El mundo en 2016: cambios en la Iglesia

Francisco enfrenta grandes desafíos

Avanzará en la reforma de la Curia, difundirá exhortación sobre la familia y visitará México.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
El Papa oficia la misa en la Basílica de Santa María la Mayor. Foto: Reuters

El papa Francisco seguirá desafiando las reticencias internas para reformar el Vaticano en 2016, cuarto año de su pontificado, marcado además por el Jubileo, su viaje a México y las esperadas recomendaciones a la familia.

El papa argentino, Jorge Mario Bergoglio, quien acaba de cumplir 79 años, desarrollará una agenda intensa.

Francisco tiene programado realizar el próximo año un viaje importante a América Latina, a México, en febrero, una gira de seis días, muy densa, que incluirá una visita al santuario de la llamada Emperatriz de América, la virgen de Guadalupe, y que también lo llevará a lugares violentos como Ciudad Juárez.

Durante la visita al segundo país más católico de América Latina el papa latinoamericano recorrerá lugares relacionados con los diferentes problemas de la región: la situación de los pueblos indígenas, el impacto del tráfico de drogas, la dura inmigración a Estados Unidos, todos asuntos que conoce de cerca y que denuncia desde que era arzobispo de Buenos Aires.

Su segundo viaje del año lo llevará en julio al sur de Polonia, a Cracovia para presidir la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ). En esa ocasión visitará seguramente el campo de exterminio nazi de Auschwitz.

Se trata de los únicos dos viajes que han sido confirmados, aunque no se excluye que decida a última hora aceptar otras invitaciones, fiel a su estilo informal y descomplicado.

Un país europeo de las "periferia", Armenia, podría ser uno de los escogidos ya que Francisco desea rendir homenaje al pueblo armenio tras haber denunciado este año el genocidio armenio en 1915/16 bajo el Imperio Otomano.

Tampoco se excluye que el papa cumpla la promesa anunciada de visitar Colombia tras la firma de la paz en ese país, prevista para marzo de este año.

La jerarquía de la iglesia colombiana tiene varias reuniones previstas en enero en el Vaticano y hay quienes esperan que el deseado viaje a Colombia se celebre en mayo o junio, debido a que fueron anulados varios desplazamientos del papa dentro de Italia así como varias audiencias generales de los miércoles, sin precisar la razón.

Tampoco se excluye que Francisco clausure el año del jubileo en noviembre con un acto emblemático por la paz en Colombia, un llamado mundial a favor del perdón, la reconciliación y la misericordia.

Paralelamente, el pontífice proseguirá la reforma de la Curia Romana, el gobierno central de la Iglesia, un complejo proceso que encuentra fuertes resistencias y genera mucha preocupación.

"La reforma de la Curia seguirá adelante con determinación", advirtió el papa durante el tradicional mensaje de Navidad a los cardenales y obispos pronunciado el pasado 21 de diciembre y que cayó como una ducha fría entre los prelados que trabajan en el Vaticano.

El Papa deberá fusionar dicasterios (ministerios), reorganizar la burocracia, reducir personal así como modernizar el sistema de comunicaciones, después de haber comenzado a tocar el sistema económico y financiero, generando mucho malestar interno, al tocar privilegios.

El método de Francisco irrita a muchos sectores internos y no sólo a los conservadores, que lo acusan de autoritarismo, de irascible y sobre todo de impredecible, según fuentes religiosas.

Desconfianza.

El Papa, que no tenía experiencia en el manejo de la Curia, evita consultar a sus funcionarios, confía poco en ellos, por lo que goza de poca popularidad dentro del Vaticano, mientras crece a nivel mundial, en particular entre laicos y defensores del medio ambiente por su encícilica "Laudato sii", una petición a favor de los pobres y la naturaleza.

En el 2016, Francisco deberá divulgar la llamada "exhortación apostólica" sobre la familia con las recomendaciones de los obispos convocados para dos sínodos sobre el tema en octubre de 2014 y octubre de 2015.

Un documento complejo, que marcará el futuro del pontificado, pues quedó claro que la Iglesia está dividida fuertemente por dos corrientes, conservadores y progresistas, en total desacuerdo sobre el acceso a la comunión para los divorciados que se vuelven a casar.

Para evitar el cisma, el papa deberá mediar entre las dos visiones, sin cerrar la puerta de la Iglesia a todos esos creyentes que han sido alejados tras el fracaso del primer matrimonio.

Actos.

La repercusión que ha tenido la actividad del Papa queda confirmada por las cifras que difundió la Prefectura de la Casa Pontificia. En los actos presididos por Francisco, en 2015, —audiencias generales y especiales, celebraciones litúrgicas, Ángelus o Regina Coeli— participaron 3.210.860 personas. La cifra solo hace referencia a los actos realizados en el Estado vaticano, y no en los desarrollados en Italia, o en los doce viajes realizados al exterior, donde el Papa "ha encontrado a millones de personas".

Canonización de la Madre Teresa y visitas a cárceles y santuarios.

Durante el "Jubileo de la Misericordia", el papa Francisco celebra además del Ángelus y la audiencia general del miércoles, una audiencia pública un sábado al mes y realizará visitas a enfermos, centros de asistencia a los adolescentes, cárceles, grupos de oración y santuarios.

El 4 de septiembre celebrará la canonización de Madre Teresa de Calcuta, la monja que dedicó su vida a los pobres y desheredados de India.

En el año que está comenzando será pronunciado el veredicto sobre al controvertido escándalo "Vatileaks 2" por el que cinco personas, entre ellas dos periodistas italianos, han sido acusadas de divulgar documentos confidenciales del Vaticano, un delito que es castigado por la justicia vaticana con hasta 8 años de cárcel.

Una odisea legal, condimentada con sexo y mentiras, que afectó la buena imagen del pontificado, al ser acusado de aplicar "una nueva Inquisición".

EL PAPA EN EL AÑO DEL JUBILEO.

La familia, un ámbito de perdón.

"Que en este Año de la Misericordia, toda familia cristiana sea un lugar privilegiado en el que se experimenta la alegría del perdón. El perdón es la esencia del amor, que sabe comprender el error y poner remedio", afirmó el papa Francisco, al alentar a los padres católicos a mostrar "pequeños gestos" diarios con sus hijos para educarlos en la fe cristiana.

Pronunció estas palabras durante una misa celebrada en la basílica de San Pedro del Vaticano y dedicada a las familias, dentro de los actos por el Jubileo Extraordinario de la Misericordia.

Subrayó que es "en el seno de la familia" donde se educa desde pequeños "al perdón, porque se tiene la certeza de ser comprendidos y apoyados no obstante los errores que se puedan cometer", y animó a no perder "la confianza en la familia".

"Qué importante es para nuestras familias caminar juntos para alcanzar una misma meta. Sabemos que tenemos un itinerario común que recorrer; un camino donde nos encontramos con dificultades, pero también con momentos de alegría y de consuelo", sostuvo Francisco..

"¿Qué puede ser más bello para un padre y una madre que bendecir a sus hijos al comienzo de la jornada y cuando concluye?. Hacer en su frente la señal de la cruz como el día del Bautismo. (...) Bendecirlos, es decir, encomendarles al Señor, para que sea él su protección y su apoyo en los distintos momentos del día", añadió.

Este es uno de los gestos que citó el papa, como también lo es "encontrarse en un breve momento de oración antes de comer juntos, para dar las gracias al Señor por estos dones, y para aprender a compartir" lo recibido "con quien más lo necesita".

"Son pequeños gestos que, sin embargo, expresan el gran papel formativo que la familia desempeña", concluyó. (FUENTE: EFE)

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)