Los galos reforzaron desde ayer su participación militar en costas de Irak

Francia despliega principal portaaviones contra el EI

Francia desplegó ayer en el Golfo su portaaviones Charles de Gaulle, como parte de las operaciones de la coalición internacional contra el grupo yihadista Estado Islámico (EI) en Irak. "La integración del Charles de Gaulle en la operación (francesa) Chammal (en Irak) comienza esta mañana (ayer)", declaró un cercano colaborador del ministro francés de Defensa Jean-Yves Le Drian.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Los cazas franceses estarán así más cerca de los bastiones de EI en Irak. Foto: AFP.

Los primeros aviones de combate Rafale despegaron por la mañana del Charles de Gaulle, que navega a unas 120 millas náuticas (200 km/h) al norte de Bahréin, en el Golfo, camino de Irak. Desde su nueva posición, los aviones franceses podrán alcanzar sus objetivos en una hora y media de vuelo, la mitad que desde la base emiratí de Al Dhafra, empleada por la aviación francesa.

El Charles de Gaulle, que zarpó el 13 de enero de Toulon (sur de Francia) para una misión de unos cinco meses, permanecerá varias semanas en el Golfo, al lado del portaaviones estadounidense "Carl Vinson", como parte de la coalición internacional antiyihadista dirigida por Estados Unidos, indicó una fuente militar francesa.

Con dos aviones de combate Rafale y nueve Super Étendard a bordo, París va a aumentar su dispositivo aéreo en la región, que contaba con nueve Rafale en los Emiratos Árabes Unidos y seis Mirage 2000D en Jordania. Francia lanzó a mediados de septiembre la operación Cham-mal en Irak. Sus aviones han efectuado un centenar de misiones de reconocimiento y otros tantos bombardeos en el país para apoyar al ejército local y los peshmergas kurdos que combaten al EI, se indicó una fuente cercana a Le Drian.

El país es, junto a Australia, uno de los que más efectivos aportan a la coalición de 32 países, aunque es Estados Unidos quien realiza el grueso de los ataques aéreos.

Desde agosto de 2014, la campaña militar internacional se tradujo en más de 2.000 bombardeos en Irak y en Siria. Los cazas franceses solo intervienen en Irak, porque París considera que una operación en Siria podría reforzar al régimen de Bashar al Asad frente a los rebeldes.

Los bombardeos buscan detener el avance del EI destruyendo depósitos de municiones, vehículos y los pozos de petróleo que controlan, la mayor base financiera del grupo yihadista.

Los países de la coalición, que excluyen enviar tropas terrestres a la zona, también emprendieron misiones de consejo y adiestramiento del ejército iraquí, que demostró su incapacidad para afrontar el EI el pasado verano.

El Estado Mayor de EE.UU. espera que las fuerzas iraquíes estén en condiciones de lanzar una ofensiva terrestre en la ciudad estratégica de Mosul entre abril y mayo, antes del Ramadán y los calores extremos del verano. El Charles de Gaulle, auténtica base aérea flotante, contará con el apoyo de un submarino nuclear de ataque, una fragata de defensa antiaérea (Chevalier Paul) y otra antisubmarina (la nave británica Kent), así como de un buque petrolero para abastecimiento. La operación implica a unos 2.700 marinos, entre ellos 2.000 a bordo del portaaviones francés. Francia tiene a 3.500 soldados en la misión Chammal, tantos como en la operación Barkhane en países del África subsahariana (Mali, Mauritania, Níger, Chad y Burkina Faso), otro importante escenario de la lucha antiyihadista.

YIHADISTAS.

París confiscó el pasaporte y los documentos de identidad a seis franceses que se disponían a viajar a Siria, una medida que se aplica por primera vez en Francia y que podría extenderse a otros 40 presuntos candidatos a la yihad.

"Si (ciudadanos) franceses se van para cometer actos de violencia en Irak y en Siria, a su regreso serán un peligro aun mayor" y podrían "cometer actos terroristas", declaró ayer el ministro francés del Interior, Bernard Cazeneuve, cuyo objetivo es evitar el regreso de yihadistas "animados solamente por instintos de violencia". Estado Islámico, Francia, despliegue miitar, Irak, coalición internacional

Charlie Hebdo: Sale una nueva edición

El semanario satírico "Charlie Hebdo" regresará mañana a los quioscos franceses con el mensaje "Volvemos a empezar" en su portada, en la que aparecen algunos de sus blancos favoritos como el expresidente Nicolas Sarkozy, un yihadista, el Papa o la líder de ultraderecha Marine Le Pen. La revista tiene previsto lanzar una tirada inicial de 2,5 millones de ejemplares, después de superar los ocho millones en su histórico número tras el atentado yihadista de enero, que mostraba una caricatura de Mahoma llorando en su primera página.

La nueva portada, concebida por la dibujante Luz —una de las supervivientes de la masacre—, enseña a un perro con el "Charlie Hebdo" entre sus dientes mientras huye de una jauría rabiosa encabezada por Sarkozy con forma de caniche y Le Pen encarnada en un pitbull. Tras ellos, un yihadista, que a diferencia de los anteriores ni siquiera tiene cabeza humana sino canina, el Papa y un micrófono del canal de noticias "BFMTV", entre otros, tratan de capturar al perro con la revista. "Hace falta que se hable del regreso de Charlie, pero para decir que Charlie vuelve a hacer su trabajo contra la estupidez, contra el Frente Nacional...", aseguró la dibujante Luz al diario "Libération", que alberga el semanario desde el atentado en el que murieron cinco de los más conocidos caricaturistas. Según este mismo periódico, dos nuevos dibujantes se han incorporado al equipo del "Charlie Hebdo": el argelino Dilem y Pétillon, quien hasta ahora colaboraba con la otra gran publicación satírica francesa, "Le Canard enchaîné". [EFE]

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)