vea el video 

Europa se prepara para la salida del euro de Grecia

El comisario europeo de Alemania dijo ayer que era tiempo de prepararse para un "estado de emergencia" tras el colapso de las conversaciones el fin de semana para rescatar a Grecia de un default y de una salida de la zona euro.

El primer ministro griego, Alexis Tsipras, ignoró una serie de peticiones de líderes europeos para que actúe rápido y en vez de eso culpó a los acreedores por el colapso de las negociaciones de ayuda a cambio de austeridad, en el mayor revés hasta el momento en las conversaciones para asegurar más ayuda para Grecia y que se han prologando por meses.

Atenas ahora tiene solo dos semanas para hallar una forma de salir de su situación actual antes de enfrentar un pago de 1.600 millones de euros que debe al Fondo Monetario Internacional (FMI), lo que podría dejar al país sin efectivo, sin poder pedir prestado y fuera de la zona euro.

Esperanzados.

Aunque había pocas señales de pánico en Atenas debido a que los griegos siguen esperanzados en una solución de último minuto, el más reciente revés provocó una ola de ventas de acciones europeas y asiáticas y pesaba sobre el euro. Las acciones griegas perdían un 6%, mientras que los títulos de bancos se desplomaron hasta un 12%. Los rendimientos de los bonos gubernamentales griegos a dos años aumentaron más de 3 puntos porcentuales, a un 29,02%.

"Deberíamos trabajar en un plan de emergencia porque Grecia caería en estado de emergencia", dijo el comisario europeo de Alemania, Günter Oettinger.

Ignorando advertencias de autoridades europeas de que todo depende ahora de Atenas, Tsipras dijo que estaba conforme con esperar hasta que los prestamistas cambien de idea.

"Esperaremos pacientemente hasta que las instituciones accedan al realismo", afirmó Tsipras en una declaración al periódico griego Efimerida ton Syntakton. "No tenemos el derecho a enterrar a la democracia europea en el lugar donde nació", agregó.

Tsipras se reunió con su equipo negociador ayer mientras su Gobierno planea el próximo paso antes de una reunión clave de ministros de Finanzas de la zona euro el jueves para discutir allí lo que pasará con Grecia y realizar un intento final por salvar sus diferencias. Una instancia considerada como el final para una salida acordada de Grecia. Atenas ha criticado las demandas para que eleve impuestos y recorte las pensiones para reducir un déficit presupuestario proyectado y culpó a los acreedores europeos y al FMI por insistir en que el gobierno griego realice recortes de pensiones, que son políticamente impopulares.

Según las autoridades griegas, varios años de recortes solo han empeorado su situación al disminuir a su economía, lo que le hace aún más difícil pagar su deuda.

Los acreedores de Grecia afirman que el país debe reformar su sistema de pensiones si quiere poner a las finanzas gubernamentales sobre un pie sostenible.

Argumentan que muchos trabajadores griegos se jubilan antes que en otros países europeos, tras lo cual reciben pensiones que requieren subsidios que el Gobierno no puede costear. "Al igual que existe un límite a lo que Grecia puede hacer, también hay un límite a la cantidad de financiamiento y alivio de deuda que están dispuestos a prestar los acreedores oficiales y que puedan entregar en forma realista, dado que tienen que considerar a sus propios contribuyentes", escribió en un blog el economista jefe del FMI, Olivier Blanchard.

La posibilidad de elecciones anticipadas o un referendo para permitir a Tsipras salir de la crisis volvió a ser una opción en el debate popular griego, mientras el líder de izquierda enfrentaba llamados de la oposición a asegurar un acuerdo para proteger al país de un colapso económico.

Aunque muchos economistas creen que, como ha sucedido en crisis pasadas, se hallará una forma de evitar el default, políticos europeos parecen cada vez más determinados a resistir comprometerse con exigencias que consideran poco razonables.

El ministro de Finanzas belga, Johan Van Overtveldt, dijo en Berlín que la credibilidad de la zona euro se vería dañada si se cambian los acuerdos con Grecia y que las fuerzas radicales en otros países se sentirán alentadas.

En tanto, el jefe del banco central alemán, Jens Weidmann, dijo: "Se acaba el tiempo para Grecia. No existe una voluntad para llegar a un acuerdo y actuar".

Contagio.

Los mercados financieros globales sufrieron el primer brote de contagio serio de la crisis griega este año.

La prima que demandan los inversores para adquirir bonos de la deuda de gobiernos de España, Italia y Portugal tocó su máximo del 2015 frente a los Bunds alemanes de bajo riesgo.

Las acciones griegas perdieron un 5,3%, mientras los títulos de bancos se desplomaron más de un 10%. Los rendimientos de los bonos gubernamentales griegos a dos años aumentaron más de 3 puntos porcentuales, a un 29,02%.

Las posibilidades de que Grecia abandone la zona euro este año son de casi una en tres, según mostró ayer un sondeo de Reuters entre operadores del mercado europeo de dinero, más que lo estimado hace solo un mes cuando había optimismo por una salida acordada.

El plan que presentó Atenas a los acreedores.

El plan que el Gobierno griego presentó a las instituciones preveía ingresos fiscales por valor de 9.500 millones de euros entre este año y el próximo, según se desprende del texto filtrado por el diario griego "Kathimerini". El documento, de siete páginas, es la propuesta que habría entregado el Ejecutivo a las instituciones —Comisión Europea (CE), Banco Central Europeo (BCE), Fondo Monetario Internacional (FMI)— como complemento al plan de 47 páginas presentado este mes. EFE

Hollande advirtió que no hay más tiempo para hallar salida.

El presidente francés, François Hollande, reiteró ayer en Argel que es urgente retomar la negociación entre Grecia y las instituciones y aseguró que la reunión del Eurogrupo a finales de mes "es el mejor momento para hallar una solución lo más rápida posible para que Grecia permanezca en el euro".

"Las instituciones y Grecia tienen que trabajar para arreglar las cuestiones aún pendientes. No queda mucho tiempo para solucionar ese problema", afirmó.

"Antes de final de junio habrá un Consejo Europeo y una reunión del Eurogrupo. Ese es el mejor momento para encontrar una solución lo más rápida posible para que Grecia permanezca en la zona euro", señaló. Horas antes de viajar a Argelia, Hollande ya había expresado un deseo similar y advertido de un posible "período de turbulencias". "Este mensaje se dirige a Grecia porque Grecia no debe esperar. Debe avanzar de nuevo hacia la discusión con las instituciones", señaló. EFE

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)