INTERACTIVO

FA toma distancia de Venezuela

En votación dividida, la coalición reconoció la “desestabilización del orden institucional”.

Si no puede ver el interactivo haga click aquí

Después de seis horas de discusión y tres cuartos intermedios, la Mesa Política del Frente Amplio adoptó por mayoría una resolución donde reconoce la "desestabilización del orden institucional" en Venezuela, a partir de la decisión del Tribunal de Justicia de disolver la Asamblea Nacional. Por primera vez la izquierda se animó a cuestionar a quien supo ser su aliado desde hace al menos 12 años.

La amistad comenzó en el primer gobierno de Tabaré Vázquez, cuando el fallecido presidente Hugo Chávez visitó Montevideo en 2005 para sellar acuerdos de cooperación en los sectores del petróleo, cementos y alcoholes. La relación se hizo más fuerte todavía con la asunción de José Mujica como presidente en 2010.

Quizás por eso, la de ayer no fue una decisión fácil para el Frente Amplio. La declaración fue discutida y no alcanzó la unanimidad, reconoció en conferencia de prensa el presidente de la coalición de izquierda Javier Miranda. Según dijo, el texto contó con el voto afirmativo de 14 integrantes de la Mesa Política, la oposición del Partido Comunista y la abstención de 12 delegados por las bases, uno de la Liga Federal y otro integrante del Frente Izquierda de Liberación (Fidel).

Antes de definir un posicionamiento, Miranda estuvo en contacto con el presidente Tabaré Vázquez para intercambiar opiniones sobre la crisis institucional del país caribeño. A diferencia de la resolución aprobada ayer por Uruguay, como parte de la Unasur, la del Frente Amplio no condena expresamente lo sucedido en las últimas horas en Venezuela. Tampoco habla de "golpe de Estado", término utilizado por la coalición en crisis institucionales anteriores como la de Brasil y Paraguay.

Ayer, el Partido Comunista se mantuvo firme en su defensa del mandatario venezolano Nicolás Maduro y votó en general la resolución, pero no el punto dos que rechazaba la decisión tomada por el Tribunal Supremo de Justicia porque "desestabiliza el orden institucional".

Fuentes de la coalición indicaron a El País que este fue el aspecto más debatido dado que había sectores que no querían hacer referencia al tema. Finalmente en la resolución, se manifiesta la preocupación ante el "enfrentamiento político" en Venezuela y se señala "que tanto las fuerzas políticas como sociales deberán recorrer sus propios caminos de reencuentro". Asimismo, se admite que la decisión judicial "atenta contra las bases del mutuo respeto y el debido equilibrio de poderes".

En otro apartado, el Frente volvió a cuestionar la actuación del excanciller y secretario general de la Organización de Estados Americanos, Luis Almagro, impulsor de la aplicación de la Carta Democrática a Venezuela. En ese marco, se exhortó a las autoridades del organismo internacional a "ajustar su accionar a efectos de ayudar a estabilizar la región, no realizando una injerencia".

"Golpe" y rechazo.

En el Frente Amplio hay un abanico de posiciones sobre Venezuela. Pero ayer dieron un giro sectores como el Movimiento de Participación Popular y Casa Grande (grupo de la senadora Constanza Moreira) que históricamente fueron defensores del gobierno chavista.

El cambio de posicionamiento es más claro aún en el caso de la senadora Moreira, quien hace 24 horas, en declaraciones a Televisión Nacional, defendió a Venezuela y "dijo que hay países en situaciones peores, pero no se los critica por estrategia política".

Uno de los grupos más críticos con la situación que se vive en Venezuela fue Asamblea Uruguay, sector que encabeza el ministro de Economía Danilo Astori. Para el presidente de la Cámara de Diputados, José Carlos Mahía, "la disolución del Poder Legislativo es sinónimo de golpe de Estado".

El legislador dijo a El País que "es intolerable la ausencia del Parlamento", por lo que entiende que la decisión del Tribunal de Justicia "quiebra el orden institucional". Por otro lado, respaldó la resolución de condena adoptada por Uruguay en conjunto con Unasur.

Asimismo, el diputado Alfredo Asti (Asamblea Uruguay) consideró en Facebook que "no hay democracia plena cuando no se apoya en las voluntades populares mayoritarias y no funcionan Parlamentos electos por la ciudadanía o no hay división efectiva de Poderes".

No menos duro fue el Nuevo Espacio. El sector liderado por el senador Rafael Michelini expresó en un comunicado su rechazo a que sea el propio Tribunal de Justicia quien se arrogue "por sí y ante sí" las competencias que corresponden al Poder Legislativo. "Este despojo de todas sus funciones a uno de los poderes democráticos, como es la Asamblea Nacional, es una clara y grosera violación de la Constitución venezolana", afirmó.

El sector reclama al gobierno de Maduro "la plena vigencia de la separación de poderes tal como está establecida en la Constitución, la liberación de los presos políticos y la formulación urgente de un calendario electoral". Otro de los que fustigó lo sucedido en Venezuela fue el exsenador Enrique Rubio (Vertiente Artiguista). "Venezuela: ¿Poderes judiciales que sustituyen parlamentos? Increíble. Absoluto disparate. ¡Un boomerang! Días tristes vendrán", opinó en Twitter.

En tanto, el diputado socialista Roberto Chiazzaro dijo a El País que "por suerte", la declaración del Frente Amplio y la de Unasur tienen "algo en común" y eso es que "ninguna de las dos entiende que esto es un golpe de Estado".

"Me conforma más la declaración de mi fuerza política, votada por mayoría, donde se manifiesta la preocupación por un enfrentamiento y donde se aboga por el diálogo bajo el concepto de la autodeterminación de los pueblos", subrayó el legislador.

Chiazzaro también rechazó la decisión de que el Parlamento venezolano "sea reducido en sus funciones". Además destacó como "relevante" el ítem de la resolución del Frente que cuestiona la gestión que viene realizando Almagro. "Es muy importante que la OEA ayude a estabilizar y no como ha hecho Almagro, hasta ahora, que está promoviendo la expulsión de Venezuela, lo que me parece un error garrafal", acotó.

Por otro lado, señaló que la resolución del gobierno —en el marco de la Unasur— es acertada, porque la OEA "está contaminada" y "no tiene posiciones objetivas" sobre Venezuela.

Reboledo: a la espera de opiniones por Brasil.

El secretario político del Frente Amplio, Gonzalo Reboledo, contestó ayer vía Twitter algunas de las críticas que se hicieron a la coalición y al gobierno por demorarse en aprobar una resolución de condena por la situación en Venezuela.

"He leído algún tweet que critica al FA porque tardó 24 horas en expedirse. Sigo esperando que digan algo de Brasil... meses", acotó.

LACALLE POU.

"Hay que terminar con los amigos".

El senador nacionalista Luis Lacalle Pou (Todos) denunció ayer un "rompimiento institucional" en Venezuela, luego de que el Tribunal Supremo de Justicia de ese país decidiera asumir las competencias de la Asamblea Nacional, que tiene una amplia mayoría opositora.

"Está claro que hay una alteración de los poderes, no hay una separación de los mismos y la Carta de la OEA es clara. Este rompimiento institucional trae determinadas consecuencias", afirmó en referencia a la suspensión del país venezolano del bloque regional.

Lacalle Pou cuestionó al presidente Tabaré Vázquez, por afirmar (durante una entrevista con la Deutsche Welle) que en Venezuela había democracia porque existía la separación de poderes. "La democracia es de origen cuando se vota, pero también la democracia existe diariamente en la práctica de los derechos", opinó.

El senador indicó que la resolución de Uruguay donde se condena la situación que se vive en Venezuela se hace en conjunto con la Unasur, y no como otros países que "inmediatamente" dieron su parecer ante el "rompimiento institucional".

"La resolución que tomó Uruguay va por el buen camino, cambia el camino que venía llevando el gobierno del doctor Vázquez y el Frente Amplio, que hasta ahora miraban para el costado y se hacían los distraídos", subrayó. Sin embargo, advirtió que la posición de Uruguay "debería ir más allá" y tomar medidas concretas como la aplicación de las cláusulas democráticas.

"Hay que terminar con los amigos. Hay que terminar con las ideologías y hay que ser objetivos. Pensemos que si fuera nuestro pueblo el que viviera esta situación de Venezuela qué esperaríamos de otros países. Esperaríamos la solidaridad y la contundencia para restablecer la democracia plena", remarcó Lacalle Pou ayer en rueda de prensa.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)