Alexis Tsipras presentó contrapropuesta, los griegos se vuelcan a las calles

Grecia acelera contactos antes de la cumbre urgente

El primer ministro de Grecia, Alexis Tsipras, multiplicó este fin de semana los contactos con dirigentes europeos antes de la esperada cumbre de hoy, en la que se tratará de evitar un "default" griego que tendría consecuencias imprevisibles.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Ante el Parlamento en Atenas, miles de griegos se manifestaron para apoyar al gobierno.

Tsipras se entrevistó ayer por teléfono con la canciller alemana Angela Merkel, el presidente francés François Hollande, y el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, para exponerles las propuestas de su país de cara a "un acuerdo mutuamente beneficioso". Hoy, antes de la cumbre, mantendrá una reunión en persona con los representantes de los acreedores: Juncker, el presidente del Consejo europeo Donald Tusk, la directora gerente del FMI, Christine Lagarde, el presidente del BCE, Mario Draghi, y el jefe de los ministros de Finanzas de la Eurozona, Jeroen Dijsselbloem, según una fuente del gobierno griego.

De momento no se filtró nada sobre el contenido de las propuestas formuladas por Tsipras, que quiere "una solución definitiva y no provisional".

Desde Milán, el jefe del Gobierno italiano, Matteo Renzi, se mostró no obstante optimista y aseveró que "están reunidas" todas las condiciones para un acuerdo "beneficioso para todas las partes".

Hollande, de visita en Milán, dijo por su lado que está haciendo "todo para que el acuerdo sea global y duradero".

El tiempo apremia más que nunca. Grecia debe reembolsarle al FMI el 30 de junio más de 1.500 millones de euros, pero no podrá hacerlo si antes no recibe los 7.200 millones de euros correspondientes al último tramo de asistencia financiera de sus acreedores.

La posibilidad de una salida de Grecia de la zona euro no es ningún tabú; el sábado pasado, el secretario del Tesoro de Estados Unidos, Jacob Lew, advirtió que no se puede "conocer exactamente la reacción de los mercados y su estado de ánimo si Grecia fracasa".

La incertidumbre es tal que los retiros en efectivo de los bancos griegos se han acelerado, y esta semana se sacaron entre 4.000 y 6.000 millones de euros, según distintas versiones la prensa local.

Para abordar la situación de los bancos griegos y probablemente aumentar de nuevo los fondos de emergencia puestos a su disposición, los gobernadores del BCE mantendrán hoy de mañana una teleconferencia excepcional.

Mientras los contactos se aceleran a medida que se acerca la cumbre de urgencia, miles de griegos se vuelcan a las calles para apoyar al gobierno.

Miles a la calle.

Miles de personas se manifestaron ayer domingo frente al Parlamento en Atenas, reclamando al primer ministro griego Alexis Tsipras que resista la presión de los acreedores internacionales para que acepte más medidas de austeridad a cambio del desbloqueo de miles de millones de euros.

La demostración de los simpatizantes del partido Syriza de Tsipras y de otros que se oponen al euro, fue la segunda en una semana en el centro de Atenas, y se produjo un día antes de la vital cumbre que se celebrará en Bruselas para tratar de romper el estancamiento de las negociaciones que ha dejado a Grecia al borde de la cesación de pagos.

Cantando, ondeando banderas griegas y pancartas donde se leía "No al euro", "La gente no será chantajeada", y "El país no está en venta", varios miles de personas llenaron las calles frente al Parlamento.

"Nos quieren humillar, si no ¿por qué insisten con todas estas medidas? No lo toleraremos más", dijo Yiota Kananakari, una exdocente de 35 años.

Con las especulaciones sobre el futuro de Grecia dentro de la zona euro intensificándose, una contramarcha para reclamar que el país siga dentro del bloque se llevó a cabo la semana pasada, y hay otra similar programada para hoy.

Al igual que la primera manifestación contra la austeridad y la otra a favor del euro, la demostración de ayer fue mucho más pequeña que las masivas protestas que congregaron a decenas de miles en la plaza Syntagma y otros puntos del centro de Atenas durante la crisis. Tsipras ha presentado ayer una nueva propuesta de reformas para conseguir un acuerdo con los socios en la cumbre europea. Según informaciones de la televisión privada Mega, el nuevo plan mantendría los tres tipos del impuesto sobre el valor añadido (IVA), el 6,5%, el 13% y el 23%, propuestos ya por el Ejecutivo, a diferencia de los dos que defienden las instituciones acreedoras.

Pero esta vez Atenas estaría dispuesta a cambiar la imposición sobre algunos productos o los hoteles para aumentar los ingresos fiscales, como piden las instituciones (Comisión Europea, Banco Central Europeo, BCE, y Fondo Monetario Internacional, FMI).

En cuanto a las pensiones, que es junto al IVA una de las cuestiones en que existen los mayores desacuerdos, el Gobierno de Tsipras estaría dispuesto a abolir las jubilaciones anticipadas a partir del próximo año así como reducir las pensiones complementarias más elevadas de algunos funcionarios. Estas versiones no han sido oficialmente confirmadas ya que las negociaciones se mantienen en reserva.

El reloj continúa corriendo y los griegos viven con los dientes apretados estas horas en las que se juega el futuro del país.

Los principales líderes europeos continúan mostrándose confiados en llegar a una solución que impida que Grecia abandone la zona euro.Grecia, deuda, Alexis Tsipras, cumbre urgente de la UE, manifestaciones

EL FMI CON EL "DEDO EN EL GATILLO" DEL PROTOCOLO

n Con la vista puesta en la fecha límite del 30 de junio, el FMI está muy atento a que Grecia pueda saldar un pago pendiente de 1.600 millones de euros para, en caso contrario, activar su protocolo oficial en situaciones de "pagos atrasados". Sin embargo, el Fondo Monetario Internacional no concederá un "período de gracia" si vence el plazo y el Gobierno heleno no cumple con su obligación, como ya advirtió el pasado jueves la directora gerente del FMI, Christine Lagarde.

Banco Central Europeo evalúa aumentar fondos a los bancos

El consejo de gobernadores del Banco Central Europeo (BCE) celebrará una teleconferencia excepcional hoy para hablar de un posible aumento de los fondos de emergencia para los bancos griegos, bajo fuerte presión en los últimos días, indicaron fuentes cercanas. La conferencia tendrá lugar por teléfono por pedido del Banco de Grecia, en las primeras horas de hoy. El viernes, el BCE ya aumentó por segunda vez en una semana el tope de financiación de emergencia para los bancos griegos, por un monto que no se comunicó. La prensa europea estima dicho aumento entre 1.800 y 3.000 millones de euros, lo que elevaría el tope de los fondos de emergencia a entre 86.000 y 88.000 millones de euros. Este esquema, conocido como ELA, es el último colchón de los bancos griegos. Ante la incertidumbre del resultado de las negociaciones con el fin de evitarle a Grecia un próximo default, "hay retiradas de dinero en efectivo a las que hay que hacer frente", dijo otra fuente europea. "La situación es difícil, evidentemente hay tensión", añadió.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)