VIDEO

El final de una banda terrorista

Después de 50 años de acción violenta, de 856 asesinatos, de destrucción y extorsiones, la ETA entregó sus armas en Francia.

La banda terrorista ETA, que entregó ayer sábado datos de geolocalización en Francia de varios depósitos de armas, ha tenido una trayectoria de más de medio siglo de violencia, con al menos el asesinato de 856 personas, decenas de secuestros y la extorsión a empresarios para recaudar fondos.

Los "mediadores" para el desarme", los autodenominados "artesanos de la paz", han entregado en el Ayuntamiento de Bayona (Francia) al Coordinador de la Comisión Internacional de Verificación (CIV), Ram Manikkaligam, un listado con las coordenadas de ocho de los depóstios de armas de ETA, que contienen 120 armas de fuego, tres toneladas de explosivos y varios miles de municiones y detonadores.

De manera "inmediata" el "verificador" ha puesto el listado a disposición de las autoridades galas, que han movilizado a 180 policías para acudir a los puntos indicados e incautar las armas, custodiadas por 172 ciudadanos que han esperado la llegada de los gendarmes junto a los zulos "para acreditar y comprobar que son las autoridades francesas las que se van a adueñar" de los arsenales.

Las armas estaban en zonas boscosas de las localidades de Etcharry, Audaux-Castetbon, Viellenave de Navarrenx, Maslacq, Lahontan, Barcus, Araujuzon y Saint-Pee-Sur-Nivelle, acordonadas por observadores vestidos con chalecos reflectantes y señaladas con un cartel con la leyenda "zona de desarme".

En París, la justicia francesa informó de que comunicará a la española los diferentes peritajes que se van a realizar respecto a ese arsenal, para que los pueda utilizar y lo que permitirá que se puedan aclarar algunas acciones de la organización terrorista que aún están por esclarecer.

La Fiscalía antiterrorista de París indicó también que desde el pasado 4 de abril ha abierto una investigación preliminar, en el marco de la cual la policía está realizando el registro de esos ocho zulos, ubicados en el departamento de los Pirineos Atlánticos, del que forma parte el País Vasco francés.

"La restitución de armas a la justicia, bajo cuya responsabilidad está trabajando actualmente la Policía Judicial, no puede más que enmarcarse en el respeto del Estado de Derecho", dijo el ministro del Interior de Francia, Matthias Fekl.

Policías y gendarmes de cuerpos antidisturbios, así como una decena de equipos de artificieros y "numerosos efectivos" de la Policía Judicial y de los servicios de seguridad interior de Francia, se han llevado todo el armamento.

La jornada organizada en Bayona ha concitado la presencia de delegaciones de EH Bildu (independentistas), con Arnaldo Otegi a la cabeza, y Podemos (izquierda), mientras que el PNV (nacionalistas) ha estado representado por su presidente en el País Vasco francés, Paco Arizmendi. Estas formaciones han asistido al acto "masivo" organizado por los "mediadores" en una plaza de Bayona, en el que se ha leído un manifiesto saludando el desarme.

Durante la lectura del manifiesto han subido al escenario medio centenar de personas, algunas representantes de organizaciones vascas, como el expreso de ETA Jesús María Zabarte, conocido como el "carnicero de Mondragón", un terrorista al que se le impuso una condena de 615 años de prisión al imputársele 17 asesinatos.

El texto señala que "todos ganan" si "la política penitenciaria se vuelca al presente" y "termina el alejamiento" de los reclusos de la banda terrorista y la salida de las prisiones de los reclusos enfermos. "Esto también debe ser posible", ha señalado el profesor navarro Fernando Armendariz, quien leyó el manifiesto en castellano. El documento subraya que la paz "no es la ausencia de violencia, aunque con violencia no puede haber paz," por ello, "el desarme es imprescindible".

El manifiesto ha mostrado su compromiso para "reconocer a todas las víctimas", "las de estas armas y las de las otras armas" y ha asegurado que "no pervertirá su historia en beneficio propio".

Sangriento.

A lo largo de su historia de terror, ETA mató a centenares personas, cometió secuestros ennombre de la "lucha armada", como los terroristas definían su actividad violenta con el objetivo de liberar el territorio de lo que en vasco denominan Euskalherria, que identifica con las regiones españolas del País Vasco y Navarra y las provincias francesas de Baja Navarra, Lapurdi y Suberoa.

Creada a finales de los años 50 del siglo pasado por un grupo de jóvenes disconformes con el moderado Partido Nacionalista Vasco (PNV), ETA cometió su primer crimen reconocido en 1968 con el asesinato de un guardia civil, aunque en 1960 las autoridades españolas atribuyeron a la banda la muerte de una niña por la explosión de una bomba en una estación de tren de San Sebastián.

Desde entonces la banda mató a centenares de personas, con años especialmente sangrientos, como 1980 (con 92 muertos) y 1979 (con 76).

Y en todo ese período algunos hitos, como el asesinato en 1973 del que fuera presidente del Gobierno, Luis Carrero Blanco; los 21 muertos tras una bomba en un centro comercial de Barcelona en 1987 y las muertes, en 1996 y 1997, del expresidente del Tribunal Constitucional, Francisco Tomás y Valiente, y del concejal de Partido Popular en Ermua (norte), Miguel Ángel Blanco, que fueron un golpe a muchas conciencias y generaron un enorme movimiento ciudadano de repulsa.

En los años 90, ETA se fue debilitando gracias a la creciente presión de la Policía y la Justicia españolas y, en especial, a la colaboración de Francia en ambos terrenos, ya que el país vecino a España fue durante años la retaguardia ideal para sus comandos.

Aparte de ese acoso legal los etarras también sufrieron en los años 80 el de los GAL, un grupo de "guerra sucia" que mató al menos a una docena de activistas y cometió atentados en lugares de ambiente independentista y en el que, según demostró la Justicia española, hubo participación de funcionarios de los servicios de seguridad del país.

Los gobiernos de los socialistas Felipe González (1982-96) y José Luis Rodríguez Zapatero (2004-11) y del conservador José María Aznar (1996-2004) llevaron a cabo intentos fallidos de negociación, que depararon momentos de tregua.

El 16 de marzo de 2010 un policía francés fue la última víctima de ETA, que en enero del año siguiente decretó un alto el fuego permanente y, el 20 de octubre de 2011 declaró el "cese definitivo de la actividad armada".

Conscientes desde hace años de que con las armas ya no conseguirían el objetivo del Estado vasco independiente, la principal reivindicación de ETA y los grupos políticos que le apoyan, ha sido la situación de sus 360 presos, repartidos en decenas de prisiones de España y de Francia.

Funcionarios policiales y expertos de Francia realizan la riesgosa operación de identificar explosivos en los Pirineos Atlánticos. Foto: Reuters.
Funcionarios policiales y expertos de Francia realizan la riesgosa operación de identificar explosivos en los Pirineos Atlánticos. Foto: Reuters.

Recuerdo de Francia para las víctimas y los policías.

"En este día incontestablemente importante tenemos un recuerdo para todas las víctimas, para sus familiares, para sus allegados, y en particular para los policías y los miembros de la Guardia Civil", dijo el ministro del Interior de Francia, Matthias Fekl (foto). "Esta etapa de neutralización de un arsenal de armas y explosivos es un gran paso". Subrayó que el objetivo es que la operación potencialmente peligrosa se realice con un mínimo riesgo para la seguridad de las personas y los bienes.

RAJOY DIJO QUE NO PUEDEN ESPERAR TRATO A FAVOR NI IMPUNIDAD


"Disimulan su derrota y buscan rédito político".


"La única respuesta lógica a esta situación es anunciar su disolución definitiva, pedir perdón a sus víctimas y desaparecer, en vez de montar operaciones mediáticas para disimular su derrota e intentar sacar rédito político de la misma", afirmó el gobierno de España, que preside Mariano Rajoy, en un comunicado. Rehusó hacer valoración alguna sobre el armamento hasta que éste haya sido analizado por las autoridades y la Justicia de Francia, de acuerdo con las leyes vigentes. Recordó que los etarras no pueden esperar ningún trato de favor y "mucho menos impunidad por sus delitos". Asimismo, sostuvo que la banda "está definitivamente derrotada, sin futuro y con sus dirigentes en prisión".

Hubo reacciones de las fuerzas políticas de España. Javier Maroto, destacado dirigente del Partido Popular, en el Gobierno, dijo que "es un hecho positivo, pero un paso insuficiente" porque el desarme debe ir acompañado del pedido de perdón a las víctimas, una condena explícita y el anuncio de la disolución de la banda.

Por parte de los socialistas, primer partido de la oposición, el que fue presidente del Gobierno vasco, Patxi López, aseguró que la entrega de armas "es la foto de la victoria de la democracia y la derrota del terrorismo", así como un "nuevo paso hacia su desaparición definitiva".

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, manifestó que los guardias civiles, los policías, los fiscales y jueces son los que "verdaderamente han acorralado" a ETA. "Mi respeto, recuerdo y apoyo a todos ellos". Fuente: EFE

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)