UN REGRESO APLAUDIDO

"Hemos sido casi la única buena noticia", dijo Macri

La participación del presidente en Davos coronó sus primeros 40 días.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
"El presidente Macri durante el encuentro donde se entrevistó con líderes mundiales". Foto: AFP

En poco más de un mes el gobierno de Mauricio Macri apuró un paquete de medidas que apuntaron de lleno a desmontar la herencia de más de una década de kirchnerismo. El levantamiento del llamado "cepo cambiario" fue una de las primeras y, contra lo que se epeculaba con la posibilidad de que la inflación ya alta se disparara a niveles insostenibles, el índice se mantuvo estable. Pero tras cumplir un mes en la Casa Rosada, Macri parece haber dado el paso más trascendente al concurrir al Foro Mundial de Economía en Davos (Suiza). Los principales medios del mundo remarcaron la importante acogida que brindaron al presidente argentino los líderes mundiales."Volvimos a Davos, volvimos al Foro Económico Mundial. Allí mantuvimos reuniones con mandatarios del mundo y ejecutivos de las más grandes compañías del planeta. De estos días vertiginosos hacemos un balance muy positivo en todo sentido", indicó Macri en su cuenta oficial de Facebook.

El mandatario argentino destacó que no solo muchas de las reuniones "significaron el comienzo de conversaciones bilaterales", sino que además "Argentina fue recibida con un enorme entusiasmo".

Augurios.

El viaje del presidente Macri a Davos generó un cúmulo de anuncios y compromisos que trascenderán la visita al Foro Económico Mundial; la primera de un mandatario argentino luego de 13 años.

El jefe de Estado completó en apenas dos días una ajetreada agenda con mandatarios y empresarios. No fue sólo para la foto: selló importantes compromisos de inversiones y apoyos para conseguir préstamos de entes multilaterales.

Por ejemplo, Macri logró que el vicepresidente de los Estados Unidos, Joe Biden, le manifestara que su país ayudará a la Argentina a reinsertarse en el mercado de capitales y a captar mayores inversiones. En línea con esa promesa, el Tesoro norteamericano levantó luego el veto que, desde 2011, complicaba al país a la hora de obtener préstamos de los organismos multilaterales.

Además, se reunió con el primer ministro de Reino Unido, David Cameron , y acordaron relanzar la relación bilateral. Esto incluye profundizar el diálogo sobre "todos los temas", incluido el conflicto de la soberanía sobre las islas Malvinas.

Macri también realizó otro tipo de reuniones importantes: con CEOs de multinacionales. El Presidente se reunió con los directores de empresas como Coca-Cola, Shell y Total, entre otros, durante el Foro Económico de Davos.

"Piden solamente estabilidad en las reglas de juego", comentó. Tras la reunión con Coca-Cola, Muhtar Kent, el CEO de la empresa de gaseosas, prometió que invertirá US$ 1.000 millones en la Argentina en los próximos cuatro años. Además, se comprometió a "trabajar juntos" en un programa a favor del deporte y del desarrollo y la capacitación de mujeres en microemprendedurismo. "Están muy entusiasmados con el cambio", dijo Macri.

El mandatario es consciente de las repercusiones que tuvo su participación en Davos. Así lo hizo saber durante una rueda con periodistas antes de emprender el regreso.

"Según Richard Quest (periodista de CNN con quien se había entrevistado previamente), hemos sido la atracción. ¿Qué se siente ser la figura de Davos? Le dije: éstas son modas, no hay que creerse nada. Lo importante es haber ayudado al futuro de nuestro país. Sabiendo de la importancia de este lugar, me infiltré la costilla rota, por suerte funcionó, y estoy acá. Porque era un momento en que no podíamos estar ausentes. Hemos sido casi la única buena noticia en la semana con todo lo que ha pasado en los mercados", comentó Macri a los medios.

En medio de ese optimismo y luego de la apertura manifestada por el Departamento del Tesoro de EE.UU. que permitirá a Argentina acceder a créditos de organismos multilaterales, Macri comentó su disposición a cumplir con el artículo IV del reglamento del FMI que obliga a los países a transparentar los datos de su economía. "Sí, ya tiene la instrucción Prat-Gay. Lo antes posible, vamos a cumplir con el artículo IV, que es una normalidad en todos los países del mundo", aseguró.

Y también tuvo tiempo para enviar un mensaje a los sindicatos al señalar sus metas en materia de inflación para el cierre de este año. "Nuestro número de inflación va a estar para este año más cerca del 20 que del 25%, esperamos que los gremios acompañen en esa dirección y en una conversación más amplia: hay que levantar esa bandera que levantó Perón de que la estrella de un país debe ser la productividad. Ver cómo producimos más y mejor", dijo.

La buena recepción obtenida en el foro que concluyó ayer puso a Argentina de vuelta entre los grandes país, frente a un discreto y problematizado Brasil inmerso en una grave crisis.Argentina, Mauricio Macri, Foro de Davos, política, economía

Macri envió una señal de presión a los holdouts

En su despedida del Foro Económico Mundial de Davos, y ante periodistas de todo el mundo, el presidente Mauricio Macri les envió el viernes una señal de presión a los holdouts: les transfirió la responsabilidad por la falta de avances para un acuerdo en los tiempos que él esperaba, aunque planteó la esperanza de un progreso cuando la Argentina presente una propuesta de pago el 1º de febrero próximo ante el mediador Daniel Pollack, en Nueva York. Minutos antes de regresar a Buenos Aires en un vuelo de la aerolínea holandesa KLM, el jefe del Estado buscó precisar una versión de una agencia internacional que consignaba que él había declarado que la negociación con los holdouts "no va bien" durante el Foro de Davos. Macri aclaró: "Lo que he dicho es que hasta ahora no hay resultados concretos". Y admitió: "Esperábamos a esta altura tener la cosa más avanzada. Pero esperemos al 1º de febrero para ver en qué situación estamos, que es cuando va a actuar el mediador".

Experto opina que el desafío será la inflación

Las medidas adoptadas por el presidente Mauricio Macri al asumir el cargo el 10 de diciembre pasado son "realistas" y "acertadas", según el economista Adriano Mandolesi, Jefe del Centro de Investigaciones Sociales y Económicas (CISE) de Fundación Libertad y consultor financiero. "La realidad demostró que, lejos de los "fantasmas" que predecían quienes apoyaron esas políticas, el mecanismo y las políticas coordinadas que llevaron al levantamiento de las restricciones cambiarias facilitaron una unificación del valor del dólar, mermando las chances de un potencial overshooting", señaló Mandolesi. "Además, previo al levantamiento de las restricciones, la cartera económica dio otra señal para reactivar las desbastadas economías regionales con la eliminación de las retenciones a los productos industriales y agrícolas, y la baja de cinco puntos para el complejo sojero. Esta situación representó una mejora real del ingreso para el sector primario y secundario de la economía", reflexionó el experto. El consultor señaló, asimismo, que en forma simultánea a esas medidas la política monetaria retomó como objetivo "el resguardo del valor de la moneda". En opinión de Mandolesi, para este año el gobierno de Mauricio Macri deberá focalizarse en uno de sus mayores dolores de cabeza: el profundo desequilibrio de las cuentas públicas. "Buscar financiamiento externo resolviendo los litigios con los "holdouts" y lograr frenar el ritmo de emisión monetaria, que sobre fin de año mostraba una tasa de expansión record de 43%, serán pilares fundamentales", señaló el economista. "El termómetro que marcará el pulso de la política económica será la inflación, que el gobierno fijó para diciembre en un rango de 20% - 25% anual, más baja que la de 2015 (28,5% anual)", opinó Mandolesi.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)