EUROPA

Gay e hijo de inmigrante será el próximo primer ministro de Irlanda

Leo Varadkar es hijo de un inmigrante indio y se declara progresista en cuestiones relacionadas con grupos minoritarios y los sectores más desfavorecidos

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Leo Varadkar será el nuevo primer ministro de irlanda. Foto: AFP.

Leo Varadkar, un joven médico, homosexual e hijo de un inmigrante indio, fue elegido hoy como líder del partido Fine Gael y será, si lo aprueba el Parlamento, el próximo primer ministro de la católica Irlanda.

Las elecciones primarias del partido centrista que gobierna Irlanda enfrentaron a Simon Coveney, ministro de Vivienda, y a Varadkar, ministro de Protección Social, que acabó imponiéndose.

Varadkar se convertirá en primer ministro a los 38 años cuando el Parlamento vuelva de su receso a finales de mes, y confirme un nombramiento que se vuelve histórico por varios motivos.

El centrista Fine Gael es el partido con más diputados y la designación de su líder como primer ministro se da por hecha.

Varadkar sustituirá al dimisionario Enda Kenny y romperá tres moldes: será el jefe de gobierno más joven de la historia de la República de Irlanda -que se independizó del Reino Unido en 1922- y el primero abiertamente homosexual e hijo de inmigrantes.

Un titular reciente de CNN sobre este hito, llevó a un analista político del New York Times a observar: "Si esto hubiera ocurrido en Estados Unidos diríamos 'sólo en Estados Unidos'".

Que Irlanda sea tan tolerante como se desprendió de la aprobación del referéndum del matrimonio homosexual, en 2015, es objeto de debate, pero, en cualquier caso, la sociedad irlandesa es ahora más urbana, multicultural y secular que nunca.

Unos meses antes de aquel referéndum, Varadkar reveló al público su orientación sexual. "Soy gay, no es un secreto pero tampoco algo que todo el mundo sabía, y nunca había hablado públicamente de ello antes", explicó en la radio nacional irlandesa.

"No es algo que me defina: no soy un político medio indio, ni un político médico, ni un político gay. Es simplemente parte de mí, no es lo que me define. Supongo que es parte de mi carácter".

La Iglesia Católica ha perdido influencia por culpa de los escándalos de abusos sexuales a niños, o el trato a las madres solteras en el pasado. Pero la homosexualidad no fue despenalizada hasta 1993 y hace poco un político irlandés decía que era mejor que dos hombres andaran por la calle con pistolas que de la mano.

Inteligente, tímido y conservador

Varadkar ya avisó que su homosexualidad no será un asunto importante y que no espera que su pareja, Matt Barrett, también médico, lo acompañe en compromisos oficiales.

Hijo de un médico indio de Mumbai y de una enfermera irlandesa, el próximo primer ministro tiene dos hermanas mayores y creció en Dublín.
Pese a su formación en medicina, fue elegido concejal cuando tenía poco más de 20 años y pasó a dedicarse completamente a la política al ser elegido diputado en 2007. Actualmente es ministro de Protección Social, y ha ocupado otros puestos en el gabinete.

Varadkar es descrito como muy inteligente pero tímido. También se ha ganado reputación de conservador directo y franco, lo que le ha valido alguna polémica.

En 2008, cuando el desempleo era alto tras el estallido de la crisis, fue acusado de racista por proponer pagar el billete de regreso a sus países a los extranjeros. Más recientemente lideró una campaña contra "quienes abusan de las ayudas sociales", tildada de insensible por algunas voces.

Los sondeos no lo castigan por eso, y prevén que Varadkar aumente la popularidad del Fine Gael, tras un periodo difícil por los recortes presupuestarios. Aunque ha descartado adelantar las elecciones, puede que la tentación acabe siendo demasiado fuerte.

De todos modos, se declara progresista en cuestiones relacionadas con grupos minoritarios y los sectores más desfavorecidos. Aunque él mismo se declara de centro-derecha, su personalidad refleja la de la nueva y progresista Irlanda, el primer país del mundo que legalizó el matrimonio homosexual a través de un referéndum, poco después de que Varadkar revelase su condición sexual.

"Para mí, esto es como un movimiento social o una revolución social", dijo respecto al resultado de una consulta que sirvió también para constatar definitivamente que la Iglesia Católica había perdido gran parte de su poder e influencia sobre la sociedad irlandesa, asqueada por los miles de casos de abusos a menores cometidos por religiosos.

Entre sus aficiones, aparte del deporte, destacan la música y la historia, al tiempo que mantiene, desde su época universitaria, un gran interés en la política europea y estadounidense.

"Le gusta probar y entender las cosas. Entiende que nadie lo sabe todo y él tiene humildad. Tendrá la inteligencia emocional para reconocer que tiene mucho que aprender", ha señalado el ministro y compañero de partido Joe McHugh, quien también ha ensalzado su reconocida capacidad intelectual y sus dotes de comunicador franco y muy directo.

Para sus críticos, esas cualidades esconden a una persona arrogante y con aires de superioridad y, de hecho, los afiliados del FG votaron mayoritariamente al otro aspirante a suceder a Kenny, el ministro de Agricultura y Pesca, Simon Coveney, de 44 años.

Los diputados, senadores y europarlamentarios de la formación conservadora optaron, por contra, por el joven Varadkar

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)