UN NUEVO “POPULISTA”

Filipinas: un presidente al estilo Trump

La elección de Rodrigo Duterte como presidente de Filipinas en las últimas horas es una muestra más de la oleada mundial de populismo que se propaga por el desencanto de los electores con los partidos tradicionales en algunos países.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
El candidato filipino Rodrigo Duterte, ofrece una rueda de prensa. Foto: EFE

Amparándose en su balance como alcalde de Davao (sur), este abogado de 71 años ha conquistado la presidencia con una campaña en la que abogó por soluciones sencillas frente a la delincuencia, la pobreza o la corrupción.

Este hombre, acusado de haber creado escuadrones de la muerte que han causado más de mil muertos, prometió erradicar la criminalidad en seis meses.

"El castigador", que defiende las "ejecuciones sumariales de criminales como la manera más efectiva de luchar" contra el narcotráfico y el crimen, advirtió con tono amenazante el año pasado que de ser elegido presidente podrían perder la vida hasta 100.000 criminales en Filipinas.

Apasionado de las motos y mujeriego confeso, la última polémica que ha provocado sucedió durante un acto de campaña cuando queriendo hacer un chiste le salió un broma de mal gusto sobre la violación y asesinato de una misionera australiana en 1989.

Sus groserías y palabrotas (calificó al Papa de "hijo de puta; aunque ayer le pidió disculpas) y sus bromas de mal gusto sobre las violaciones, junto con su impulsividad (amenazó con romper con Sídney y Washington) han hecho que se le compare con Donald Trump, el precandidato republicano a la Casa Blanca.

En Europa varios movimientos se aprovechan de la exasperación de la población con las élites para ganar votos para la ultraderecha.

"La gente quiere cambio. Quiere una ruptura con el pasado. Está exasperada", analiza Earl Parreno del Instituto para la reforma política y económica, con sede en Manila. "Quieren a alguien como Duterte que les prometa que todo se solucionará entre tres y seis meses".

Pese a un crecimiento económico promedio de 6% en el archipiélago, una cuarta parte de los filipinos sigue viviendo con menos de 1,30 dólares al día.

Ahora, el país enfrenta un nuevo desafío. 

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)