Oriundos de Kazajistán y Uzbekistán, residentes en EE.UU.

FBI detuvo a yihadistas que iban a luchar en Siria

Tres hombres oriundos de Kazajistán y Uzbekistán pero residentes en Nueva York fueron arrestados en Estados Unidos acusados de apoyar a la organización Estado Islámico (EI) y, dos de ellos, de querer unirse a los yihadistas en Siria, informaron este miércoles las autoridades.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Personal de Seguridad Interior custodian el edificio de la Corte Federal de Brooklyn. Foto: Reuters.

Abdurasul Hasanovich Juraboev, de 24 años, Akhror Saidakhmetov (19) y Abror Habibov (30) están acusados de conspirar para proveer material de apoyo a una organización terrorista internacional, según la fiscalía federal del distrito este de Nueva York.

"Los acusados querían unirse al Estado Islámico (...) tomando un avión hacia Turquía (...) y varios de los acusados preveían cometer actos de terrorismo aquí, en Estados Unidos, en caso de no poder viajar, incluso matar a agentes del FBI", dijo el director adjunto del Buró Federal de Investigaciones en Nueva York, Diego Rodríguez, en un comunicado.

El joven Saidakhmetov, ciudadano kazajo pero residente en Brooklyn, fue arrestado el miércoles en el aeropuerto internacional John F. Kennedy de Nueva York antes de abordar un avión hacia Estambul.

Según la fiscalía, Saidakhmetov y Juraboev, un ciudadano uzbeko pero también residente en Brooklyn, planeaban viajar a Turquía y luego a Siria para unirse al grupo EI.

Juraboev compró el pasaje de avión para viajar a Estambul el próximo mes, según la fiscalía federal. Ambos fueron presentados ante el juez ayer miércoles por la tarde.

El tercer sospechoso, Habibov, está acusado de ayudar a costear los esfuerzos de Saidakhmetov para unirse a los yihadistas sirios y estaba previsto que compareciera ante una corte de Florida ayer.

Los tres acusados podrían ser condenados a una pena de hasta 15 años de prisión.

Amenaza latente.

"El flujo de combatientes extranjeros a Siria representa una amenaza en evolución para nuestro país y nuestros aliados", afirmó la fiscal Loretta Lynch.

El gobierno estadounidense estimó recientemente en 20.000 el número de combatientes que viajaron a Siria, procedentes de 90 países. Al menos 3.400 de ellos serían ciudadanos de naciones occidentales. En la lista de países que "aportan" el mayor número está Francia.

El anuncio de las mencionadas detenciones tuvo lugar horas después de que se conociera la creación en el Congreso estadounidense de un "grupo de trabajo sobre la lucha contra el terrorismo y los viajes de combatientes extranjeros".

Según la fiscalía, las autoridades habían empezado a interesarse en Abdurasul Juraboev en agosto pasado, luego de que hubiese publicado comentarios en un sitio uzbeko afín ideológicamente con el grupo EI.

En ese portal, Juraboev dijo en su momento que estaba dispuesto a matar al presidente estadounidense Barack Obama si el EI se lo ordenaba.

Más recientemente, Akhror Saidakhmetov había informado su intención de comprar una ametralladora liviana para matar policías y agentes del FBI si su plan para sumarse el EI no se concretaba, según Lynch.

La preocupación en Occidente por casos de individuos que buscan sumarse al EI en Siria ha llevado a redoblar los controles en los últimos tiempos. El martes, el Ministerio del Interior de España anunció la detención de cuatro personas acusadas de formar una red dedicada al reclutamiento de jóvenes mujeres para el grupo yihadista a través de Internet.

A principios de semana, en Francia, las autoridades confiscaron el pasaporte a seis ciudadanos que se aprestaban a viajar a Siria, en lo que fue la primera aplicación de una medida incluida en una ley antiterrorista votada en noviembre pasado.

Por último, también en Francia ayer las autoridades arrestaron a tres periodistas de la cadena Al Jazeera que habían accionado un drone sobre París. La Policía francesa estaba en alerta por el sobrevuelo de estos aparatos sobre la ciudad y sobre centrales nucleares.

Kerry trata de vencer desconfianza a Irán

El secretario de Estado John Kerry intentó ayer apaciguar los temores de legisladores de Estados Unidos de que un nuevo acuerdo nuclear con Irán sólo detenga por unos años el desarrollo de armas atómicas por parte de Teherán. "Irán tiene prohibido para siempre construir un arma nuclear, que es la esencia de la membresía en el Tratado de no proliferación, del cual ellos participan", dijo el jefe de la diplomacia estadounidense ante el Comité de relaciones exteriores de la Cámara de Representantes.

Irán suscribió este tratado, aunque ya ha sido encontrado en un incumplimiento parcial del mismo al menos en lo que se refiere a no declarar su programa de enriquecimiento de uranio. Reino Unido, China, Francia, Alemania, Rusia y EE.UU. parecen estar cerca de sellar un acuerdo con Irán para que suspenda su programa nuclear. Funcionarios estadounidenses han dicho que quieren que el acuerdo se mantenga vigente por un tiempo prolongado y negaron que estén hablando de apenas 10 años. "Por favor, comprendan, no hay reducción (de restricciones) de plazo alguno que vaya a permitir que Irán construya una arma nuclear", dijo Kerry a los legisladores cuando fue presionado a responder si un acuerdo con Teherán podría eventualmente permitirle desarrollar armas atómicas. Kerry enfatizó que la clave es asegurarse de que el programa nuclear de Irán "sea exclusivamente para fines pacíficos", como está previsto por el tratado internacional. La fecha tope para el pacto es el 31 de marzo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)