TERRORISMO SIEMBRA TEMOR

Otro golpe terrorista a EE.UU.

Un ataque reivindicado por el Estado Islámico en Minnesota y la explosión de una bomba en Nueva York siembran temor previo a Asamblea de la ONU.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Ataque terrorista en Nueva York. Foto: Reuters

Estados Unidos sufrió nuevos actos terroristas el sábado pasado que dejaron al menos 38 personas heridas. En Nueva York detonaron una bomba en el centro de Manhattan que causó 29 lastimados; en Minnesota un hombre apuñaló a nueve personas, y en Nueva Jersey hubo otra explosión sin provocar daños ni víctimas.

La explosión del artefacto en Nueva York, colocado en el interior de un contenedor de basura, ocurrió hacia las 20:30 hora local del sábado en el barrio de Chelsea, en una zona de la ciudad muy frecuentada por turistas.

Posteriormente, las autoridades localizaron un segundo artefacto a poca distancia del lugar de la explosión, una olla a presión de cuya parte central salía un cableado oscuro que está siendo analizado en los laboratorios del FBI en Quantico (Virginia).

A escasos metros del lugar de la explosión se encontraba María Martínez, una periodista española residente en Nueva York, quien relató los momentos de confusión que se vivieron en la zona justo después de la explosión.

"Vi la nube de polvo de la explosión. La gente empezó a correr y todos queríamos alejarnos del lugar. Los que estaban en los bares y restaurantes salían a la calle y nos preguntaban a los que veníamos de allí. Todo el mundo decía que había que irse", aseguró.

Martínez explicó que "en seguida" empezaron a llegar policías y ambulancias, y que se vivieron momentos de mucha tensión "porque era difícil conseguir un taxi" para salir del lugar. "Todos los Uber me cancelaban, pero en quince minutos al final conseguí uno", añadió.

Las autoridades de Nueva York investigan la explosión, aunque todavía no se han encontrado pruebas de que esté vinculada con el terrorismo internacional.

"Todavía no hay evidencias que la vinculen con el terrorismo internacional, pero una bomba que explota en Nueva York obviamente que es un acto de terror", dijo en rueda de prensa el gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, un día después de la explosión.

Por su parte, el jefe de Policía de la ciudad, James ONeill, afirmó que nadie ha reivindicado todavía la explosión, pero aseguró que las autoridades no descartarán ninguna hipótesis hasta saber "quién y por qué" lo han hecho.

ONeill explicó que los agentes continúan recabando pruebas tanto en el lugar de la explosión como en la zona donde se encontró un segundo artefacto, y añadió que también se están analizando imágenes del momento de la explosión captadas por cámaras de seguridad.

Por su parte, el alcalde de la ciudad, Bill de Blasio, afirmó ayer que las 29 personas que resultaron heridas ya fueron dadas de alta de los hospitales, y subrayó que "todas las teorías están encima de la mesa" y que queda "mucho trabajo por hacer".

El ataque se produjo dos días antes de que líderes mundiales encabezados por el presidente Barack Obama converjan en Nueva York para la Asamblea General de la ONU, para cuya seguridad serán desplegados mil agentes adicionales.

En Minnesota.

Casi simultáneamente al ataque de Nueva York, un hombre atacó con arma blanca en un centro comercial de la ciudad de St. Cloud, en Minnesota, que dejó nueve heridos y fue reivindicado por el grupo Estado Islámico.

El atacante, identificado por la prensa como un estadounidense de origen somalí, fue abatido por un agente que no estaba de servicio, indicó la Policía. Según el diario St. Cloud Times, el agresor era Dahir Adan, de 22 años, estudiante de la universidad local.

El agresor "hizo varias referencias a Alá", dijo a periodistas Blair Anderson, jefe de Policía de St. Cloud, una ciudad de 60.000 habitantes situada a unos 100 kilómetros al noroeste de Minneapolis. "Hemos confirmado que le preguntó por lo menos a una persona si era musulmana antes de atacarla", precisó Anderson.

"Si fue un ataque terrorista o no, no quiero decirlo ahora, porque no lo sé", puntualizó, añadiendo que estaba en curso una investigación.

Sin embargo, el FBI —la policía federal estadounidense— dijo este domingo que investigaba el ataque como un "potencial acto de terrorismo".

El agente del FBI Rick Thornton, a cargo de la investigación del ataque, dijo a los periodistas en St. Cloud que las autoridades todavía no saben "mucho" sobre un posible vínculo internacional del agresor.

Este domingo, la agencia Amaq, que hace propaganda al Estado Islámico, afirmó que el atentado de Minnesota había sido perpetrado por un "soldado" de su organización.

El autor del ataque con cuchillo "era un soldado del Estado Islámico, que respondió a los llamados para tomar como blancos a los ciudadanos de los países miembros de la coalición de los cruzados", indicó Amaq.

El hombre solo constaba en los registros policiales por infracciones de tránsito. El jefe de Policía señaló que, por el momento, este ataque no parecía vinculado con otros incidentes.

Según el diario Star Tribune, que entrevitó al padre del agresor con la ayuda de un intérprete, el joven tenía 22 años. Había nacido en Somalia, pero había vivido en EE.UU. los últimos 15 años.

No hay conexión de los ataques.

Las autoridades estadounidenses no tienen evidencia por ahora de un vínculo entre el bombazo de Nueva York, que dejó 29 heridos, y el ataque con arma blanca en Minnesota que dejó ocho heridos, y que fue reivindicado por el grupo Estado Islámico. "Hasta ahora no tenemos ninguna evidencia que sugiera que ellos están conectados", dijo el jefe de Policía de St. Cloud en Minnesota, Blair Anderson.

LA COALICIÓN INTERNACIONAL MATA A AL MENOS 90 PERSONAS POR ERROR.

Obama lamenta la muerte no intencional de sirios

El presidente de EE.UU., Barack Obama, lamentó el sábado la pérdida "no intencional" de vidas en el ataque que la coalición internacional liderada por su país perpetró contra fuerzas del Ejército sirio en la ciudad siria de Deir al Zor, dijo un alto funcionario del Gobierno estadounidense.

El alto funcionario del Ejecutivo, que pidió el anonimato, aseguró que Estados Unidos ha transmitido a través de Rusia su "pesar" por la "pérdida no intencionada de vidas" en las fuerzas del Ejército sirio que luchan contra el Estado Islámico (EI).

La fuente no dio un número de muertos y heridos por el ataque, aunque el Ministerio de Defensa ruso aseguró que 90 militares sirios murieron por el bombardeo de la coalición internacional, producido sobre las 17:00 hora de Moscú cerca del aeropuerto de Deir ez-Zor, en el este de Siria.

"Estados Unidos ha transmitido nuestro pesar a través de la Federación de Rusia por la pérdida no intencional de la vida de las fuerzas sirias que luchan contra el Estado Islámico", indicó el alto funcionario del Gobierno.

"EE.UU. continuará cumpliendo con el cese de las hostilidades a medida que continuamos la acción militar contra el Estado Islámico y contra Al Qaeda", añadió el funcionario.

El ataque se produjo en el penúltimo día de la tregua alcanzada por mediación de Rusia y EE.UU. el pasado 9 de septiembre y ha servido para tensar más las relaciones entre los dos países.

A petición de Rusia, el Consejo de Seguridad de la ONU convocó a una reunión de urgencia.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)