Se conmemoró ayer el tercer año del mayor desastre ferroviario argentino

"Para el gobierno argentino, la tragedia de Once no sucedió"

El 22 de febrero de 2012 a las 8:30 de la mañana una formación de la ex Línea Sarmiento impactó con la barrera de contención del andén 1 de esa estación porteña, en lo que fue uno de los peores incidentes ferroviarios de la historia argentina. Durante la conmemoración por los tres años se colocó una cerámica firmada por el papa Francisco en el lugar del hecho.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Familiares de las víctimas levantan los reclamos contra el gobierno. Foto: AFP

"Hemos aprendido a convivir con el dolor, con la tristeza y con la sensación de vacío que ha producido desde el primer día, esa ausencia no se naturaliza nunca porque con el paso del tiempo cada uno de los que falta, falta cada vez más", relató Paolo Menghini. Es el padre de Lucas Menghini Rey, el joven de 20 años cuyo fallecimiento se convirtió en el caso emblema de la tragedia de Once ya que mostró también las falencias del operativo de rescate. Durante tres días su paradero fue un misterio y, en el peor de los desenlaces, su cuerpo apareció en el interior de uno de los vagones del tren siniestrado. Sin embargo dado el apoyo y "acompañamiento constante" que reciben de la sociedad argentina, la tragedia no se olvida y Menghini considera que su "pedido de justicia representa a toda la sociedad argentina".

"Para el gobierno argentino la tragedia de Once no sucedió, parece que le hubiera pasado a otro gobierno y en otro momento de la historia argentina. Pero le pasó a este gobierno, le pasó a la actual presidenta, le pasó a toda la sociedad aunque el gobierno haya decidido hacer oídos sordos y taparse los ojos, las cosas sucedieron", señala Menghini.

El episodio, según los afectados, mezcla la irresponsabilidad y defraudación empresaria con la falta de control y corrupción estatal. La causa tiene entre los procesados a los exsecretarios de Transporte, Juan Pablo Schiavi —quien dimitió tras la tragedia— y su antecesor Ricardo Jaime, el exdirector de la Subsecretaría de Transporte Ferroviario, Antonio Guillermo Luna; y los interventores de la Comisión Nacional de Regulación del Transporte, Pedro Ochoa Romero y Antonio Sícaro. A ellos se suman el motorman Marcos Córdoba y más de 20 directivos y altos cargos de la empresa TBA, que concesionaba la antigua Línea Sarmiento, entre ellos, los hermanos Sergio y Mario Cirigliano.

"Estamos expectantes, está siendo un juicio rápido para lo que el país está acostumbrado. En nuestro caso hubo un cambio respecto del actuar de la Justicia en comparación con otras megacausas como son las del atentado a la AMIA y a la Embajada de Israel y Cromañón. Creo que eso se produce porque nosotros hemos hecho un acompañamiento crítico de la Justicia, sin perder de vista los pasos que se iban dando y también por el acompañamiento y la exigencia de la sociedad argentina que ha sabido leer la Justicia respecto de las necesidades de una sociedad que no soporta más actos impunes y entender lo fundamental que es que la sociedad se reconcilie con la Justicia. Para nosotros confiar en la Justicia no significa decirle a todo que sí, esa visión es parte de la inmadurez social, implica un rol activo", expuso Menghini.

"El ministro Julio De Vido debería haber sido imputado o por lo menos citado como testigo, cosa que no sucedió y estamos esperando que la carátula de la causa cambie de estrago culposo seguido de muerte a estrago doloso, lo que aumentaría considerablemente las penas", agregó.

Menghini: "Los heridos han sufrido abandono"

Paolo Menghini denunció que la situación de los heridos de la tragedia sigue siendo de un completo abandono estatal. "No hubo ningún tipo de plan de acompañamiento ni de los daños físicos ni de los daños psíquico y el paso de los años va agravando esos cuadros. Han sufrido un abandono sistemático decidido y a conciencia del gobierno nacional y eso además de lo que duele sentirse abandonado por la propia Nación, ha generado un daño que a esta altura es irrecuperable", aseguró.

"La reconversión ferroviaria que ellos presentan como un logro es el resultado de la muerte de 52 inocentes. Esa reacción ha sido desde el cinismo de cómo el gobierno encara mucha de las situaciones, ve los errores en el otro y nunca asume errores propios, lo ha hecho de una manera casi patológica", reflexionó.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)