DESAPARICIÓN

Fuerte temporal dificulta búsqueda del submarino

Investigan si las llamadas del sábado son del ARA San Juan.

Familiares de los tripulantes se reunieron en la base de Mar del Plata. Foto: Reuters
Familiares de los tripulantes se reunieron en la base de Mar del Plata. Foto: Reuters

El submarino argentino con sus 44 tripulantes seguía desaparecido anoche. Lo último que se supo de la nave fue el miércoles de mañana cuando navegaba desde Usuhaia a Mar del Plata. Ayer domingo la búsqueda se complicó por la persistencia de un temporal, mientras las autoridades procuran determinar si los llamados satelitales detectados el sábado provinieron de la nave.

El Ministerio de Defensa dijo que el submarino habría tratado de realizar siete llamadas satelitales entre la mañana y la tarde del sábado, lo que llevó esperanza a las familias de la tripulación. Sin embargo, Gabriel González, el jefe de la base naval de Mar del Plata —desde donde se comanda parte de la búsqueda— dijo ayer domingo que aún no hay una "clara evidencia" de que los llamados —que no lograron conectarse— se hayan originado en el submarino.

González dijo que la estadounidense Iridium Communications Inc, especializada en comunicaciones satelitales, está asistiendo para intentar ubicar el punto emisor de las llamadas.

El perito naval Fernando Morales, dijo a C5N que "existe un cauto entusiasmo", ya que el intento de utilizar el teléfono satelital indicaría que "el submarino tuvo que emerger a una profundidad que permita la llamada". La noticia de las llamadas reavivó la esperanza de los familiares de los tripulantes en que la nave esté en superficie, cuando ya comenzaba a prepararse un eventual rescate en la profundidad del Atlántico.

La búsqueda, que incluye el despliegue de más de una docena de aviones y buques de Argentina, Estados Unidos, Reino Unido, Chile y Brasil, había cubierto ayer domingo sin éxito el 80% de la zona donde se concentra la misión.

Pero un temporal con fuertes vientos que generó olas de hasta 8 metros dificultó ayer la búsqueda marítima, por lo que la exploración se realizó mayormente con aeronaves. "Estamos suponiendo que puede estar en superficie o en inmersión, con o sin propulsión. Eso significa diferentes esfuerzos de búsqueda", dijo Enrique Balbi, portavoz de la Armada.

Balbi dijo que las autoridades realizarán una búsqueda subacuática con instrumentos que hacen un mapeo tridimensional del fondo marino.

Estados Unidos envió una cámara de rescate submarino, que llegó ayer domingo a Argentina, y un módulo presurizado de rescate, que arribaría en el inicio de la semana, para asistir en la búsqueda del ARA San Juan.

En tanto, González dijo que las condiciones climáticas seguirán adversas hoy lunes. "A partir del martes creemos que las condiciones pueden llegar a mejorar", señaló.

El Comando Sur de Estados Unidos envió un segundo avión para asistir en el operativo, un avión P-8A Poseidón con un equipo de 21 personas desde Jacksonville, en el noreste de Florida, y se espera que arribe hoy lunes a Argentina. Este comando unificado de la Armada estadounidense, responsable de operaciones militares en el Caribe, Centro y Sudamérica, se unió a una aeronave de investigación P-3 de la Nasa.

La Armada cree que un problema eléctrico en el submarino —que cuenta con propulsión a diésel y eléctrica— podría haber generado un apagón de las comunicaciones. El protocolo indica que las naves deben salir a la superficie cuando se pierde la comunicación.

La búsqueda se realiza sobre una zona de unos 300 kilómetros de diámetro a unos 430 km de la costa de la provincia de Chubut.

Uruguay tiene pronto un avión Beechcraft Super King Air 200T en el aeropuerto de Laguna del Sauce a disposición de Argentina. Este avión forma parte del Escuadrón de Exploración y de lucha antisubmarina. Tiene una autonomía de seis horas de vuelo a 200 nudos, cuenta con un radar de búsqueda marítima y un radar meteorológico.

Tripulación experimentada y originaria de varias provincias

Una mujer y varios padres de familia integran la experimentada tripulación del submarino argentino ARA San Juan.

"La mayoría lleva dos o tres años embarcados. Hay un mínimo que se renueva pero eso fue en febrero, todos ya llevan varias navegaciones", dijo ayer domingo el portavoz de la Marina de Guerra, Enrique Balbi.

Si bien la Armada no difundió el listado oficial, los medios argentinos dieron a conocer una nómina de los tripulantes del submarino, al mando del capitán de fragata Pedro Martín Fernández, casado y padre de tres hijos.

Como la gran mayoría de los tripulantes, Fernández vive en Mar del Plata, apostadero habitual del submarino.

Segunda al mando es la teniente de navío Eliana Krawczyk, de 35 años, oriunda de la ciudad de Oberá, en el noreste de Argentina. Es la única mujer en el submarino y la primera oficial submarinista de Sudamérica. Jefa de armas, es su primer año en esta nave.

El tercero en el orden de mando es el teniente de navío Fernando Ariel Mendoza, nacido en la provincia de Entre Ríos.

El jefe de máquinas es el suboficial primero Hernán Rodríguez que integra la tripulación hace nueve años. Su esposa Marcela Moyano y su hermano, Claudio Rodríguez, fueron de los escasos familiares que dieron declaraciones.

Entre los 44 tripulantes, hay nacidos en provincias norteñas de Argentina como Salta, Tucumán y Jujuy, en el oeste como San Luis, Mendoza y San Juan, en el centro-este como Entre Ríos y en el sur, como Río Negro.

Con 27 años, el cabo segundo Fabricio Alejandro Alcaraz es maquinista del San Juan desde hace un año y es uno de los más jóvenes de la tripulación.

La mayoría son padres, con hijos pequeños, como el cabo principal Mario Toconás (36), que tiene un niño de 8 años y su esposa está embarazada de cuatro meses.

La tripulación del submarino no es ajena al fútbol: el suboficial principal Javier Gallardo, de 47 años, es hincha fanático de Boca Juniors, mientras que el cabo principal Humberto Vilte, es seguidor de River Plate.

Ayer domingo el papa Francisco reiteró su preocupación por la tripulación del submarino. El pontífice dijo que reza por "las personas de la tripulación del submarino militar argentino del que se ha perdido el rastro", tras el tradicional rezo del Ángelus ante miles de personas congregadas en la Plaza de san Pedro.

Ya el sábado Jorge Bergoglio envió un mensaje para alentar los esfuerzos para encontrar el submarino.

"El papa Francisco asegura su ferviente oración por los 44 tripulantes del ARA San Juan, que se encuentra desaparecido desde el pasado miércoles", dijo el Papa en su mensaje.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)