REPERCUSIONES EN URUGUAY

En el FA cierran filas detrás de Lula; la oposición defiende al juez Moro

La izquierda se afilia a la tesis de una conspiración contra el líder del PT.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Mujica y Lula en Suárez. Foto: Inés Guimaraens

En Uruguay la condena de Lula Da Silva a nueve años y medio de prisión tuvo las repercusiones esperadas. Los sectores del Frente Amplio más identificados con el expresidente brasileño, como el Partido Comunista (PCU), el Movimiento de Participación Popular (MPP) y el ala ortodoxa del Partido Socialista (PS), cuestionaron el fallo del juez Sergio Moro y se afiliaron a la tesis de que Lula es víctima de una operación para impedir su candidatura en octubre de 2018.

En la oposición, en cambio, defendieron la actuación de Moro, y trajeron a colación la investigación que se sigue en Uruguay sobre la fallida regasificadora, obra en la que está involucrada la empresa brasileña OAS, la misma que habría pagado el apartamento que llevó al procesamiento de Lula.

El PCU expresó su “repudio” al procesamiento de Lula, “un paso más en la campaña de hostigamiento y persecución, por parte de la oligarquía brasileña, para hacer retroceder todas las conquistas de nuestro pueblo hermano y destrozar la democracia”.

“Constituye un nuevo golpe contra la democracia y la libertad y profundiza la grave situación política y social en Brasil, con un gobierno golpista usurpador que no se sostiene. Esta barbaridad jurídica es parte de la contraofensiva del imperialismo y las clases dominantes contra los pueblos latinoamericanos”, dice la declaración del PCU. Además, acusa al juez Moro de ser “uno de los instrumentos de la oligarquía brasileña para atacar a la izquierda y al movimiento popular”, y de haber promovido el “derrocamiento” de la expresidenta Dilma Rousseff y de ser “parte del golpe de Estado en su contra”.

En el MPP también cuestionaron con dureza al juez Moro, y vincularon el fallo a la reforma laboral del presidente Michel Temer. “Ayer en Brasil se votó una ley nefasta que recorta los derechos de los y las trabajadoras. Hoy el juez Moro, quien ríe en la foto junto a Aécio Neves y al actual ‘presidente’ Michel Temer, impulsor de la reforma laboral, condena a Lula obstaculizando su posibilidad de ser candidato”, afirmó en su cuenta de Facebook el diputado Alejandro Sánchez. “Un expresidente, condenado por un juez, por un delito que el fiscal del caso sostiene que no existen pruebas. Y algunos aquí festejan”, cuestionó por su parte el también diputado del MPP Daniel Caggiani.

Desde el PS, el diputado Gonzalo Civila dijo que el procesamiento de Lula es una “venganza oligárquica”. “¿Qué duda cabe?”, se preguntó el diputado del ala ortodoxa del PS.

En la oposición, el diputado del Partido Nacional Jorge Gandini dijo que el procesamiento de Lula es consecuencia de “una década de gobiernos de amigos progresistas” en América Latina, en tanto su colega del Partido Colorado, José Amorín, opinó que “la corrupción está enterrando al populismo socialista latinoamericano”.

Pablo Abdala, diputado del Partido Nacional que promovió la comisión investigadora sobre la regasificadora, sostuvo que Lula “tenía relaciones carnales” con OAS, y recordó que en 2013 vino a Uruguay en un avión de esa empresa. “¿Pidió por OAS a Mujica?”, preguntó Abdala en relación al entonces presidente José Mujica.

"Basta de corrupción".

Por su parte, el líder del novel Partido de la Gente, Edgardo Novick, divulgó anoche un video en el que reclama “basta de corrupción”.

En el video, una voz en off dice que “el partido de Dilma y Lula daba sobres con dinero para comprar votos. El partido de Dilma y Lula pagó por obras para enriquecer a las familias más ricas de Brasil a cambio de dinero para la campaña, esto está comprobado y hay gente presa”.

Luego la misma voz agrega: “Mujica ve esto y los defiende igual, así como defendió a Cristina Kirchner y toda la corrupción alrededor de las bolsas de dinero que se tiraban en el convento, y también defiende el desastre de Maduro en Venezuela”. La voz afirma que “no importa si es de derecha o es de izquierda, corrupción es corrupción y hay que terminar con la corrupción”.

Y finalmente aparece Novick para el cierre: “Basta de corrupción, basta de despilfarro, acá se viene un gobierno honesto, un gobierno de gestión y se viene un gobierno de trabajadores”, dice el líder del Partido de la Gente.

Si no puede ver el contenido haga click aquí

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)