquierda en temas de seguridad nacional y sobre el mundo financiero de Wall Street, y hacer de su oposición a los acuerdos de libre comercio un punto central de su campaña para la elección presidencial.

A medida que Trump establece las bases para su probable enfrentamiento con Hillary, asume una serie de posturas populistas que pueden ayudarlo a atraer a trabajadores demócratas, en noviembre. Pero al hacerlo, está exacerbando la inquietud que tienen algunos republicanos sobre su candidatura en un momento en el que el partido habitualmente se une para apoyar a su nominado.

El enfoque de Trump puede cambiar la manera como los dos partidos habitualmente se sitúan en la lucha electoral. Hasta la exitosa campaña de Trump en las primarias, el Partido Republicano tuvo como parte de su fe el apoyo indeclinable al libre comercio y a la comunidad empresarial, una presencia estadounidense robusta en el mundo y un compromiso con fuertes recortes de impuestos. Pero, Trump va a presentarse más como un populista al estilo de Sanders que como un conservador.

En un acto hace pocos días en Oregon, elogió a Sanders por señalar los vínculos que Hillary tiene con las instituciones financieras más grandes de Estados Unidos. "Ella está totalmente controlada por Wall Street", dijo Trump, en un eco de las críticas que hace el senador.

Por cada votante que conquista con su populismo ad hoc, Trump corre el riesgo de rechazar a otros, incluyendo a los conservadores que están asombrados por como, en algunos temas, intenta tener posiciones más a la izquierda que Hillary.

En sectores de la derecha republicana, la postura ideológica que asume Trump provoca alarma. (Fuente: THE NEW YORK TIMES)

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)