VIDEO

El fuego avanza fuerte y no da tregua en Portugal

Se extendió al norte; críticas a bomberos de los afectados.

Portugal seguía ayer martes sin lograr controlar el gran incendio que azota el centro del país desde el pasado sábado. El fuego se extendió hacia el norte.

Más de tres mil efectivos, entre bomberos, miembros de Cruz Roja y del ejército, trabajan en la zona más afectada. Los mayores incidentes se registraron en las comarcas de Góis y Pampilhosa da Serra, donde ayer ya habían sido desalojada una treintena de pueblos amenazados por el fuego.

La lengua más al norte del incendio se sitúa en la población de Soerinho (comarca de Pampilhosa da Serra), lo que revela el considerable avance del fuego, iniciado el sábado en Pedrógão Grande, a unos 40 kilómetros de distancia.

En todas las comarcas por las que pasó el incendio desde entonces hay todavía focos activos, algunos con mucha virulencia.

El momento de mayor confusión del día llegó a mitad de la tarde, cuando Protección Civil informó de la caída de un avión Canadair que arrojaba agua en Ouzenda, en la comarca de Pedrógão Grande. Sin embargo, dos horas después, el comandante de este organismo Vítor Vaz Pinto, aseguraba en rueda de prensa que no tenía "conocimiento de la caída de ningún avión", aunque admitía que recibieron la noticia y enviaron efectivos a la zona del supuesto accidente.

El balance de víctimas mortales se mantiene en 64, aunque sigue siendo provisional, y los heridos son ya 160, siete en estado grave.

Sobre el terreno, el incendio más virulento causaba estragos en Góis. "Hemos visto una situación grave, que podría volverse gravísima", declaró Lurdes Castanheira, la alcaldesa, que teme que las llamas "pongan en peligro a la población". Once aldeas del municipio tuvieron que ser evacuadas, incluyendo una residencia de ancianos.

Incendios en Portugal. Foto: AFP
Incendios en Portugal. Foto: AFP

"Desgraciadamente, hay gente que se empeña en seguir en sus casas, no tienen en cuenta lo que ha pasado en Pedrógão Grande (donde hubo gente que murió en sus viviendas). Dicen que tienen mangueras y agua", declaró preocupada la alcal-desa.

Las críticas aumentaban en las aldeas, donde los habitantes se quejaban de no haber sido auxiliados. "El sábado por la tarde, nadie vio un solo bombero mientras ardía el fuego. La gente está muy enfadada por eso", dijo Isidro Silva, de 59 años, propietario de un molino en Graça.

En Carreira, José Antonio Jesús Marques, de 66 años, consideró que las autoridades locales deberían facilitar "un vehículo de bomberos" permanente en las localidades pequeñas. Como muchos otros, él tampoco vio bomberos.

Los eucaliptos, altamente inflamables, también son motivo de debate. Para João Camargo, experto de cambio climático citado por Publico, estas plantaciones industriales no reguladas son en gran parte responsables del problema.

"Estas últimas décadas, hemos visto un aumento en la frecuencia de los incendios forestales" en Portugal, más que en otros países del sur de Europa, afirmó. Las llamas consumieron ya casi 26.000 hectáreas de bosque, según el Sistema Europeo de Información sobre Incendios Forestales.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)