TRAGEDIA AEREA

Hallan restos del avión caído, pero sigue misterio

Investigación orientada al terrorismo, aunque nadie reivindicó.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Familiares de pasajeros participaron de un rezo en una mezquita. Foto: Reuters

Asientos y maletas figuran entre los primeros elementos identificados, ayer, del avión de EgyptAir que se estrelló el jueves, por causas aún desconocidas, en el Mediterráneo con 66 personas a bordo. Las investigaciones apuntan a una acción terrorista, aunque ningún grupo reivindicó el hecho.

Más de 36 horas después de la tragedia, "aviones y buques del ejército han encontrado efectos personales de los pasajeros y restos del aparato a 290 kilómetros al norte de Alejandría", precisó el ejército egipcio en un comunicado. "La búsqueda continúa, estamos sacando del agua todo lo que encontramos".

El ministro de Defensa de Grecia, Panos Kammenos afirmó que se había hallado "un miembro humano, dos asientos y una o varias maletas".

Las autoridades esperan que el material recuperado facilite la investigación sobre las causas del siniestro, que se produjo en condiciones meteorológicas favorables y con una tripulación experimentada.

Un satélite de la Agencia Espacial Europea (ESA) detectó una posible mancha de aceite o de carburante, "de unos dos kilómetros" de largo, cerca del lugar donde supuestamente desapareció el aparato, un Airbus A320.

Según recordó la embajada de Francia en Egipto, las cajas negras del avión —que registran comunicaciones y datos de vuelo— emiten una señal que permite rescatarlas durante un máximo de cuatro a cinco semanas, por lo que ahora es una carrera contra el tiempo. Francia envió un patrullero de alta mar equipado con material apto para la búsqueda de las cajas negras y que llegará al lugar el domingo o el lunes, indicó la Marina francesa.

La hipótesis de un atentado en el vuelo MS804 París-El Cairo sigue en primera línea de las autoridades egipcias y de expertos, debido a la ausencia de mensajes de auxilio por parte de la tripulación antes de la repentina caída del aparato, que se aprestaba a iniciar las maniobras de aterrizaje.

Un total de 66 personas —56 pasajeros, siete tripulantes y tres miembros de las fuerzas de seguridad de Egipto— iban a bordo. EgyptAir precisó que entre los pasajeros había 30 egipcios, 15 franceses, un británico, un canadiense, un belga, un portugués, un argelino, un sudanés, un chadiano, dos iraquíes, un saudí y un kuwaití. El ministerio de Relaciones Exteriores de Canadá aseguró que los canadienses eran dos.

"Todas las hipótesis están siendo examinadas, sin privilegiar ninguna, porque no tenemos la más mínima indicación sobre las causas", matizó el ministro francés de Relaciones Exteriores, Jean-Marc Ayrault.

El ministro anunció que hoy reunirá a los familiares de las víctimas en París, "para ofrecerles el máximo de información con la mayor transparencia".

La desaparición del aparato no ha sido reivindicada por ningún grupo insurgente activo en la zona, como la rama egipcia de la organización Estado Islámico (EI), que se había adjudicado rápidamente la explosión de una bomba que el 31 de octuubre de 2015 desintegró en pleno vuelo sobre el Sinaí egipcio un chárter de turistas rusos con 224 personas a bordo.

La catástrofe, después de la de octubre, asesta un golpe letal al turismo, un sector esencial para la economía egipcia, siniestrada por los atentados yihadistas y las tensiones políticas. Asimismo, podría acarrear consecuencias desastrosas. Egipto busca atraer turistas e inversores extranjeros que desertaron el país después del levantamiento popular de la Primavera Árabe de 2011.

En 2015, la industria turística facturó 6.100 millones de dólares, un 15% menos que en 2014, según datos oficiales.

Buscan a los sospechosos entre los empleados del aeropuerto y viajeros.

Francia, que afronta el reto de garantizar la seguridad de la próxima Eurocopa, insistió en no dar prioridad a ninguna hipótesis sobre la desaparición del avión de Egyptair hasta no disponer de conclusiones precisas.

Pese a que las autoridades egipcias dan más peso a un atentado terrorista que a un fallo técnico, el ministro de Exteriores de Francia, Jean-Marc Ayrault, reiteró la necesidad de ser prudentes mientras no haya pruebas que determinen las causas. En estado de emergencia desde los atentados yihadistas de mediados de noviembre en París, un régimen renovado el jueves pasado hasta finales de julio para cubrir precisamente tanto la Eurocopa como el Tour de Francia, la posibilidad de un fallo en territorio francés minaría la eficacia y confianza en ese dispositivo.El aeropuerto de Roissy-Charles de Gaulle, del que despegó el Airbus A320 de Egyptair, ocupa un papel principal en la investigación abierta por la Fiscalía de París.Los investigadores de la Gendarmería de Transporte Aéreo (GTA) van a examinar la lista de pasajeros y la tripulación, al personal del aeropuerto susceptible de haberse acercado a la aeronave como a aquellos de las subcontratas de limpieza o suministro.

Un directivo de la Policía de Fronteras (PAF) indicó a "Le Figaro" que en el pasado se detectaron a salafistas entre quienes tienen autorizado el paso a las zonas de carga y descarga, y que se ha retirado el pase a 70 de los 8.500 agentes que trabajan en los enclaves más sensibles del aeropuerto "por radicalización". 

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)