VEA EL VIDEO 

Evo Morales no se da por vencido con un "No" popular

Con el escrutinio en un 80%, el rechazo es de 54,3% y el “Sí” llega al 45,6%.

Los bolivianos se pronunciaron en el referendo del domingo en contra de reformar su Constitución para permitir al presidente Evo Morales volver a presentarse a las elecciones en 2019 y así aspirar a mantenerse dos décadas en el poder.

Con un 80 % de los votos escrutados, el No se impone con el 54,3 % frente al Sí, que habría cosechado un apoyo del 45,6 %, según datos del Tribunal Supremo Electoral (TSE) publicados ayer en la página web de este organismo.

Estos datos confirman el resultado adelantado el domingo por los sondeos a boca de urna, que daban la victoria al No, con un porcentaje del 51 % al 52,3 % frente un 47,7 y un 49 % del Sí.

El Gobierno boliviano interpretó el contenido de las encuestas como un "empate técnico" y pidió a la oposición que no celebrara una victoria anticipada y esperara a los resultados oficiales, en los que el oficialismo llegó a vaticinar una modificación "drástica".

El presidente Morales pidió ayer esperar "con serenidad" los datos oficiales y reiteró que respetará el resultado porque "esa es la democracia".

Evo Morales. Foto: Reuters
Evo Morales. Foto: Reuters

Morales confiado.

En una comparecencia ante los medios en La Paz, la primera tras la jornada de votación, el mandatario confió en que el voto de las zonas rurales podría revertir el veredicto adelantado por las encuestas, porque así ocurrió en otros procesos electorales en Bolivia.

Sin embargo, en los procesos electorales en Bolivia tradicionalmente se da por válido el resultado de los sondeos a boca de urna y por recuento rápido en la noche electoral debido a la habitual tardanza del escrutinio oficial definitivo, que suele demorar varios días.

Según el recuento oficial, el 54,3 % obtenido hasta ahora por el No representa más de 2,3 millones de los sufragios, de un total de 4,2 millones de votos registrados en el recuento publicado en la web del TSE.

El 45,6 % de apoyo logrado por el Sí equivale a más de 1,9 millones de votos.

También el voto emigrante —el de los bolivianos que residen en el exterior— se decantó en contra de la reforma de la Carta Magna.

Con casi la mitad de los votos de las circunscripciones extranjeras escrutados, un 68,25 % de los sufragios válidos —que no incluyen votos en blanco ni nulos— fue para el No, según datos que corresponden a 530 de las 1.143 actas recibidas desde los 33 países donde los emigrantes bolivianos pudieron votar. El voto extranjero representa el 4,15 % del padrón boliviano, con 258.990 electores habilitados. De los siete países que cuentan con más de mil electores bolivianos, según lo escrutado hasta ahora el No gana en Chile (62,9 %), Estados Unidos (82,42 %), España (79,53 %), el Reino Unido (77,41 %) e Italia (79,16 %). Por el contrario, el Sí a modificar la Carta Magna para habilitar a Morales se impone en Brasil con un 76,05 %.

El TSE aún no ha publicado en su página web datos sobre el recuento del sufragio en Argentina, la mayor circunscripción extranjera con 116.568 bolivianos habilitados para el voto.

El voto inmigrante, en particular de Brasil (31.370 electores) y Argentina, era una de las esperanzas del Gobierno para revertir los resultados adelantados por los sondeos difundidos tras el cierre de la votación, en los que no se computa el sufragio de los emigrantes.

Las encuestas de Equipos Mori e Ipsos publicadas por medios locales cuatro horas después del cierre de los colegios dieron al No a la reforma constitucional un porcentaje del 51 al 52,3 % y al Sí entre un 47,7 y un 49 %.

El vicepresidente, Álvaro García Linera, auguró en su comparecencia durante la noche electoral que un vuelco de los resultados era "altamente probable" en virtud del voto exterior y de las zonas rurales, tradicionalmente más proclives a votar al gobernante Movimiento al Socialismo (MAS).

Sin embargo, a diferencia de lo que ocurre en Bolivia, para los inmigrantes no es obligatorio votar, lo que se ha reflejado en una elevada abstención.

La participación en Brasil fue del 23,20 %, aunque en el resto de los países como promedio osciló entre el 35 % y el 52 %. Con un 100 % del voto escrutado, en Suiza el No recabó el 82,13 % de los apoyos; en Francia el 68,4 %; en Perú un 65,35 %, y en Paraguay un 51,23 %. En Ecuador, donde votaron 84 electores, se produjo un empate perfecto entre el Sí y el No.

En cambio, en Cuba el 88,13 % de los bolivianos que votó apoyó el Sí, mientras que en Venezuela lo hizo el 64 %.

A falta de los datos de Argentina, que representa el 45 % del padrón extranjero, los datos disponibles del escrutinio en el extranjero y la baja participación indican que el voto inmigrante se inclinó mayoritariamente contra de la reelección.

Contra las redes.

Evo Morales, se mostró ayer preocupado porque considera que las redes sociales están haciendo perder valores a los jóvenes y abogó por debatir sobre su uso.

"Siento que quienes usan las redes sociales con mentiras están haciendo perder valores a las nuevas generaciones. Es una preocupación que tengo personalmente", dijo el mandatario durante una rueda de prensa en La Paz. Morales se dijo víctima de una "guerra sucia" durante la campaña de esa consulta. A juicio de Morales, tal vez en el futuro sea necesario debatir sobre las redes sociales porque en "algunos países con mala información tumban Gobiernos, perjudican a su país, traen confrontación".

Se mostró convencido de que la campaña en las redes le perjudicó e insistió en que se difundieron mentiras sobre su vida personal, en alusión a unas denuncias sobre un supuesto tráfico de influencias que implican a su expareja, Gabriela Zapata. El caso se "viralizó" en las redes al revelarse que la mujer es la gerente comercial de la empresa china Camce, que suscribió contratos con el Estado por invitación directa por valor de 566 millones de dólares. "Yo no sé si hemos sido expertos sobre las redes sociales. Repito, las redes sociales con las mentiras hizo daño", aseguró.

Capriles: el triunfo del "no" es sano para Bolivia.

El dos veces candidato presidencial venezolano y gobernador del céntrico estado Miranda, el opositor Henrique Capriles, consideró ayer que es "sano para Bolivia" que el presidente de ese país, Evo Morales, pierda el referendo para modificar la Constitución y permitir su reelección.

"Todo apunta a que el Gobierno de Bolivia perdió la consulta y por lo tanto no va a atornillarse en la Presidencia ni en el poder. La democracia es alternabilidad, el poder es un préstamo que da el pueblo y tiene fecha de vencimiento, eso es lo sano para Bolivia y cualquier país del mundo", dijo Capriles.

El líder opositor subrayó que el "cambio" se está gestando de a poco en Latinoamérica y que en Venezuela "todo el mundo en la calle lo que habla es del revocatorio", la opción para destituir a Maduro de la presidencia.

Hubo irregularidades, pero descartan fraude.

La misión de observación electoral de la Organización de Estados Americanos (OEA) en Bolivia detectó algunas irregularidades en el desarrollo del referendo boliviano sobre la reelección del presidente Evo Morales, pero descartó que puedan considerarse pruebas de fraude electoral.

El jefe de la delegación y expresidente de la República Dominicana, Leonel Fernández, consideró durante la presentación del informe preliminar de la misión que para que las irregularidades se califiquen como fraude, ello "requiere una intención maligna, un propósito malsano para producir la alteración de los resultados".

La misión de la OEA recibió algunas denuncias de irregularidades, relacionadas sobre todo con la falta de actas en los materiales proporcionados en algunas mesas del departamento de Santa Cruz, que se resolvieron retrasando el cierre de urnas y, en el caso de dos colegios, aplazando la votación al 6 de marzo.

Los representantes de la misión, que contó con 63 observadores y examinó 450 recintos de votación, permanecerá en el país hasta que se publique el resultado oficial de la votación.

El informe de la misión destacó mejoras técnicas en todo el proceso electoral, pero también lamentó la lentitud en la presentación de resultados, la falta de debate político constructivo, las carencias del padrón y las condiciones de acceso en la campaña.

"La misión constató lentitud en la publicación de resultados", dijo Fernández, por lo que sugiere "realizar los cambios legislativos" para revertir la situación.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)