ANÁLISIS/ THE NEW YORK TIMES

En Europa, volvió a alterar todo

Ya sea porque dio una lección a los miembros de la OTAN por su contribución inadecuada a la la alianza, o reprendió a Alemania por su excedente comercial con Estados Unidos, el presidente Donald Trump cambió de diplomático a perturbador.

Es un papel habitual para el presidente, y uno de sus asesores sostiene que dará dividendos a Estados Unidos en la forma de mejores acuerdos comerciales y arreglos de seguridad más equitativos.

Pero, sus críticos señalan que su comportamiento pasa por alto el hecho de que las alianzas que duran más están en Europa, y no en Medio Oriente, y que los europeos no van a comprar los desplantes de Trump.

"Todo el mundo advierte que intenta ser un negociador duro con los europeos, a los que aparenentemente ve como débiles", afirma Daniel Gros, director del Centro de Estudios de Políticas Europeas. "Pero, nadie considera útil responder. Estiman que habrá muy poca acción en materia de comercio. En definitiva, creen que es inofensivo".

Por cierto, el tono en Europa fue muy diferente del que expuso en Medio Oriente, donde Trump evitó dar lecciones a los sauditas en derechos humanos o a los israelies por construir asentamientos.

Sus duras declaraciones en Europa sugieren que puede ser el líder estadounidense que cause más división en este club del G7 que se organizó por primera vez en 1975.

Quizás el tono diferente responda a que en Europa, Trump encontró un público más frío que lo ve menos como el héroe de la conquista que como una figura díscola que debe ser encaminada.

"Los europeos no le dieron una bienvenida de realeza; no lo trataron como el rey del mundo", dice Volker Perthes, director del Instituto Alemán de Asuntos Internacionales y de Seguridad. "Dijeron: Esperamos que entienda a la UE y la OTAN".

Trump pareció más cómodo en Arabia Saudita, que es gobernado por una familia real hereditaria, que en Europa. Suscitó elogios por su desempeño en Medio Oriente, hasta de las voces críticas.

Mostró, en Europa, una actitud más conciliadora en el tema del cambio climático, aunque quedó en claro que si bien su visión evoluciona decidirá en función de lo que es mejor para los estadounidenses.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)