vea la fotogalería

Furia yihadista en cinco países

Una serie de atentados que golpearon en cinco países por la mano de los grupos yihadistas más virulentos tuvieron un factor en común: el sagrado mes del Ramadán muslmán. El balance total de víctimas supera ya las 100 personas.

Foto: Reuters.
Foto: Reuters.
Estado Islámico se atribuye mayoría de los atentados. Foto: AFP.
Estado Islámico se atribuye mayoría de los atentados. Foto: AFP.
Foto: AFP.
Foto: AFP.
Foto: AFP.
Foto: AFP.
Foto: AFP.
Foto: AFP.
Foto: AFP.
Foto: AFP.
Foto: AFP.
Foto: AFP.
Foto: AFP.
Foto: AFP.
Soldado tunesino. Foto: AFP.
Soldado tunesino. Foto: AFP.

El Estado Islámico (EI) y las ramas de Al Qaeda estuvieron detrás de estos ataques, tal vez el más cruento fue el consumado en una playa de Túnez. En Siria, el primero de los grupos nombrados cometió otro ataque suicida en el norte del país, donde ambas agrupaciones yihadistas se enfrentan violentamente entre sí. En forma prácticamente simultánea tenían lugar un ataque con explosivos a una mezquita chií en Kuwait, y el cruento atentado contra una planta industrial cerca de Lyon, en Francia. Por último la rama de Al Qaeda en Somalia cometió un ataque contra un convoy militar que dejó decenas de muertos.

La furia yihadista parece haber entrado en una nueva etapa de destrucción, articulada por uno de los grupos que puede planificar y consumar ataques en cadena como es el EI.

Playa tunecina.

Un hombre armado con fusil de asalto Kalashnikov comenzó a disparar contra un grupo de turistas que tomaba sol en la playa de Susa, en el este de Túnez. El resultado fue de 37 muertos, en su mayoría británicos.

Otras treinta y seis personas resultaron heridas, algunos de ellas en estado crítico, en este ataque en las instalaciones del hotel Riu Imperial Marhaba, de propiedad española.

Túnez afronta un ascenso de la amenaza yihadista desde su revolución de 2011, y este atentado se produce más de tres meses después del que ocurrió en el museo del Bardo, donde murieron 21 turistas y un policía tunecino el pasado 18 de marzo. Según el portavoz del Ministerio del Interior tunecino, Mohamed Ali Aroui, un hombre armado se infiltró en la playa frente al hotel y abrió fuego. El atacante, que fue abatido, es "tunecino, originario de la región de Kairouan (ciudad santa del islam, situada en el centro de Túnez). Es un estudiante", declaró el responsable el secretario de Estado de Seguridad, Rafik Chelly.

"Oí disparos y salí a ver lo que estaba pasando. Vi a alguien que disparaba a turistas mayores (en la playa). Murieron", contó Slim Brahim, un testigo. "Intenté esconderme porque vi como el terrorista entraba en el hotel por el lado de la piscina. Luego lanzó una granada cerca de la piscina".

En tanto, en Kuwait otro ataque tomó como blanco una mezquita chií en el momento de la oración.

El EI, que considera a los chiíes como herejes, reivindicó rápidamente el atentado perpetrado durante la oración del viernes en la mezquita Al Imam al Sadeq en la ciudad de Kuwait. El ministerio del Interior comunicó un balance de 25 muertos y 202 heridos.

Según un testigo "decenas de personas murieron y resultaron heridas". Unas fotos, que circulaban por las redes sociales, mostraban cuerpos ensangrentados en medio de los escombros de la mezquita.

Horrendo.

Por un momento los habitantes de la pequeña localidad de Saint-Quentin-Fallavier, situada a 30 kilómetros al este de Lyon, temieron que se estuviera produciendo otro ataque como los que mataron a once personas en la redacción de la publicación satírica y a otras cuatro en un supermercado "kosher" de París.

Mamadou Ba vive a 500 metros de la compañía. A las 09.36 de la mañana hora local, cuando el vehículo del presunto yihadista fue estrellado contra una pila de garrafas de gas, se encontraba en su casa.

"Oí una fuerte explosión. Fue como si se hubiera producido un pequeño terremoto porque las paredes vibraron", contó el joven, que junto a varios de sus vecinos se acercó con curiosidad a la zona acordonada para el paso de coches de policía y bomberos. "Al principio no entendí qué es lo que había pasado, hasta que poco después me enteré por la televisión del atentado. Entonces me vino a la cabeza lo que ocurrió en Charlie Hebdo y pensé que nadie está a salvo de un ataque como aquel", explica.

Según los datos primarios que se conocen del ataque, el mismo fue llevado a cabo por un hombre de 30 años que posteriormente la Policía francesa identificó como Yassine Salhi, residente en los suburbios de Lyon. Este hombre llegó hasta la planta de Air Products a bordo de un vehículo en el que llevaba el cadáver decapitado de otro hombre, quien luego se comprobaría que era su empleador en una empresa de reparto. Aparentemente Salhi bajó del vehículo con la cabeza decapitada y la colgó en el portón de acceso.

Luego hizo marchar el vehículo que terminó estrellándose contra una pila de garrafas, lo que provocó una tremenda explosión. De momento se ha confirmado dos heridos a causa de la explosión.

La Policía y los servicios de seguridad franceses detuvieron posteriormente a quien sería el responsable del atentado en su apartamento, así como a una mujer y un hombre. Sobre estos últimos se trata de averiguar si también tuvieron algún tipo de participación en este hecho.

Por último, en una base militar de Mogadiscio se concretó el ataque que se atribuya al grupo Al Shabab, la rama somalí de Al Qaeda, donde murieron decenas de soldados, se estima en medio centenar aunque aún no hay reportes oficiales.

GOLPE A EUROPA.

Francia implementa medidas especiales.

"El terrorismo islamista ha golpeado nuevamente a Francia", dijo el primer ministro francés, Manuel Valls, quien anunció desde Bogotá la interrupción de su gira por Sudamérica y su regreso a París tras el mortal atentado cerca de la ciudad de Lyon. Tras la improvisada rueda de prensa, Valls participó vía conferencia telefónica desde la embajada de Francia en Colombia en un consejo restringido de defensa convocado por el presidente François Hollande, antes de regresar de inmediato a París. "Este abyecto ataque, con la exposición de una cabeza decapitada, la explosión generada por el choque de un vehículo contra garrafas de gas, con la voluntad de hacer mal, de matar, demuestra que la amenaza yihadista permanece siempre extremadamente elevada", dijo Valls a periodistas. "Ella (la amenaza) pesa enormemente sobre nuestro país. No cesamos de repetirlo con el presidente de la República y el ministro del Interior. Frente a este gran desafío, no debemos bajar la guardia en ningún momento", advirtió el jefe de gobierno francés, llamando a movilizar a "todos los servicios del Estado", a aumentar la seguridad e incluso a implementar la reciente ley de servicios de inteligencia. AFP

Turistas británicos y centro europeos.

Los clientes del hotel Imperial Marhaba de Túnez, donde este viernes un hombre armado abrió fuego contra los turistas matando a decenas de personas, son mayoritariamente británicos y centroeuropeos, informó la cadena hotelera española Riu, propietaria del establecimiento. "Los huéspedes son mayoritariamante de Reino Unido y de otros países centroeuropeos. Sin embargo, no es posible por el momento confirmar la nacionalidad de las víctimas, así como tampoco la cifra oficial final", informó la compañía en un comunicado. En el momento del ataque, "la ocupación era de un 77% por lo que había 565 clientes en el hotel" Imperial Marhaba, un establecimiento de cinco estrellas, informó el grupo español Riu, que posee decenas de hoteles en América Central, Europa del sur y norte de África. Túnez, que ha sido alabado como modelo de transición democrática desde la llamada "primavera árabe" de 2011, es uno de los países más laicos del mundo árabe.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)