QUIEBRE INSTITUCIONAL EN VENEZUELA

Gobiernos democráticos condenaron el "Madurazo"

EE.UU. dijo que en Venezuela hubo una “ruptura de las normas democráticas”; Perú retiró a su embajador en Caracas.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Presidente de la Asamblea Legislativa, Julio Borges, denunció "golpe de Estado". Foto: Reuters

Todos los gobiernos democráticos que se pronunciaron ayer sobre la crisis en Venezuela —Uruguay lo haría hoy viernes— coincidieron en un punto: lo que hubo fue un quiebre institucional. De los países latinoamericanos que reaccionaron, y el que lo hizo con mayor dureza fue Perú, que retiró a su embajador en Caracas.

Perú resolvió retirar "de manera definitiva" a su embajador en Venezuela, Mario López, ante el "quebrantamiento del orden democrático" en ese país, anuncio el gobierno incaico. El retiro definitivo del embajador implica un alto nivel de protesta de parte de un gobierno, pero no se trata de una ruptura de relaciones diplomáticas.

De hecho, la embajada de Perú en Caracas ya estaba en manos del encargado de negocios desde el 6 de marzo, cuando Lima llamó en consultas al embajador en rechazo a las "expresiones insolentes del presidente de Venezuela y de su canciller" sobre el presidente peruano, Pedro Pablo Kuczynski.

"Condeno la ruptura de la democracia en Venezuela. Retiro de manera definitiva a mi embajador en ese país", escribió Kuczynski en su cuenta de la red social Twitter. "América Latina es democrática. Es inaceptable lo que ocurre en Venezuela", anotó en un tuit poco antes.

México, que encabezó la semana pasada una iniciativa de 14 países americanos —entre ellos Uruguay— pidiendo una resolución a la crisis política en Venezuela, expresó su preocupación tras la decisión del Tribunal Supremo venezolano de asumir las funciones del Parlamento, de mayoría opositora. Esta decisión "atenta contra los principios y valores esenciales de la democracia representativa y la separación de poderes", señaló la cancillería mexicana en un comunicado.

El gobierno de Estados Unidos, por su parte, consideró un "grave retroceso para la democracia" el desplazamiento del Parlamento venezolano. "Esta ruptura de las normas democráticas y constitucionales daña enormemente las instituciones democráticas de Venezuela y niega a los venezolanos el derecho a dar forma a su futuro a través de sus representantes electos", dijo el portavoz del Departamento de Estado, Mark Toner.

De visita en Colombia, uno de los principales líderes de la oposición en Venezuela, Henrique Capriles, dijo que "ya hay una dictadura" en su país. "La comunidad internacional ¿qué más pruebas necesita para terminar de fijar una posición unánime y firme de que en Venezuela tenemos un gobierno al margen de la Constitución? En Venezuela ya hay una dictadura", aseguró Capriles, excandidato presidencial y actual gobernador del estado Miranda. "Este es el momento de gritar auxilio a la comunidad internacional", apuntó.

"En Venezuela se ha dado el Madurazo, podemos decirlo, esto es el Madurazo con el apoyo de un tribunal", añadió Capriles, que llegó a Bogotá para promover el envío de alimentos y medicinas a Venezuela.

El gobierno brasileño también calificó de "ruptura del orden constitucional" la situación en Venezuela. "El gobierno brasileño repudia la sentencia del Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de Venezuela que retiró de la Asamblea Nacional sus prerrogativas, en una clara ruptura del orden constitucional", afirmó la Cancillería en un comunicado.

El presidente de Argentina, Mauricio Macri, se reunió ayer en Buenos Aires con Lilian Tintori, esposa del encarcelado opositor venezolano Leopoldo López, y manifestó su "preocupación" por la disolución de la Asamblea Nacional de Venezuela, por lo que llamó a "recomponer el orden democrático".

Tintori, que llegó a Argentina junto a su suegra, Antonieta Méndez de López, para reunirse con diversas autoridades de los poderes ejecutivo y legislativo, le planteó a Macri "el cuadro de extrema gravedad" que atraviesa su país.

El gobierno de Chile expresó su "más alta preocupación" por la crisis en Venezuela. El canciller Heraldo Muñoz dijo que esta situación "nos lleva a consultar con los países amigos el cómo proceder de ahora en adelante". AFP, EFE, REUTERS

Bolivia, la escudera del chavismo en la OEA.

Bolivia asumirá mañana sábado 1° de abril la presidencia del Consejo Permanente de la OEA y verificará si el secretario general, Luis Almagro, cumple con las normas del organismo. El embajador boliviano Diego Pary declaró que Almagro seguramente continuará con su plan de "agredir a Venezuela". El presidente boliviano Evo Morales es un aliado político del venezolano Nicolás Maduro, a quien ayer desde Cuba reiteró su respaldo.

REACCIONES EN EL MUNDO.

Estados Unidos.

"Esta ruptura de las normas democráticas y constitucionales daña enormemente las instituciones democráticas de Venezuela.

Brasil.

"Repudia la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Venezuela que retiró de la Asamblea Nacional sus prerrogativas, en una clara ruptura del orden constitucional".

Argentina.

El presidente Mauricio Macri insistió en la necesidad de que se cumpla con un calendario electoral en Venezuela y pidió por la liberación de los presos políticos.

México.

La decisión del Tribunal Supremo de Venezuela "atenta contra los principios y valores esenciales de la democracia representativa y la separación de poderes", señaló la cancillería.

Unión Europea.

"Es de suma importancia establecer un calendario electoral claro y respetar a la Asamblea Nacional y a todos sus miembros, como prevé la Constitución".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)