FRANCIA

Fillon pide perdón y busca rescatar su candidatura

Sube la presión para que se baje de la carrera presidencial.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Fillon junto a su esposa en un acto en la plaza del Trocadero. Foto: Reuters

El candidato de la derecha a las elecciones presidenciales francesas, François Fillon, pidió perdón ayer domingo a sus seguidores por el escándalo de empleos ficticios que amenaza con hundir su campaña, pero volvió a defender su inocencia.

En un discurso pronunciado ante decenas de miles de personas en la plaza del Trocadero, cerca de la Torre Eiffel, Fillon reconoció haber cometido "un error" al contratar a su esposa, Penelope, como asistente parlamentaria.

Fillon, que anunció el miércoles su probable imputación en este caso, iniciado por sospechas de que pagó cerca de 900.000 euros a su mujer y sus hijos por empleos ficticios, se mostró convencido de que acabará siendo exculpado.

"El problema es que para entonces será demasiado tarde, las elecciones habrán sido manipuladas", declaró el candidato de 63 años.

En los últimos días, varios miembros de su partido, Los Republicanos, retiraron su apoyo a Fillon, después de que las encuestas lo situaran fuera de la primera vuelta de los comicios el próximo 23 de abril.

Esas encuestas colocan a la líder del ultraderechista Frente Nacional, Marine Le Pen, y al centrista Emmanuel Macron en la segunda vuelta.

El ex primer ministro Alain Juppé, derrotado por Fillon en las primarias de la derecha, se mostró dispuesto a sustituir al candidato de Los Republicanos. La cúpula del partido se reunirá hoy lunes para estudiar la situación actual.

Ante la muchedumbre congregada ayer domingo, Fillon quiso mandar un mensaje a los miembros de su partido. "He hecho examen de conciencia (...) ahora os toca a vosotros hacer lo mismo", declaró.

El peligro para los conservadores es perder unas elecciones que esperaban ganar cómodamente antes de que el semanario Le Canard Enchaîné revelara el caso de los supuestos empleos ficticios a mediados de enero.

En la plaza del Trocadero, Fillon lamentó haber sido "atacado por todo el mundo" en las últimas semanas, pero admitió su responsabilidad en "los enormes obstáculos" que han marcado su campaña. "Os debo disculpas, incluida la de tener que defender mi honor y el de mi esposa mientras que, tanto para vosotros como para mí, lo importante es defender nuestro país", declaró.

La esposa de Fillon se expresó por primera vez ayer domingo en una entrevista para el periódico Le Journal du Dimanche. Penelope Fillon negó el carácter ficticio del empleo que le dio su marido y afirma que realizó "tareas muy variadas" para él cuando éste era diputado.

Los diputados franceses tienen derecho a contratar a familiares, siempre y cuando realizan un trabajo real para ellos.

Fillon ha dado a entender en varias ocasiones que las acusaciones contra él se debían a razones políticas, llegando incluso a sugerir que el Gobierno socialista podría estar detrás de la investigación.

La presión judicial ha ido creciendo en torno a Fillon después de que la policía registrara su domicilio parisino el jueves y su mansión en el departamento de la Sarthe el viernes.

Además, deberá comparecer ante los jueces el 15 de marzo para su probable imputación.

Fillon, que había declarado que abandonaría la carrera presidencial si era inculpado por la justicia, ahora dice que se sometería exclusivamente al "sufragio universal", lo que ha aumentado las deserciones en su entorno. En noviembre, ganó las primarias ante el gran favorito Alain Juppé, tras una campaña en la que se había presentado como un hombre irreprochable y había defendido propuestas radicales como la supresión de 500.000 funcionarios.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)