VEA EL VIDEO 

Familiares indignados con el gobierno malasio

Los familiares de algunos de los 153 pasajeros chinos del avión malasio desaparecido en marzo de 2014 no dan crédito a la afirmación de Malasia de que el alerón hallado en la isla francesa de La Reunión pertenece al aparato y piden "más investigaciones".

Una mezcla de enojo e incredulidad marca el discurso de Jiang Hui, portavoz de las familias de los ocupantes chinos del Boeing 777 que cubría el vuelo MH370 de la aerolínea Malaysian Airlines desaparecido hace 17 meses, con 239 personas a bordo.

"Malasia no tiene en cuenta las emociones de los familiares", dijo Jiang, cuya madre iba en el aparato y quien ve con absoluto recelo la confirmación realizada el miércoles por el primer ministro malasio, Najib Razak, de que el fragmento encontrado en una playa de La Reunión pertenece al avión.

Jiang contrasta la seguridad mostrada por el líder malasio con la cautela del fiscal francés, Serge Mackowiak, responsable de la investigación judicial en el país galo, quien se mostró más prudente y evitó confirmar que la pieza sea del avión desaparecido. "Hay dos partes: una de Francia y otra de Malasia. Los primeros dijeron que hacen falta más pruebas (...), pero la parte malasia utiliza unas palabras muy firmes", subraya el portavoz, y agrega que, por esa y otras razones, cree que "se trata de una conspiración".

"Estoy al 100 por cien seguro de ello", añade.

Los familiares de los tripulantes quieren certezas de lo ocurrido. Foto: AFP.
Los familiares de los tripulantes quieren certezas de lo ocurrido. Foto: AFP.

Conspiración.

En los mismos términos se expresa la hermana de una de las pasajeras, Dai Shuqin, de 62 años, a las afueras del edificio pequinés que alberga las oficinas de Boeing y de Malaysian Airlines, adonde una quincena de familiares se trasladó ayer buscando más respuestas. Rodeada por policías que impiden a los periodistas entrar en el inmueble, Dai enfatiza ante varios medios, entre ellos Efe, que "todo es una conspiración. Malasia siempre ha querido terminar este caso cuanto antes".

Como Jiang, critica las incongruencias entre la resistencia de la parte gala a afirmar de forma taxativa que el resto encontrado pertenece al Boeing 777 desaparecido y la contundencia, por otro lado, del Gobierno malasio.

"El 24 de marzo (Malasia) declaró que el avión se cayó en el Océano Índico meridional, como ellos querían que fuera (...)", apunta la mujer, quien descarta aceptar la compensación que la aerolínea les ofreció hace tiempo para cerrar el asunto.

Tras casi un año y medio de zozobra y sufrimiento, Jiang pone de manifiesto la desatención que reciben también por la parte china, que no les informó de las últimas novedades del caso. "Creen que se trata de un tema comercial en manos de una compañía extranjera. Por eso, si las familias no preguntan, el Gobierno chino no se comunica voluntariamente con ellas para ayudarlas o atender sus derechos", cuenta.

A la espera de descubrir más hallazgos, el portavoz remarcó las peticiones de los parientes de los desaparecidos: recuperar el centro de asistencia para las familias (en China), ir a la isla (La Reunión) e impulsar las investigaciones para descubrir las causas del accidente.

"La parte malasia dijo que, una vez descubiertos los restos, los familiares podríamos ir a la escena para verlos. Vengo por eso, para buscar una respuesta exacta", asevera Dai a las puertas de las oficinas de la aerolínea en Pekín.

Y añade: "No vamos a despedir a nuestros familiares. Para nosotros, ellos todavía están vivos (...) No vamos a despedirlos. Esperamos que les vaya todo bien allá donde estén".

Entre tanto, el gobierno de Australia existe la convicción de que se están buscando los restos del desaparecido Boeing 777 en el lugar correcto.

"(El hallazgo) es consistente con el trabajo que hemos estado haciendo, por lo que tenemos la confianza de que estamos buscando en la zona correcta y de que encontraremos el avión ahí", dijo el comisionado jefe de la Oficina para la Seguridad en el Transporte de Australia, Martin Dolan.

Equipos de búsqueda hallaron más restos.

Los equipos de búsqueda han encontrado en La Reunión más restos que podrían pertenecer al avión malasio desaparecido en 2014, después de que el primer ministro malasio, Najib Razak, confirmase que el alerón hallado en esa isla francesa del Indico corresponde al mismo aparato. "Hay muchos objetos (...) hemos encontrado paneles de ventanas, piezas de aluminio y cojines (de avión)", señaló ayer el ministro de Transporte de Malasia, Liow Tiong Lai, en una conferencia de prensa celebrada en la capital administrativa del país, Putrajaya. Las autoridades francesas determinarán si los objetos pertenecen al Boeing 777-200 de la compañía Malaysia Airlines que desapareció el 8 de marzo de 2014 con 239 personas a bordo, precisó Liow, según el diario The Malaysia Insider.

"La búsqueda debe continuar, pero lo que hemos encontrado en el oeste del Índico parece indicar que el avión cayó más o menos dónde creíamos", dijo el primer ministro australiano, Tony Abbott. "Esto sugiere que por primera vez estemos un poco más cerca de resolver este misterio desconcertante", añadió a la emisora 3AW. El jefe del Ejecutivo defendió la continuidad del operativo al que, hasta el momento, se han destinado 100 millones de dólares australianos (73 millones de dólares). "Le debemos a las familias de la gente desaparecida en ese avión intentar resolver el misterio y se lo debemos a los viajeros que evidentemente quieren tener la confianza de que están seguros en el aire", aseguró Abbott.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)