CINCO DÍAS DECISIVOS PARA UNIDAD DE ESPAÑA

Expectativa mundial: Cataluña debe decir si ratifica la secesión

Líder independentista tiene primer plazo hasta mañana para responder a Rajoy, que aplicará la Constitución para mantener la unidad de España.

El PSOE y Ciudadanos apoyan la posición de Rajoy. Foto: Reuters
El PSOE y Ciudadanos apoyan la posición de Rajoy. Foto: Reuters

El mundo está expectante a la respuesta que dará mañana lunes el presidente de la Generalitat de Cataluña, Carles Puigdemont al presidente del gobierno de España, Mariano Rajoy, en la que debe ratificar o rectificar si el martes pasado declaró la independencia de esa región y por consiguiente busca quebrar la unidad del país.

Puigdemont habló ante el Parlamento de Cataluña, el martes, y según los resultados del referéndum realizado el 1° de octubre —pese que fue declarado ilegal por el Tribunal Constitucional de España—, en el que el 38% del padrón electoral apoyó la secesión, anunció la independencia, pero de inmediato la dejó en suspenso en espera de abrir negociaciones con el gobierno nacional.

Ante esa postura del líder secesionista, el presidente Rajoy requirió a la Generalitat que confirme si ha declarado la independencia. Este es el primer paso para activar la aplicación del artículo 155 de la Constitución, que tras una instancia en el Senado, abre el camino para desplazar a las autoridades catalanas. "Este requerimiento es previo a cualquiera de las medidas que el gobierno puede adoptar al amparo del artículo 155 de la Constitución", especificó. Rajoy dio dos plazos a los secesionistas para que aclaren su posición.

Primer plazo.

Vence mañana lunes, a las 10:00 horas (las 5.00 horas de Uruguay) para que Puigdemont conteste si "alguna autoridad de la Generalitat de Cataluña ha declarado la independencia y/o si su declaración del 10 de octubre ante el pleno del Parlamento implica la declaración de independencia al margen de que esta se encuentre en vigor o no". Si Puigdemont no contesta, el gobierno dará por confirmada la declaración de independencia. Rajoy exige que dé una respuesta afirmativa o negativa, pero sin ambigüedad.

Segundo plazo.

En caso de que la respuesta sea afirmativa, Puigdemont cuenta con un segundo plazo, hasta el jueves 19, a las 10:00 horas (las 5.00 horas de Uruguay), para que revoque la declaración. Si no lo hiciera, el gobierno, en cumplimiento de las atribuciones que le da la Constitución, "propondrá al Senado la adopción de las medidas necesarias para el cumplimiento de sus obligaciones constitucionales y para la protección del interés general (...) restaurando el orden constitucional y estatutario vigente".

Eso significa que se activarán los mecanismos previstos por el artículo 155 de la Constitución de España que otorga al gobierno nacional la facultad de asumir directamente funciones desempeñadas por las autoridades regionales. El artículo puede aplicarse de manera progresiva, permitiéndole al gobierno nacional suspender las transferencias de servicios en curso, la suspensión de la asignación de recursos en los Presupuestos Generales a Cataluña, y asumir, por ejemplo, las competencias de los Mossos dEsquadra (la policía catalana). También contempla, según la doctrina, delegados con poderes especiales y derecho de veto en puestos clave de la administración.

Postura.

Después del anuncio de independencia y suspensión de la misma, Puigdemont no ha vuelto a expresarse en público. Pero, ayer sábado, el número dos del gobierno de Cataluña, Oriol Junqueras advirtió que la oferta de diálogo formulada al gobierno nacional debe tener como referencia la independencia de la región, lo que cierra la puerta a un entendimiento. Junqueras declaró ante la dirección del partido que preside, Esquerra Republicana, que "la mejor manera de hacer la República, de hacer la independencia, es poder hacerla dialogando con todos, como mínimo con la comunidad internacional". No obstante, "para que el diálogo tenga alguna expectativa de fructificar (...) necesita tener como referencia la construcción de la República y nuestro compromiso con la independencia".

Ayer sábado, se sumó un elemento de presión sobre Puigdemont. La CUP —fuerza política anticapitalista de extrema izquierda— que impulsa la secesión, decidió dar por muerta la vía de diálogo y mediación que anunció Puigdemont y le pidió que proclame la independencia.

La vocera de la CUP, Núria Gibert habló con absoluta claridad: "No hay diálogo posible, no hay mediación posible

Por consiguiente, están abiertas cinco jornadas decisivas para el futuro de España, en las que el presidente Rajoy —de acuerdo con lo que ha reiterado— actuará con decisión para mantener la unidad de España.

"Diputados que el pueblo eligió son mediadores".

"Las autoridades de Cataluña aún están a tiempo de recuperar la normalidad institucional", afirmó la vicepresenta del gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, quien también señaló que Puigdemont debe exponer sus propuestas en el Congreso de los Diputados, donde están los mediadores. "Estos son los mediadores, los 350 diputados y otros tantos senadores que representan al conjunto del pueblo español", indicó en referencia a la mediación internacional para entablar el diálogo que pide Puigdemont.

A su vez, el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, dejo claró ayer sábado que el gobierno de Rajoy no acepta una respuesta confusa de si se declaró o no la independencia. "Si contesta con una ambigüedad significa que no quiere el diálogo, y por tanto el gobierno de España, tendrá que aplicar las medidas que correspondan".

El ministro de Exteriores, Alfonso Dastis dijo en Twitter que su par de Estados Unidos, Rex Tillerson, le transmitió su "apoyo firme a una España fuerte y unida".

CUATRO REPERCUSIONES

1 - Estructura parelela.

Antes de que se aprobara una ley de desconexión, de que se convocara un referéndum y de que Carles Puigdemont se convirtiera en presidente de Cataluña en sustitución de Artur Mas, los secesionistas tenían avanzada la creación de estructuras de Estado digitales. Se apoyaron en el servicio de telecomunicaciones catalán.

2 - Estonia es su inspiración.

Los líderes independentistas de Cataluña se marcaron como un objetivo que su hipotética nueva república emule a Estonia no sólo en su avanzado modelo de Administración digital sino también en el modo en el que concede la residencia a personas extranjeras y sus planes de tener una criptodivisa, reveló El País de Madrid.

3 - Las empresas se retiran.

Al menos 540 empresas han cambiado su sede social de Cataluña a ciudades de otras regiones de España desde el referéndum ilegal del 1° de octubre, según datos del Colegio de Registradores. Bancos como CaixaBank y Sabadell, la energética Gas Natural Fenosa y el grupo editorial Planeta, entre otros, se van ante la inseguridad jurídica.

4 - El impacto en la economía.

Cataluña representa al 19% del Producto Interno Bruto (PIB) de España. Por ello, la vicepresenta Soraya Sáenz de Santamaría advirtió que el gobierno tendría que bajar la previsión de crecimiento económico para 2018, que está en 2,6%, si no surge "una pronta solución" a la situación provocada por los secesionistas.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)