LA INJERENCIA RUSA EN EE.UU.

Fisuras en el equipo de Trump por el Rusiagate

Se arrepiente de haber nombrado a Sessions fiscal general.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Trump prueba una máquina para aplastar botellas de vidrio. Foto: AFP

El escándalo por la investigación sobre la injerencia rusa en el proceso electoral en Estados Unidos, está creando fisuras en el equipo de Donald Trump. Es más, parece que el propio Trump se está encargando de provocarlas, como por ejemplo con sus críticas al fiscal general Jeff Sessions por haberse excusado de intervenir en la investigación. Y todo a menos de una semana de que vayan a declarar al Senado su hijo mayor, Donald Trump Jr., y su yerno, Jared Kushner, ambos comprometidos en el caso.

Este miércoles, en víspera de cumplir seis meses en la Casa Blanca, Trump dijo en una entrevista con The New York Times que nunca habría designado a Sessions como fiscal general si hubiera sabido que éste se iba a recusar de la investigación.

"¿Cómo tomas un trabajo y luego te recusas a ti mismo? Si él se hubiese recusado antes del trabajo, yo hubiera dicho: Gracias, Jeff, pero no voy a llevarte", dijo Trump al Times. "Es extremadamente injusto, y eso es una palabra leve, para el presidente", agregó.

Sessions se abstuvo de supervisar la investigación rusa en marzo después de que el Washington Post informó que se reunió dos veces con el embajador ruso Sergei Kisliak durante la campaña.

Trump ya venía descontento con Sessions desde hace un tiempo. Su actuación ante el Comité de Inteligencia del Senado en junio, no convenció al presidente. "Jeff Sessions dio algunas respuestas malas", dijo Trump al Times.

Sessions se había negado en particular a responder a las insistentes preguntas de los senadores sobre sus conversaciones con Trump, citando la confidencialidad de estos intercambios.

Donald Jr. al Senado.

El hijo mayor del presidente, Donald Trump Jr., será escuchado por el Comité de Justicia del Senado el próximo miércoles, al igual que el exjefe de campaña de Trump, Paul Manafort. Ambos asistieron a la polémica reunión con la abogada rusa Natalia Veselnitskaya en junio de 2016 en la que esperaban recibir material comprometedor de Moscú sobre la candidata demócrata Hillary Clinton.

Por su parte, el yerno de Trump, Jared Kushner, testificará el lunes ante el Comité de Inteligencia del Senado, aunque en una sesión a puerta cerrada. Kushner, quien está casado con Ivanka Trump, también asistió a la reunión con la abogada rusa.

Donald Jr. sacudió Washington cuando confirmó la reunión publicando una serie de correos electrónicos en los que se le ofrecía "información de muy alto nivel y muy sensible" que era "parte del apoyo de Rusia y su gobierno al señor Trump". Esta revelación colocó al hijo y al yerno de Trump en el centro de un creciente escándalo que involucra múltiples investigaciones en Estados Unidos sobre si allegados al presidente pactaron con Moscú para perjudicar a Hillary.

Sessions, firme.

Ante las críticas de Trump, Sessions dijo que planea seguir en el cargo. "Amamos este trabajo, amamos este departamento y pretendo seguir haciéndolo mientras sea apropiado", comentó en una conferencia de prensa.

Sessions estaba acompañado por su número dos, Rod Rosenstein, y el director interino del FBI, Andrew McCabe, que también fueron criticados por el presidente en la entrevista con The New York Times. El mandatario republicano destacó las raíces de Rosenstein en el Partido Demócrata y el hecho de que la esposa de McCabe aceptara dinero de un líder demócrata durante una campaña política.

"Confío plenamente en que seguiremos dirigiendo este departamento de manera efectiva", subrayó Sessions.

La investigación sobre Rusia se encuentra ahora en manos del fiscal especial Robert Mueller, director del FBI entre 2001 y 2013.

Uno de ocho no volvería a votarlo.

Una de ocho personas que votaron por Donald Trump dijo, tras sus primeros seis meses en el cargo, que no está segura si lo volvería a hacer, según una encuesta de Reuters/Ipsos. Un 12% dijo que no votaría por el mandatario ahora, que se divide entre un 7% que "no sabe" qué haría y un 5% que apoyaría a otro. Un 88% declaró que volvería a elegir a Trump, desde el 82% que dio esa respuesta en la encuesta de Reuters/Ipsos en mayo.

La nueva generación de "populistas autoritarios".

Donald Trump es parte de una nueva estirpe de líderes que, como Nicolás Maduro, quieren utilizar su mandato democrático para socavar el Estado de derecho. Esa es la opinión de Saman Zia-Zarifi, secretario general de la Comisión Internacional de Juristas (ICJ por sus siglas en inglés), con sede en Ginebra. Zarifi, que nació en Irán y se mudó a Estados Unidos cuando era adolescente, llama a Trump un "populista autoritario". "El nuevo populismo tiene un cierto descaro que es nuevo. No es que están negando que están violando derechos, lo que dicen es que pueden violar derechos porque de alguna manera están empoderados por el pueblo", señaló. Zarifi dijo que esta nueva generación de populistas incluye a Nicolás Maduro de Venezuela, Tayyip Erdogan de Turquía, Rodrigo Duterte de Filipinas, Viktor Orban de Hungría y Jaroslaw Kaczynski de Polonia. "Trump tiene tendencias autoritarias pero aún hay mecanismos de control y equilibrio", estimó Zarifi. "Así es que no es una figura totalmente autoritaria". REUTERS

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)