Primer ministro griego dice que están en la recta final y ahuyenta rumores

Grecia y Bruselas le ponen letra chica al acuerdo final

El primer ministro griego, Alexis Tsipras, afirmó ayer que el país está "cerca" de un acuerdo con las instituciones, después de que su Gobierno anunciase que el Grupo de Bruselas iba a iniciar la redacción de un principio de pacto a nivel técnico.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Tsipras y Varoufakis aseguran estar en el tramo final del acuerdo por deuda. Foto: Reuters.

"Solo quiero decir que hemos dado muchos pasos y estamos en la recta final, estamos cerca de un acuerdo. Este acuerdo será positivo para la economía griega, este acuerdo redistribuirá las cargas y creo que muy pronto vamos a ser capaces de dar más información", aseguró Tsipras en un comunicado. El Ejecutivo heleno aseguró que el Grupo de Bruselas, formado por representantes de Grecia y de las instituciones (Comisión Europea, Banco Central Europeo y Fondo Monetario Internacional) iba a iniciar ayer la redacción de un acuerdo a nivel técnico, algo que los acreedores han negado.

"Las instituciones y Grecia están todavía hablando. Hay demasiado poco progreso. No hay ninguna redacción de un acuerdo a nivel técnico en estos momentos. Se necesitan más trabajo y más tiempo", indicaron fuentes de la eurozona.

Tsipras, por su parte, recalcó la dificultad de las negociaciones, en las que "es necesaria compostura y determinación", ya que el Gobierno negocia con "tres instituciones diferentes, a menudo con opiniones encontradas entre ellas".

El primer ministro mandó, además, un mensaje de tranquilidad a la ciudadanía garantizando el pago de salarios y pensiones y la seguridad de los depósitos bancarios.

"Hoy y mañana se pagarán normalmente los salarios y las pensiones, mientras que durante cuatro meses algunos han afirmado constantemente a través de noticias alarmistas y falsas que la economía griega estaba a punto de derrumbarse", apuntó. Tsipras habló de la necesidad de "no escuchar a las Casandras, a los alarmistas. No hay absolutamente ningún riesgo para los salarios y las pensiones, ni para los depósitos bancarios", reiteró.

El jefe del Ejecutivo heleno dijo sentirse "optimista" acerca de que "pronto" haya "resultados positivos" en las negociaciones con las instituciones.

Según los parámetros de Atenas, el compromiso contemplará superávits primarios bajos (que excluyen el pago de intereses de la deuda) en los próximos años, medidas que no provoquen la recesión y no habrá recortes en salarios y pensiones. Además, el pacto recogerá una reforma del sistema de recaudación del Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA) que se ajuste a criterios redistributivos y que en ningún caso implique medidas, por un total de 1.800 millones de euros, como indicó el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, en una entrevista a la agencia de noticias alemana MNI. El pacto, de acuerdo con Atenas, incluirá también un alivio de la deuda a largo plazo y un programa de inversiones

La reforma de las pensiones tendrá por objetivo limitar las jubilaciones anticipadas, sin perjuicio de los derechos adquiridos, y la unificación de las distintas cajas de pensiones.

Preocupación.

Estados Unidos instó a los negociadores europeos a no errar en sus evaluaciones mientras intentan alcanzar un acuerdo de deuda con Atenas, porque es imposible pronosticar con exactitud el costo de una salida de Grecia de la zona euro.

Las advertencias fueron hechas ayer por Jack Lew, secretario del Tesoro de Estados Unidos, durante una visita a Londres antes de reunirse con los ministros de Finanzas del G-7 en Dresden, Alemania.

"Lo que me preocupa no es la (falta de) buena voluntad de las partes —no creo que nadie quiera que esto se arruine—, sino que (...) un mal cálculo podría llevar a una crisis potencialmente muy dañina", dijo Lew en una presentación en la London School of Economics. Los ministros de Finanzas de Estados Unidos, Japón, Alemania, Francia, Italia, Gran Bretaña y Canadá se reunirán en Dresden hoy y mañana, y aunque el tema de la deuda de Grecia no se incluyó formalmente en la agenda, es probable que lo traten en las conversaciones.

El Gobierno griego ha dicho que no cuenta con fondos suficientes para el pago que debe hacer al FMI si no recibe nueva ayuda de Europa. Una moratoria de pago podría desencadenar una serie de eventos que podrían terminar con la salida de Grecia de la zona euro.

Si bien la mayor parte de la deuda de Grecia es de instituciones públicas y no tanto de bancos comerciales —lo que reduce el riesgo de una corrida bancaria en caso de un default—, Lew advirtió que no había que confiarse.

"La idea de que el riesgo está completamente controlado, que no hay contagio (...) creo que es un error pensar que un fracaso no tendrá consecuencias afuera de Grecia. No conocemos el alcance exacto".

La oficina de Lew informó que el funcionario estadounidense conversó más temprano ayer con el primer ministro griego, Alexis Tsipras, y que lo había instado a encontrar terreno común con los negociadores de la UE y del FMI.

Por su parte, el economista jefe del FMI, Olivier Blanchard, considera que la eurozona sobreviviría a la salida de Grecia de la divisa común. "Esperemos no llegar a esto. Pero si sucede, estoy seguro de que el euro lo sobrevivirá", asegura.

"Si Grecia se va no habría vencedores".

El ministro de Exteriores de Alemania, Frank-Walter Steinmeier, alertó ayer acerca de la gravedad de no resolver la situación financiera de Grecia, aunque matizó que hay razones para llegar a un acuerdo con Atenas.

"Si Grecia dejase la zona euro no habría vencedores", por eso, hay "razones" para llegar a un acuerdo, declaró Steinmeier, quien participó en Lisboa en el tercer foro bilateral político-empresarial entre Portugal y Alemania.

Apuntó, no obstante, que es necesario que Atenas cumpla con sus compromisos".

En sus declaraciones a los periodistas, el ministro alemán recalcó, además, que hay que disipar las sospechas de que "en Europa alguien quiere expulsar a Grecia".

"Las negociaciones son intensas, pero tienen que llegar a buen puerto antes de que Grecia sufra falta de liquidez, cada día es decisivo", añadió. Las negociaciones entre las instituciones internacionales y Atenas tratan sobre la lista de reformas que debe aplicar Grecia para cerrar la quinta y última revisión del segundo rescate y así desbloquear los 7.200 millones de euros que quedan.

El titular de Exteriores de Portugal, Rui Machete, aseveró que es necesario que Grecia siga en el euro, aunque con el compromiso de llevar a cabo reformas económicas.

Cumbre.

El Gobierno alemán subrayó que como anfitrión de la cumbre del G7 velará por la seguridad de todos sus asistentes y tachó de "especulativa" la estimación de costos de la Asociación de Contribuyentes, unos 360 millones de euros. "Esa suma no me cuadra en absoluto. Me parece altamente especulativa", dijo el portavoz del Gobierno, Steffen Seibert, respecto a la cumbre que reunirá en Elmau (Baviera) a los líderes de las siete potencias —EE.UU., Canadá, Japón, Italia, Reino Unido, Francia y Alemania— del 7 al 8 de junio. El presidente de la Asociación de Contribuyentes de Baviera, Rolf von Hohenhau, estimó en 360 millones de euros los costos de la cumbre, lo que casi triplica lo inicialmente calculado por el gobierno bávaro. Seibert indicó que la prioridad del Gobierno es garantizar la seguridad del evento. EFE

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)