El embajador dijo que solicitó a Interior más vigilancia en la embajadaF

Francia pidió seguridad adicional

Tras los ataques terroristas del viernes pasado en París, la embajada de Francia pidió al Ministerio del Interior reforzar la seguridad en el edificio de la representación, en el Liceo Francés y en la residencia del embajador, Sylvain Itté, dijo ayer el propio funcionario. El embajador insistió en que si bien nada indica que existan en Uruguay riesgos especiales "no hay un espacio en el planeta" que esté libre de la posibilidad de ser atacado por los terroristas.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
La colectividad francesa y otros ciudadanos se acercaron a Pocitos para homenajear víctimas.

Ayer al caer la tarde, con la presencia de Itté, las grandes y ya emblemáticas letras blancas con el nombre de la capital uruguaya en la rambla de Pocitos se iluminaron con los colores rojo, azul y blanco de la bandera francesa. Representantes de todos los partidos políticos firmaron un libro de condolencias que sostenía una funcionaria de la embajada francesa. Se pudo ver al ex candidato presidencial colorado, Pedro Bordaberry, a la senadora oficialista, Mónica Xavier, al intendente montevideano, Daniel Martínez y su esposa la consejera del Codicen, Laura Motta, a los diputados blancos Jaime Trobo, Pablo Abdala y Jorge Gandini, al presidente del Comité Central Israelita, Sergio Gorzy, al cantante Daniel Viglietti, a los ex intendentes Ricardo Ehrlich y Ana Olivera, al canciller Rodolfo Nin Novoa, al vicecanciller José Luis Cancela, al ex candidato a intendente por el Partido de la Concertación, Edgardo Novick y al ex secretario general del Partido Colorado, Max Sapolinsky. Abdala escribió: "Con Francia, contra el terrorismo y la barbarie". Además había varias banderas de Líbano (su capital, Beirut, fue objeto de un ataque con bombas del Estado Islámico la semana pasada) y de Armenia. También había representantes de la embajada de Alemania y Rusia y estaba el ex canciller Didier Opertti.

Los asistentes cantaron el himno francés ("La Marsellesa") y el uruguayo y apenas terminaron de hacerlo, el diputado Trobo gritó: "!viva Francia, viva la libertad". Había niños que sostenían cartulinas en las que se podía leer "Je suis Paris" ("yo soy París") con los colores de la bandera francesa. Luego los niños prendieron velas al pie de las letras, en recuerdo de las víctimas del ataque del viernes. Itté iba entre los distintos grupos de personas agradeciendo su apoyo y recibiendo saludos.

El embajador señaló que su país está dispuesto a hacer "autocrítica" pero que en este momento es una nación "agredida" y advirtió que "estamos viviendo en cierto manera en otra guerra en la que atacan símbolos democráticos". Según Itté, los países democráticos se enfrentan "a un nuevo fascismo, a un nuevo oscurantismo que es un totalitarismo loco".

También hizo notar que la gran mayoría de las víctimas de los ataques eran muy jóvenes, "algo que es una injusticia, un escándalo y que nos tiene profundamente tristes". El combate contra el terrorismo, reflexionó, "es desequilibrado porque los terroristas no tienen reglas" y hay que combatirlos "con las armas de los demócratas". "Tienen una lógica totalmente distinta que la nuestra y les resulta fácil organizarse", comentó. "Lo que prevalece es la tristeza pero también la voluntad de vencer a los terroristas. No ganarán", sostuvo.

DECLARACIÓN SOCIALISTA.

El Partido Socialista emitió una declaración en la que repudia los ataques terroristas. "No debe quedar organización social ni política fuera de la condena al terrorismo. Expresamos nuestras condolencias a las familias de las víctimas y a todo el pueblo francés", dice la declaración. "Es en el marco de las Naciones Unidas, que se debe analizar y diseñar medidas para combatir este flagelo de la humanidad que es el terrorismo, involucrando al total de las naciones y exhortando a aquellas que tienen ante las definiciones de ONU, poder de veto, a definirse claramente entre la paz y el terrorismo", agrega.

Blancos piden que el parlamento condene

El Partido Nacional presentará en la Cámara de Representantes un proyecto de resolución para rechazar los ataques ocurridos en París el pasado viernes y expresar solidaridad al pueblo francés. "No es un problema de otros, como lamentablemente ha dicho un político importante del partido del gobierno; es un problema tan nuestro como el de las víctimas inocentes de los atentados de París", dijo el diputado Jaime Trobo, en alusión a comentarios recientes del ex presidente José Mujica que había pedido que Uruguay sea neutral en el combate el Estado Islámico. El proyecto blanco dice que los ataques "pretenden causar temor, afectando la libertad de los individuos en cualquier lugar que vivan".

Los países occidentales no deben intentar explicar el terrorismo islámico sino condenarlo y actuar decididamente para combatirlo, entiende el ex canciller Didier Opertti. "No hay lugar para eufemismos ni para explicaciones alambicadas. La explicación del terrorismo no son las cruzadas que ocurrieron hace 1000 años, ni el capitalismo, ni las dificultades que tienen para insertarse los inmigrantes en los países occidentales. Es el fanatismo. Miran a Occidente con odio. No es una guerra entre religiones. Guste o no, esto le da parte de razón a Samuel Huntington (politólogo estadounidense) y su teoría del "choque de las civilizaciones", opinó. "Hay un fanatismo que desprecia la vida como demuestra que los atacantes estén dispuestos a perder la suya mientras que para nuestra civilización la vida es un valor superior", señaló Opertti.

"La peor solución sería no hacer nada. No nos podemos cubrir de indiferencia, ni actuar de manera egoísta ante un terrorismo que quiere constituirse en fiscal acusador de Occidente. Sus crímenes son delitos internacionales que deben ser castigados con el Derecho Internacional. Uruguay entra al Consejo de Seguridad en enero. Tiene que dejar en claro su posición, no solamente con palabras, sino que tiene ayudar en la medida de sus posibilidades. Esto nos afecta a todos. El terrorismo ataca a gente normal. Los gobiernos deben ejercer la legítima defensa", consideró.

Opertti reflexionó que "los gobiernos no pueden mostrar antes sus pueblos inoperancia; lo que los pueblos necesitan es tranquilidad y sosiego". Por lo tanto, el combate al terrorismo "debe ser la primer tarea de los países, en particular de aquellos donde está el ISIS: Irak y Siria".

"Es una tarea compleja. Nadie tiene la solución mágica. Habrá que negociar las características y los límites de las acciones pero no se puede permanecer ajenos", opinó Opertti.

"Hay escalas de problemas. Éste ocupa el primer lugar. Afecta a países democráticos y autoritarios en los que quiere instaurar un miedo paralizante", sostuvo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)