MÉXICO

Guzmán intentó sobornar a los policías

“No tendrán que trabajar más”, les dijo el líder narco.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
DVD´s en la casa allanada por las autoridades. Foto: Reuters

En las últimas horas han trascendido nuevos detalles de la recaptura de Joaquín "El Chapo" Guzmán. Ayer, la cadena mexicana Televisa divulgó las primeras imágenes del operativo en el que la Marina allanó el pasado viernes un domicilio de Los Mochis, desde donde Guzmán estaba rodeado por un círculo de sicarios fieles, según una crónica de El País de Madrid.

El viernes, sus agentes se tirotearon con la policía, arriesgando su vida por su jefe. El video de la operación, de unos 15 minutos de duración y obtenido con las cámaras colocadas en el casco de los marinos, muestra cómo éstos tiran la puerta abajo de la casa y son recibidos a tiros por los sicarios de "El Chapo".

Después de que uno de los marinos resultó herido, sus compañeros lanzaron varias granadas, tras lo cual pasaron a registrar las estancias de la casa empezando por el salón-comedor, mientras enfrentaban los tiros que recibían desde la escalera de los hombres del líder del cártel de Sinaloa.

En la misma planta los soldados encontraron en una habitación a dos personas, que se rindieron y quedaron bajo su custodia.

También pasaron a un tendedero en cuya pared había una escalera apoyada, gracias a la cual parte del personal de Guzmán pudo escapar por las azoteas.

Al finalizar la inspección de la casa, se hace recuento de las personas halladas en el inmueble: "Tres masculinos, uno abatido, y dos femeninas", informa uno de los marinos.

Segundos antes de terminar el video, el mismo soldado afirma que continúan con la misión y dice que "ya se puede entrar" a la casa.

Mientras se producía el tiroteo, Guzmán fugaba por el agujero de un armario que conecta con un túnel de 15 metros de longitud y 1,80 metros de alto con su jefe de seguridad: "El Cholo Iván". Esa ruta lo llevó hasta el sistema pluvial de la ciudad. Después, salieron a la superficie. Ya en la calle robaron un vehículo, después otro para tomar una carretera con rumbo a Navajoa. Luego, fueron interceptados por agentes federales y trasladados a un motel cercano.

En ese hotel de alta rotatividad, Guzmán intentó sobornar a los policías que lo capturaron. Les ofreció dinero y empresas a cambio de que no lo detengan. Según el periódico Milenio, les dijo: "No tendrán que trabajar nunca más".

Finalmente, fue trasladado con una toalla en la cabeza a una camioneta para, de esa manera, finalizar su recaptura que causó repercusión en todo el mundo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)