ASEDIO A LA PRESIDENTA Y ALLEGADOS

La Fiscalía pide investigar a Lula y a ministros de Dilma

Engrosarán la lista de medio centenar de indagados por la causa Petrobras.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Ciudadanos se movilizan contra el gobierno con muñeco inflable que representa a Lula. Foto: Reuters

La Fiscalía solicitó al Supremo Tribunal de Brasil que investigue al expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, a tres ministros del gabinete de Dilma Rousseff y otros 27 políticos por su presunta participación en el escándalo de corrupción de Petrobras.

"El pedido es para agregarlos a la principal investigación (de la causa que investiga el megafraude en Petrobras) que es sobre organización criminal", dijo un asesor de la CorteSuprema brasileña.

El procurador general de la República, Rodrigo Janot, pidió que, además de Lula, se investigue a los ministros de la Secretaría de la Presidencia, Ricardo Berzoni; de Información, Edinho Silva, y al jefe de gabinete de la Presidencia, Jaques Wagner.

Lula, quien fue designado ministro por la presidenta Dilma Rousseff pero aún no pudo asumir por una orden judicial, ya era blanco de dos investigaciones por supuesta corrupción y blanqueo de dinero en dos tribunales corrientes, pero la Fiscalía pidió ahora que lo indague la máxima corte del país.

En la lista hay importantes figuras del Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), que lidera el vicepresidente Michel Temer, quien pudiera asumir el poder la semana próxima si el Senado decide iniciar un juicio político contra Rousseff.

Se trata de Henrique Eduardo Alves, ministro de Turismo hasta que esa formación rompió con Rousseff hace poco más de un mes; el jefe de la Cámara de los Diputados, Eduardo Cunha, y Silas Rondeau, quien fue el titular de Energía durante el Gobierno de Lula.

El fiscal también pidió investigar al asesor personal de la presidenta Rousseff, Giles de Azevedo, y a Erenice Guerra, sucesora de la mandataria en el Ministerio de la Presidencia durante la gestión de Lula.

También aparecen el expresidente de Petrobras José Sérgio Gabrielli y el actual presidente del instituto dirigido por Lula, Paulo Okamotto.

En el documento, Janot destaca que "en el ámbito de los miembros" del gobernante Partido de los Trabajadores (PT) hay nuevos elementos que demuestran que la "organización criminal" que actuó en Petrobras "tuvo un alcance más amplio de lo que se imaginaba" y "con una enorme concentración de poder de los jefes de la organización".

El fiscal general subraya que la "organización criminal" enquistada en la petrolera estatal "jamás" podría haber funcionado por tanto tiempo y de "una forma tan amplia y agresiva" en el ámbito del Gobierno federal sin la participación del expresidente Lula.

En caso de que la Suprema Corte acepte el pedido de Janot, los citados engrosarán un grupo de medio centenar de investigados por su presunta implicación en la corrupción en Petrobras ya en manos del tribunal, aunque algunos de ellos ya aparecen en la lista inicial, como el caso de Cunha.

¿Renuncia?

Según el diario O Globo, Rousseff —involucrada en un juicio político con fines de destitución— analiza renunciar y convocar nuevas elecciones en cinco meses.

El periódico brasileño, que cita fuentes anónimas del Palacio de Planato (sede del Ejecutivo) informó que la presidenta pretende hacer el anuncio por cadena nacional este viernes, cinco días antes de que el plenario del Senado vote si la somete al impeachment o no (la mayoría de los sondeos en esta cámara aseguran que es lo más probable).

Rousseff, enjuiciada por haber maquillado las cuentas públicas para esconder el déficit fiscal, está dispuesta a renunciar si es que también lo hace Michel Temer, actual vicepresidente y líder del PMDB, la fuerza que rompió el vínculo con el gobierno brasileño en las últimas semanas.

Según este plan, con ambas renuncias aseguradas el Poder Ejecutivo enviaría al Parlamento una enmienda constitucional que garantizaría el desarrollo de comicios, que se realizarían junto a las elecciones municipales el 2 de octubre.

La propuesta ha sido elaborada por legisladores de partidos menores y en las últimas semanas contó con el respaldo del PT. "Está creciendo el apoyo. Dejemos que el pueblo elija", dijo el senador petista Paulo Paim.

Así se han manifestado la mayoría de los brasileños. Según una encuesta realizada recientemente por Ibope, el 62 % de los brasileños quisiera que se desarrollen nuevas elecciones para solucionar la crisis política que atraviesa el país, que a su vez está acorralado por una recesión económica.

"Brasil es un ejemplo de lo que causa corrupción".

La secretaria de Comercio de EE.UU., Penny Pritzker, opinó ayer que la crisis política en Brasil es un ejemplo de "lo que la corrupción puede hacer a un país", y que llevará tiempo superar los efectos "desestabilizadores" que ha generado el proceso contra la presidenta brasileña, Dilma Rousseff.

"Brasil es un país maravilloso (...) y estamos viendo las implicaciones de lo que la corrupción puede hacer a un país, y tan rápido, de forma desestabilizadora", dijo Pritzker durante la 46 Conferencia de las Américas que se celebra en el Departamento de Estado de EE.UU., en Washington.

"Es un país enorme, y es extremadamente importante para la región. Nuestra esperanza es que puedan superar esto, pero me parece que va a llevar tiempo", agregó la titular de Comercio en referencia a la crisis económica y al proceso para embarcar a Rousseff en un juicio político en el Senado.

Principal líder opositor también es indagado.

Además de Lula y miembros del gobierno de Rousseff, la Fiscalía de Brasil ha pedido una investigación contra el principal líder de la oposición, el senador Aécio Nieves, del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), por corrupción y lavado de dinero.

La petición del fiscal general de la República, Rodrigo Janot, para investigar a Neves llega precisamente en el momento en el que el PSDB da los pasos finales para unirse a un posible Gobierno liderado por el actual vicepresidente, Michel Temer, en caso de destitución de la actual presidenta Dilma Rousseff.

Todas las solicitudes de investigación se basan en la confesión del antiguo líder del Gobierno en el Senado y exmiembro del gobernante Partido de los Trabajadores (PT), Delcídio do Amaral, y aún necesitan del aval del juez responsable por el caso Petrobras en el Supremo, Teori Zavascki, para que arranque el proceso.

Las sospechas contra Neves se centran en supuestas irregularidades en Furnas, una hidroeléctrica estatal. En 2005, Neves pidió a Lula que mantuviera a Dimas Toledo en la cúpula directiva de Furnas. Toledo, según el delator, operaba una trama de desvío de dinero en la empresa.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)