LA BITÁCORA

Francia para descifrar

La imagen que recorre el mundo es la de una Europa que suspira aliviada por el resultado de la primera vuelta. Emmanuel Macron es el "muchachito heroico" que venció a la extremista que intenta poner a Francia en la ola antisistema.

En Holanda, Mark Rutte fue quien cortó el paso a Geert Wilders y la ultraderecha antieuropeísta que surfea sobre la ola del Brexit y de Trump, proponiendo un modelo político co-mo el de Vladimir Putin. Sin embargo, la ofensiva populista dejó en Francia una marca mayor. Wilders logró superar a un par de partidos tradicionales holandeses, pero fue abatido por la centroderecha liberal, que es parte del sistema. En cambio en las urnas francesas se derrumbaron las dos fuerzas tradicionales: la derecha gaullista y el Partido Socialista.

A la voz de la intolerancia que sepultaría el espíritu volteriano, le cortó el paso al Elíseo un joven casi desconocido con el partido que fundó el año pasado. Es muy posible que el balotaje termine de conjurar el riesgo de que triunfe el discurso de la xenofobia, la eurofobia y la desglobalización. Pero el antisistema creció notablemente. Y ese no es un dato menor.

En el 2002, Jean-Marie Le Pen dio el batacazo desplazando a los socialistas y disputando la segunda vuelta. Pero lo hizo con el 16% de los votos y al balotaje lo perdió abrumadoramente, con el 17,8 frente al 82% de Jacques Chirac. En cambio, la hija de Le Pen superó el 21% de los votos, quedando apenas tres puntos por debajo del ganador, lo que implica un empate técnico.

A eso hay que sumar que a la derecha tradicional que postuló a Fillon, la empató Francia Insumisa, el brazo galo del partido antisistema español Podemos. Su líder, Jean-Luc Mélenchon, que superó por trece puntos al Partido Socialista de Mitterrand y del presidente Hollande, proclama un populismo de izquierda que reivindica al chavismo.

Aunque parezcan polos opuestos, a Mélenchon y Le Pen los acerca el populismo antieuropeísta y antiglobalización. Seguramente, los votantes de Francia Insumisa dirán en las encuestas que en el balotaje votarán a Macron, pero es probable que el grueso de esos votos sea en blanco o vaya a la ultraderecha. También es probable que no le alcance para ganar el balotaje, pero en la primera vuelta, la suma del voto antisistema, por derecha y por izquierda, partió a Francia casi por la mitad.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)