VIDEO

Francisco a Colombia: no hay paz sin reconciliación

Líder de las FARC pidió perdón por crímenes de la guerrilla.

El papa Francisco llegó a Colombia decidido a darle un fuerte espaldarazo al proceso de paz, y por eso no ha dejado de hablar del tema desde que el miércoles pisó Bogotá. Ayer viernes, en Villavicencio, no fue la excepción.

El papa advirtió del riesgo de que la paz fracase en Colombia sin una sincera reconciliación entre víctimas y los grupos armados que han desangrado al país por más de 50 años. Desde Villavicencio, una zona castigada por la violencia, adonde llegó en su tercer día de visita a Colombia, Francisco puso en el centro de su prédica a quienes han sufrido el enfrentamiento entre Estado, guerrillas, paramilitares y narcotraficantes.

"Todo esfuerzo de paz sin un compromiso sincero de reconciliación siempre será un fracaso", afirmó el Papa en la segunda misa a cielo abierto que oficia tras reunir a 1,3 millones de fieles el jueves en Bogotá.

El Papa, que ha llamado a huir de la venganza y el odio, apoyó el acuerdo que condujo al desarme y transformación en partido político de los guerrilleros de las FARC. La Iglesia católica, que ha perdido a dos obispos y 89 sacerdotes en medio del conflicto, también acompaña los diálogos que con el mismo fin emprendió por el gobierno con la guerrilla del ELN.

"Cuando las víctimas vencen la comprensible tentación de la venganza, se convierten en los protagonistas más creíbles de los procesos de construcción de la paz", expresó el Papa.

Ante centenares de miles de creyentes, Francisco beatificó al sacerdote colombiano Pedro María Ramírez y al obispo Jesús Jaramillo. El primero fue asesinado a machetazos en 1948, y el segundo a balazos en 1989.

Al llamar a las víctimas al perdón, aclaró que "el recurso a la reconciliación concreta no puede servir para acomodarse a situaciones de injusticia".

Villavicencio: El papa Francisco ayer con víctimas del conflicto. Foto: Reuters
Villavicencio: El papa Francisco ayer con víctimas del conflicto. Foto: Reuters

El acuerdo con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) prevé que los responsables de delitos atroces, incluidos agentes del Estado, eviten la cárcel si confiesan sus crímenes, reparan a las víctimas y prometen nunca más ejercer la violencia.

El pacto es rechazado por amplios sectores por considerarlo indulgente con la guerrilla comunista. Al menos 7,5 millones de víctimas, entre muertos, desparecidos y desplaza-dos ha dejado la conflagración interna.

Francisco viajó a Villavicencio justamente para encontrarse y escuchar a verdugos arrepentidos y sus víctimas, en su mayoría campesinos, indígenas y negros. En la tarde participó en un acto en el que se vio la imagen del mutilado Cristo de Bojayá. Sin brazos ni piernas, la efigie quedó semidestruida por una bomba lanzada por las FARC contra una iglesia donde se refugiaba una comunidad negra en medio de un combate: 79 personas murieron.

Perdón de Timochenko.

En una carta pública al pontífice, Rodrigo Londoño, alias Timochenko, jefe de las FARC ahora reconvertido en político, suplicó perdón por los crímenes de la guerrilla. "Sus reiteradas exposiciones acerca de la misericordia infinita de Dios me mueven a suplicar su perdón por cualquier lágrima o dolor que hayamos ocasionado al pueblo de Colombia o a uno de sus integrantes", dijo en la misiva.

Londoño agregó que las hoy desmovilizadas FARC, convertidas en el partido político Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común tras deponer las armas, han "declinado cualquier manifestación de odio y de violencia". Timochenko se excusó con el Papa por no asistir a su gira de cinco días por Colombia y le indicó que su ausencia se debe a "problemas de salud" tras sufrir una isquemia cerebral transitoria el pasado julio, de la cual se recupera en Cuba.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)