vea el video 

Fiscal General egipcio blanco de los yihadistas

El principal fiscal público de Egipto murió debido a las heridas que sufrió en un ataque con coche bomba contra su caravana mientras salía de su casa ayer.

El fiscal general Hisham Barakat fue el funcionario de más alto rango muerto por un ataque de milicianos desde que el presidente Abdel Fattah al Sisi, ex comandante en jefe del Ejército, derrocó al presidente islamista Mohamed Mursi a mediados de 2013 tras protestas masivas contra su mandato.

Jueces y otros funcionarios han sido atacados cada vez más por militantes islamistas que se oponen a Al Sisi y, aparentemente, molestos por largas sentencias a prisión impuestas a miembros de los ahora proscritos Hermanos Musulmanes.

El mes pasado, la filial egipcia del grupo Estado Islámico (EI) llamó a sus seguidores a atacar a jueces, abriendo un nuevo frente en una insurgencia islámica en el país más poblado del mundo árabe.

El grupo terrorista hizo detonar una carga explosiva a distancia contra el auto del fiscal Barakat. Foto: AFP.
El grupo terrorista hizo detonar una carga explosiva a distancia contra el auto del fiscal Barakat. Foto: AFP.

Mursi, un líder de los Hermanos Musulmanes que fue elegido libremente como presidente de Egipto en 2012, fue sentenciado a muerte este mes por un escape masivo de prisión en 2011.

Los Hermanos Musulmanes han negado cualquier vínculo al reciente derramamiento de sangre y han reiterado lo que llaman un compromiso de larga data con la no violencia.

El ataque de ayer provocó temores de más agitación en Egipto, que ha vivido episodios de violencia desde la revuelta popular de 2011 que derrocó a Hosni Mubarak para recuperar la estabilidad y reactivar la economía del país.

Medios estatales confirmaron la muerte de Barakat, de 64 años, en un hospital en el distrito residencial de Helipolis, donde había sido sometido a una cirugía horas antes, e informaron que tendrá un funeral militar. Nadie se atribuyó la responsabilidad por el ataque.

Planificado.

Fuerzas de seguridad dijeron que desconocidos detonaron en forma remota una bomba en un coche estacionado mientras la caravana de Barakat salía de su casa. Inicialmente, habían dicho que un atacante con bomba había impactado su vehículo contra la caravana.

La agencia estatal de noticias Mena dijo que la explosión de la bomba había provocado heridas al menos a nueve personas, entre policías y civiles.

"Este tipo de ataques despiadados no disuadirán al Estado de seguir en su camino hacia el desarrollo, la adopción de derechos y a cumplir con las esperanzas y aspiraciones del pueblo egipcio", dijo la oficina de Sisi en un comunicado.

"El terrorismo mató al principal hombre de nuestra fiscalía, pero, pese a eso, no nos asustaremos y continuaremos nuestro trabajo", dijo el juez Ashraf Abdelhady al salir del hospital. El lugar de trabajo de Barakat también fue blanco de ataques este año cuando un coche bomba explotó cerca de la Corte Suprema en el centro de El Cairo y dejó dos muertos.

Egipto enfrenta una insurgencia basada en la península del Sinaí, que ha acabado con la vida de cientos de policías y soldados desde que el Ejército derrocó a Mursi.

El grupo más activo es Provincia del Sinaí, que prometió lealtad al EI. Ayer, luego del atentado contra el fiscal, al menos dos personas murieron y 12 resultaron heridas en una explosión causada probablemente por una bomba al costado de la carretera cerca de Sheikh Zuweid, en el norte de Sinaí, dijeron fuentes de seguridad.

Unesco denuncia crímenes de guerra.

La Unesco denunció en una resolución adoptada en Bonn los "ataques bárbaros" perpetrados por los yihadistas del grupo Estado Islámico (EI) contra sitios arqueológicos en Siria e Irak, comparándolos con "crímenes de guerra". El texto, adoptado en la 39ª sesión del Comité de Patrimonio Mundial de la Unesco inaugurada el domingo, condena "los ataques bárbaros, la violencia y los crímenes perpetrados (...)" por el EI, que multiplica las exacciones contra los sitios arqueológicos, religiosos o históricos situados bajo su "califato", a caballo entre Siria e Irak. "Los ataques intencionados contra edificios consagrados a la religión, la enseñanza, el arte, la ciencia o la acción caritativa y contra monumentos históricos pueden constituir crímenes de guerra", afirmó Unesco. El texto menciona la "profunda preocupación" de la agencia "por el sitio del patrimonio mundial" de la ciudad antigua de Palmira (Siria). AFP

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)