LA BATALLA ELECTORAL EN EE.UU.

Extranjeros sin papeles deben irse

Trump plantea expulsar a los que cometan delitos y el resto debe salir y pedir estatus legal.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Trump se retira de un oficio religioso en Detroit y saluda a los participantes. Foto: Reuters

Donald Trump realizó un intento audaz por rehacer su imagen en el polémico tema de la inmigración, al descartar su plan de deportación de once millones de personas ilegales y argumentar que su gobierno y México pueden asegurar la frontera en un trabajo conjunto.

En un animado intento para que los votantes indecisos cambien la visión que tienen de él, y debido a que está rezagado de Hillary Clinton en las encuestas, Trump, en una jugada audaz, incursionó por Ciudad de México para hacer una apertura a una nación a la que denigró de manera reiterada y después viajó a Phoenix (Arizona), para delinear, en su habitual tono combativo, sus últimas prioridades sobre la inmigración.

Pero, la yuxtaposición de los dos desempeños de Trump fue tan estremecedora que su verdadera visión sobre la inmigración resultó difícil de discernir. Desplegó un comportamiento casi irreconocible en México, apareciendo mesurado y diplomático, mientras horas después subió al estrado de un acto de su campaña y denunció a los inmigrantes ilegales en su conjunto como un grupo peligroso y con mentalidad delictiva que siembra el terror en las comunidades y comete asesinatos, violaciones y otros hechos de violencia execrables.

Los mensajes mixtos de Trump respecto de quiénes deportaría y cuándo, y cómo actuaría el gobierno para expulsar a las personas de Estados Unidos, resultaron aún más confusos por el lenguaje incendiario que usó en el acto en Phoenix, un esfuerzo deliberado de sus asesores de campaña para concitar la atención a sus críticas a los inmigrantes que permanecen sin autorización en lugar de los detalles de su plan.

En su discurso, Trump buscó describirse a sí mismo con fervor como un aliado del trabajador medio, indicando que sus intereses económicos son mucho más importantes que las necesidades de los trabajadores indocumentados. Sin embargo, no aclaró qué le ocurriría a los millones de inmigrantes que no están autorizados, al limitarse a señalar que "la disposición apropiada de esas personas" tendrá lugar después que los delincuentes sean deportados y se construya el muro.

Deportar a todos los inmigrantes ilegales de Estados Unidos ha sido su tema central druante gran parte de la contienda por la presidencia, pero su tono cáustico y enfoque duro alejó a muchos republicanos e independientes, especialmente a las mujeres.

En Phoenix, su lenguaje siguió siendo incendiario, aunque también dijo que la suerte de la mayoría de los inmigrantes ilegales sería manejada con humanidad.

"Esa discusión solo puede tener lugar en un clima en el que la inmigración ilegal sea un recuerdo del pasado, que ya no está con nosotros, permitiéndonos sopesar las diferentes opciones disponibles y sobre la base de las nuevas circunstancias en ese momento", sostuvo Trump, usando frases vagas que en otro momento rechazó.

Crisis.

Trump nunca había hecho una apuesta como esta. Buscando aparecer con porte de estadista, viajó a un territorio políticamente hostil para un encuento con un presidente que pudo sorprenderlo con una refutación, y también arriesgó el apoyo de algunos conservadores que no quieren verlo cercano a México ni suavizando sus planes sobre inmigración.

Muchos dirigentes y votantes republicanos esperaban más claridad sobre su posición en el discurso de Phoenix. Trump delineó varios pasos que daría para deportar a los delincuentes y a quienes permanecen más allá del periodo de sus visas, así como dijo que la única ruta para otros que quieran obtener el estatus legal será "retornar a su país de origen y solicitar el reingreso".

Puso énfasis en exhortar a los votantes a que vean la carrera por la presidencia como un momento crucial.

"Estamos en medio de una crisis de empleo, una crisis en la frontera y una crisis de terrorismo", afirmó. "Esta elección es nuestra última oportunidad de asegurar la frontera, frenar la inmigración ilegal y reformar nuestras leyes para que la vida de los ciudadanos sea mejor. No tendremos otra oportunidad. Será demasiado tarde".

Aceptó una invitación del presidente de México, Enrique Peña Nieto para discutir preocupaciones económicas y fronterizas. En gran medida, evitaron los temas explosivos e ignoraron la hostilidad del mexicano medio. Trump los ha calificado de violadores y narcotraficantes, y no pidió disculpas por esas afirmaciones.

Trump, que es conocido por insistir que solo él puede solucionar los problemas de Estados Unidos, sugirió que quiere que México sea un socio en materia de seguridad fronteriza.

"Creo que el presidente y yo resolveremos esos problemas", dijo. "La inmigración ilegal es un problema para México, así como para nosotros. Las drogas son un problema tremendo para México y para nosotros. Quiero decir que no es una calle de una sola mano".

Hillary dijo al FBI desconocer que sus correos habían sido borrados.

Las autoridades del FBI hicieron un extenso interrogatorio a Hillary Clinton sobre su criterio al usar su sistema privado de correo electrónico, cuando fue Secretaria de Estado, para abordar temas reservados como los ataques con drones y permitir que sus asistentes destruyeran numerosos mensajes. Las autoridades decidieron no presentar una acusación penal contra ella, según surge de los documentos difundidos el viernes.

El uso de un servidor privado persigue a Clinton en la campaña electoral. Los documentos divulgados dan nueva munición a los republicanos para atacar su juicio y honestidad.

Los documentos revelaron que si bien la comisión investigadora de Diputados sobre el sangriento ataque a la sede diplomática estadounidense en Benghazi (Libia), en 2012, pidió que los correos fueran preservados, unas tres semanas después un experto se dio cuenta que no había destruido los archivos que supuestamente debieron ser borrados un año antes, indicó el informe del FBI. El especialista borró un número desconocido de correos. Clinton dijo a los investigadores que no sabía que el asistente los había borrado.

En una entrevista de tres horas y media con las autoridades de contrainteligencia del Departamento de Justicia, en julio, defendió su manejo de los correos y dijo que siguió los consejos de sus asistentes. Sostuvo que no recordaba detalles del servidor ni de la guía que le dieron para manejar información clasificada. Fuente: THE NEW YORK TIMES.

EL PLAN EN DIEZ PUNTOS.

Derogará los decretos de Obama.

El plan de reforma migratoria de Trump incluye:

1.- La construcción de un muro a lo largo de la frontera de Estados Unidos y México.

2.- Poner fin al "catch and release" (captura y liberación), un término usado para referirse a las prácticas bajo las cuales no todas las personas que son aprehendidas por agentes de inmigración son necesariamente deportadas.

3.- Deportación de los inmigrantes indocumentados que han cometido delitos.

4.- Bloquear el financiamiento a las llamadas "ciudades santuario", que tienden a dar más apoyo a los inmigrantes ilegales con un trato menos discriminatorio.

5.- La cancelación de órdenes ejecutivas y aplicación de las leyes de inmigración. Golpearía a dos acciones ejecutivas del presidente Barack Obama, conocidas por sus siglas DACA y DAPA. Dieron un cierto estatus legal a algunos inmigrantes indocumentados, como los llevados a Estados Unidos cuando eran niños o los que ahora tienen hijos estadounidenses.

6.- La suspensión de visas a inmigrantes de otras partes del mundo donde los procedimientos de selección se consideran inadecuados.

7.- Asegurar que los otros países lleven de vuelta a sus ciudadanos cuando Estados Unidos tome la medida de deportarlos. Trump dijo que iba a obligar a los países de origen de los inmigrantes a que se los lleven.

8.- Completar un sistema biométrico de seguimiento de visado de entrada y salida. Muchos inmigrantes indocumentados entran al país legalmente y se quedan. En esos casos, este tipo de sistema sería más eficaz que un muro fronterizo.

9.- Dificultar que los inmigrantes indocumentados obtengan empleo y beneficios. Trump citó específicamente el sistema E-Verify como parte de éste. Ese sistema permite a los empleadores verificar si sus trabajadores son legalmente elegibles para trabajar en Estados Unidos. Mencionó la necesidad de impedirles el acceso a programas de beneficios, como los de vivienda pública o cupones de alimentos.

10.- Buscar los mejores intereses para los trabajadores estadounidenses. Mencionó objetivos específicos dirigidos a limitar la inmigración legal. Habló de ser más selectivos con quien entra al país, por ejemplo la posibilidad de limitar incluso la inmigración de personas que pueden ser financieramente autosuficientes.

Fuente: Reuters.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)