VIDEO

Harvey: 30 muertos y 100.000 sin hogar

La Casa Blanca solicitará al Congreso fondos adicionales por los daños.

Más de 30 muertos, 32.000 desplazados y 100.000 viviendas afectadas. Este es el balance primario del paso del huracán Harvey por Estados Unidos. A esto hay que sumarle los daños a la economía, en particular en el sector petrolero de Texas, y los efectos ambientales, agravado ayer jueves por las explosiones en una planta de productos químicos. Pero las tragedias climáticas están lejos de terminar esta temporada: Harvey avanza sobre otras zonas de Estados Unidos, en especial en Luisiana, mientras otras dos amenazas se avecinan, las tormentas Irma por el océano Atlántico y Lidia por el Pacífico.

Con este marco, la Casa Blanca anunció ayer jueves que pedirá al Congreso fondos de emergencia adicionales para financiar la recuperación de la infraestructura dañada por el huracán Harvey en los estados de Texas y Luisiana, y cifró en 100.000 el número de hogares afectados.

Tom Bossert, asesor de seguridad interna del presidente Donald Trump, no especificó cuánto dinero será solicitado, pero podría tratarse de miles de millones de dólares, lo que agregaría presión a las finanzas, ya de por sí muy ajustadas.

El anuncio llega cuando recién se comienza a conocer la magnitud de los daños que provocó Harvey. "Solo existen estimados en este momento, pero parece que alrededor de 100.000 viviendas fueron afectadas", dijo Bossert.

La firma Enki Research estimó que el daño del huracán Harvey puede ubicarse entre los 48.000 millones y 75.000 millones de dólares.

La Casa Blanca también anunció que Trump donará personalmente un millón de dólares de su fortuna personal (que según la revista Fortum es de 3.500 millones de dólares) para ayudar en los esfuerzos de reconstrucción. Trump, quien regresará a Texas el sábado, aseguró que la tormenta había sido de "proporciones épicas" y prometió respaldo federal.

Foto: Reuters
Foto: Reuters

Trump se sumará así a otras personalidades que han decidido aportar de manera particular para ayudar en las labores de recuperación, según apuntó en rueda de prensa la portavoz de la Casa Blanca, Sarah Huckabee Sanders.

Los expertos señalan que el Fondo de Alivio de Desastres Naturales de la Agencia Federal de Gestión de Emergencias, actualmente de 2.200 millones de dólares, se agotará con rapidez dada la magnitud de los daños.

Curiosamente, los dos senadores por Texas, los republicanos Ted Cruz y John Cornyn, que ahora han solicitado ayuda del Gobierno federal, votaron en contra de una legislación similar para apoyar la respuesta al huracán Sandy, que en 2012 azotó duramente las costas de Nueva Jersey y Nueva York.

Aunque posteriormente se convirtió en tormenta tropical, Harvey fue el huracán más potente en llegar a Estados Unidos desde 2005, cuando el Katrina asoló Nueva Orleans, y el mayor en afectar a Texas desde 1961. La trayectoria de su desplazamiento prevé que tras cruzar Luisiana llegue a Misuri y Tennessee, aunque más debilitado.

Petróleo.

En Port Arthur, donde viven 50.000 personas, se encuentra Motiva, la mayor refinería de petróleo de Estados Unidos, que este miércoles anunció su cierre temporal por las inundaciones.

Dado que esta zona de Texas es el corazón de la industria de refinado de petróleo de Estados Unidos, se calcula que casi un 25% del total de la capacidad del país se encuentra paralizado, lo que los expertos aseguran tendrá un impacto en los precios de la gasolina.

Polución.

El riesgo de polución química se cernía ayer jueves en el área del sur de Estados Unidos, tras explosiones en una fábrica cerca de Houston, la más golpeada por el huracán Harvey. Aunque las aguas empezaron a descender en Houston, dando algo de alivio a sus 2,3 millones de habitantes, una preocupante humareda se produjo luego de una serie de explosiones nocturnas en una planta química inundada en Crosby, a 40 kilómetros al noreste de la metrópoli. El grupo francés Arkema, que opera esta fábrica de peróxidos orgánicos usados en la elaboración de plásticos y productos farmacéuticos, había alertado de este peligro por el corte de electricidad, que impide la adecuada refrigeración de materiales "altamente inflamables".

"Este humo es extremadamente peligroso", señaló Brock Long, director de la Agencia Federal de Emergencias (FEMA).

Pero la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos (EPA) descartó por el momento señales de toxicidad peligrosa. "No hay concentraciones preocupantes por los materiales tóxicos reportados en este momento", indicó.

IRMA Y LIDIA, LAS NUEVAS AMENAZAS.

Irma por el Atlántico.

La tormenta tropical Irma se convirtió en huracán ayer jueves en el Atlántico y se volverá "extremadamente peligroso en los próximos días" a medida que avance hacia el Caribe, informaron meteorólogos estadounidenses. "Irma se está intensificando rápidamente sobre el Atlántico este", informó el Centro Nacional de Huracanes (NHC, con sede en Miami). La tormenta se formó el miércoles al oeste de Cabo Verde y ayer estaba a 2.975 km de las Antillas Menores con vientos sostenidos de 155 km/hora. En la terminología del NHC, un huracán es "importante" cuando alcanza la categoría 3, de una escala de 1 a 5.

Lidia por el Pacífico.

La tormenta tropical Lidia avanzaba ayer jueves en aguas del Pacífico mexicano acercándose a la Península de Baja California, donde se encuentra el exclusivo centro turístico de Los Cabos. Lidia estaba a unos 70 kilómetros al sur-sureste de Cabo San Lucas, desplazándose a 15 km/h hacia el noroeste con vientos máximos sostenidos de 85 kilómetros por hora. Las fuertes lluvias que trajo Lidia ya provocaron un inédito hundimiento de al menos siete metros de profundidad y diez de diámetro ayer jueves en Ciudad de México. El hundimiento se registró a unos pasos del emblemática avenida Paseo de la Reforma.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)