Miguel H. Otero - Presidente Editor de El Nacional

"Esto terminará en un baño de sangre"

—Después de muchos años de acciones directas que van desde la violencia física, represión administrativa, publicitaria, utilización de los tribunales, campañas masivas de difamación e insultos, compra de medios, la utilización del suministro de papel llegamos a este punto.

—¿Cuál es la situación de la prensa no vinculada con el gobierno de Maduro?

—Después de muchos años de acciones directas que van desde la violencia física, represión administrativa, publicitaria, utilización de los tribunales, campañas masivas de difamación e insultos, compra de medios, la utilización del suministro de papel llegamos a este punto. Con ello ha conseguido que el 40 por ciento del territorio no acceda a los medios no oficiales, y el otro 60 por ciento acceda a medios radiofónicos auto censurados, y los periódicos que quedan están produciendo a una media de un tercio de su capacidad por el suministro de papel que se convirtió en un monopolio del Estado y les venden papel solamente a sus amigos. Nosotros estamos sometidos, ya hemos pasado por todas esas estrategias, a dos: uno es al tema del suministro de papel, donde no hay otorgamiento de divisas desde hace dos años para El Nacional, y hemos logrado sobrevivir gracias a la solidaridad internacional de periódicos como El País que nos han prestado papel.

—¿Estas medidas han tenido efectos sobre los medios, escritos, radiales, televisivos?

—Sí, claro que se ha sentido. Después está la represión tributaria, o el acoso tributario que es una persecución sistemática de tratar de multarnos. También utilizan los tribunales, el sistema judicial de Venezuela no es autónomo, es uno de los apéndices del Ejecutivo, ese es uno de los temas más graves del régimen venezolano. Los jueces son nombrados a dedo, no por concurso. ¿Cómo operan? Aquí es un poco más sofisticado, el régimen te quiere agarrar y entonces te monta un expediente, ponen que un "patriota cooperante" declaró que te vieron traficando con cocaína, o que les llevaste unas armas a unos terroristas. Entonces se lo llevan a la Fiscalía, que se lo manda a un juez que te inicia un juicio por traficantes de armas, por ejemplo, y el primer día dicta medidas cautelares por las que vas preso. El juicio que inicia ese día no tiene pruebas, pero no hay intención alguna de que continúe, puede durar diez años y entre tanto tu estás preso por las medidas cautelares. Es lo que le han hecho a Leopoldo López, por ejemplo. Él va a estar preso los días, los meses o los años que a Maduro le de la gana, porque no tienen pruebas.

—¿A usted, como director del periódico más grande, cómo lo ha tratado el sistema?

—En estos tres meses me han acusado: de lavado de dinero, de financiar a los paramilitares, de tráfico de armas, y poco antes de magnicidio, sin que hubiera cadáver alguno.

—Hay organismos internacionales que advierten sobre la posibilidad de estallidos sociales, ¿esto agravará la crisis del país o supondrá un cambio de status quo?

—Eso termina en un baño de sangre, si no se busca una salida democrática a lo que está pasando y Maduro cada vez que habla dice que va a seguir agudizando su revolución bolivariana y va a seguir radicalizándose, bueno el desenlace de eso es algo violento. Lo que tienen que analizar los países, los que han hecho la vista gorda, los que lo han apoyado, es que este problema va a ser peor si termina en un baño de sangre y se va hacia una crisis humanitaria.

¿Qué tan cerca cree usted que se está de esa situación? 

—No sé porque esas cosas crecen asintóticamente, de un día para otro. Desapareció la harina, no hay pan, entonces ya hay una situación. Hay gente que se ha muerto porque no hay medicinas, si tú tienes una dolencia cardiaca y tienes que tomar una pastillita todos los días, la dejas de tomar, se te agrava el cuadro y te mueres. Entonces se vive la desesperación por la falta de insumos, todo esto ha causado muertes. Por ejemplo, los transportistas ya no quieren transportar alimentos, porque los saquean. Un camión que lleva harina y va por la carretera le ponen unos troncos que lo obligan a pararse, aparecen doscientas personas y se llevan toda la carga.

—¿Y cómo operan quienes especulan con esto?

—Hay un funcionario que es el encargado del abasto, compra mil toneladas de aceite, supongamos. Ellos utilizan la diferencia cambiaria, de 11 bolívares (por dólar) a 700 (ídem) con que se quede con el 10 por ciento de los 500 millones de dólares que cueste eso son 50 millones de dólares. Entonces no llega la carga completa, o llega con un precio mucho mayor.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)