UN PAÍS EN CRISIS

El fiscal pide autorización a la Corte para interrogar a Temer

Hasta ahora, solo permitió pericias a la grabación que hizo un empresario.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
El presidente Temer enfrenta una perspectiva adversa. Foto: Reuters

El Procurador General de la República (fiscal), Rodrigo Janot, solicitó la autorización de la Corte Suprema de Brasil para tomar el testimonio del presidente Michel Temer, investigado por corrupción, de acuerdo con lo que informaron fuentes oficiales.

El fiscal general, en una carta dirigida al magistrado Edson Fachin, el miembro del Supremo Tribunal Federal (STF) que instruye la investigación abierta contra Temer por corrupción, pidió autorización para poder interrogar al jefe de Estado "en los moldes que sean definidos" por la Corte Suprema.

Janot no estableció la fecha en la que pretende escuchar al mandatario a la espera de que, confía, la máxima corte defina el momento, el lugar y la forma en que podrá realizar el procedimiento.

La solicitud fue hecha dos días después de que la propia Corte Suprema atendió un pedido de la defensa del presidente para evitar que el gobernante sea obligado a prestar testimonio ante la Policía Federal.

Los abogados presentaron un recurso ante el máximo tribunal luego de que un escribano de la Policía Federal entró en contacto con uno de los estudios encargados de la defensa del mandatario para intentar definir una fecha para el testimonio.

En respuesta a la petición de la defensa, Fachin aclaró que hasta ahora no ha autorizado a la policía a escuchar el testimonio del mandatario.

La Corte Suprema abrió una investigación contra el gobernante por los delitos de corrupción y obstrucción a la Justicia para intentar aclarar las denuncias del empresario Joesley Batista —del gigante de la carne JBS— que lo salpicó en supuestas corruptelas.

El fiscal Janot también pidió que se defina una fecha para la declaración del senador Aécio Neves.

Sin validez.

La denuncia está basada en la grabación de una conversación del empresario con Temer, pero la defensa del presidente alega que la prueba es inválida porque el audio fue editado, y le pidió a la Corte Suprema que suspenda la investigación hasta que peritos oficiales se pronuncien sobre su validez.

Los abogados de Temer alegan que el gobernante no puede prestar testimonio mientras la Policía Federal no determine si la grabación fue editada y si es válida como prueba.

Fachin aclaró que la única diligencia que ha autorizado hasta ahora en la investigación contra el presidente es la pericia de la grabación, por lo que la Policía Federal no cuenta hasta ahora con un mandato que le permita llamar a Temer para que preste testimonio.

En su petición para que la Corte lo autorice a interrogar al presidente, el fiscal argumenta que el jefe de Estado ya confirmó públicamente que, en la conversación que tuvieron, el empresario le confesó algunas ilegalidades y que el presidente fue omiso al no denunciarlas ante las autoridades competentes.

Para el fiscal, se trata de una "confesión extrajudicial" que compromete al jefe de Estado.

El escándalo que tiene a Temer contra las cuerdas estalló la semana pasada con la divulgación del audio de una conversación que tuvo con un empresario en su residencia oficial, en la que parece consentir diversas maniobras ilegales.

Joesley Batista grabó la conversación con Temer para presentar pruebas en el marco de un acuerdo de cooperación con la Justicia por el que busca una reducción de condena por delitos de corrupción.

Batista y otros directivos de JBS afirman, entre otras cosas, que le pagaron sobornos a Temer desde 2010 y que en los últimos años financiaron en forma ilegal a 1.829 políticos.

El director de JBS, Ricardo Saud dijo en su declaración ante la Justicia, que las donaciones a las campañas suman unos 600 millones de reales (equivalentes a 184 millones de dólares) y que casi todo fueron sobornos, con excepción de 15 millones de reales (4,5 millones de dólares).

Asimismo, reveló que gracias a ese dinero, fueron elegidos 167 diputados federales y también se destinó dinero a 28 senadores, que se presentaron a diferentes elecciones, y a 16 gobernadores electos.

El escándalo puso a temblar el Gobierno de Temer, cuya renuncia es demandada por diversos grupos, y provocó una ruptura en la mayoritaria coalición partidaria que lo apoya en el Congreso.

El gobierno confía en aprobar reformas jubilatoria y laboral.

El presidente Michel Temer quiere dar una idea de normalidad en medio de la tormenta y por ello, en la noche del jueves pasado, destacó el avance de los trabajos legislativos en espera de los debates sobre las polémicas reformas del sistema de jubilaciones y de la legislación que el gobierno impulsa, y que son reclamadas por los empresarios.

El gobierno espera lograr la aprobación de esas reformas, que considera fundamentales para el crecimiento de Brasil. El ministro de Hacienda, Henrique Meirelles, expresó su confianza en una votación favorable en el Parlamento para las reformas. "Esta agenda es cada vez más una agenda nacional. No es solo a favor o en contra del Gobierno", sostuvo. "Con las reformas que estamos proponiendo y la reducción del tamaño del Estado, podemos aumentar la tasa de crecimiento potencial de la economía en los próximos años y llegar a tasas de entre el 3,5% y el 4%". Fuentes: AFP y EFE

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)