MUEVE PUIGDEMONT

España en vilo espera por una definición en Cataluña

Rajoy listo para intervenir al gobierno regional si declaran independencia.

El Parlamento catalán estaba ayer fuertemente custodiado. Foto: Reuters
Aumenta la presión sobre el gobierno de Cataluña

Cataluña vive sus horas más dramáticas. Hoy martes es el día elegido por el presidente catalán Carles Puigdemont para anunciar si cede y deja de lado sus pretensiones de declarar la independencia, o sigue adelante ahondando una crisis institucional que puede llevarlo a la cárcel.

El último llamamiento a Puigdemont para que renuncie a la proclamación lo hizo la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, asegurando que esta pondría en peligro "la cohesión social". "Los resultados del 1° de octubre no pueden ser un aval para proclamar la independencia", dijo Colau, solicitando al mismo tiempo al jefe de gobierno de español, Mariano Rajoy, que no suspenda la autonomía de Cataluña y que retire los refuerzos policiales enviados a la región.

Pero Rajoy irá más allá: si Puigdemont sigue adelante "habrá que tomar medidas", advirtió la vicepresidenta del gobierno español, Soraya Sáenz de Santamaría. Y pidió a los independentistas que "no se tiren al precipicio".

Rajoy congregó ayer lunes a la dirección del Partido Popular (PP) para analizar la situación en Cataluña. "Vamos a impedir la independencia de Cataluña. Tomaremos las medidas que sean necesarias. El gobierno hará todo lo que haga falta", fueron las palabras de Rajoy, según informó el portavoz del PP, Pablo Casado.

La última vez que un gobierno catalán declaró la independencia, en 1934, su presidente Lluís Companys acabó en la cárcel, un hecho que ayer lunes el vocero del PP le recordó a Puigdemont.

Hoy martes, Puigdemont tendrá una primera oportunidad de proclamar la independencia en su comparecencia ante el Parlamento catalán (su discurso está previsto para la hora 13 de Uruguay) tras el referéndum de autodeterminación del 1º de octubre. Según el gobierno catalán, en esa consulta, declarada ilegal por el Tribunal Constitucional, el sí a la independencia logró el 90% de los votos pero con una participación del 43%.

La vicepresidenta Sáenz de Santamaría eludió concretar si el gobierno aplicaría el artículo 155 de la Constitución española, que prevé la suspensión e intervención de la administración regional catalana, pero deslizó que el Senado debería ser parte de la respuesta, y es precisamente la Cámara Alta la que debe dar el visto bueno a esa medida.

Por su lado, el líder del Partido Socialista Obrero Español (PSOE), Pedro Sánchez, también pidió a Puigdemont que "pare las máquinas y no haga la declaración unilateral de independencia".

El secretario de Podemos (izquierda), Pablo Echenique, y el líder de Ciudadanos (liberal), Albert Rivera, hicieron llamamientos en el mismo sentido que el líder socialista.

En tanto, otras tres empresas catalanas anunciaron que se irán de Barcelona, con lo que Cataluña perdió seis de sus siete compañías en el índice bursátil Ibex 35. También el grupo editorial Planeta dijo que se mudará. (Ver página A4).

Para la principal patronal catalana, Fomento del Trabajo, esto "es un reflejo claro del grado máximo de preocupación" del mundo empresarial, señaló en un comunicado, pidiendo a los independentistas frenar sus planes que podrían llevar "hacia la insolvencia económica".

Presión de los aliados.

El domingo, Puigdemont dio a entender que, si Madrid no acepta una mediación, seguirán adelante con la secesión.

Por su parte, Esquerra Republicana de Cataluña (ERC), aliado de Puigdemont en la coalición que gobierna la región, rechazó "las amenazas" del gobierno de Rajoy. "Nosotros vamos a seguir con este proceso", dijo su portavoz Sergi Sabrià, aunque mantuvo "una puerta abierta al diálogo".

El más radical de los socios de Puigdemont, el partido de extrema izquierda CUP, dijo que "la única forma de poder asumir un escenario de diálogo y de mediación con el Estado es poder hacerlo como iguales, (...) hacer emerger un nuevo Estado que es la República Catalana", según su portavoz Benet Salellas.

Europa con España.

Ningún país de la UE apoya la independencia de Cataluña. La canciller alemana, Angela Merkel, reafirmó el respaldo a la "unidad de España" en una conversación telefónica el sábado con Rajoy.

Por su parte, Francia aseguró que no reconocerá a Cataluña si declara la independencia de manera unilateral, agregando que una decisión así conduciría a la expulsión automática de la región de la UE.

cataluña

¿QUÉ PASARÍA DECLARA LA INDEPENDENCIA?

Intervención.

El presidente español, Mariano Rajoy, podría suspender al ejecutivo regional que dirige Cataluña. Así lo prevé el artículo 155 de la Constitución, cuando una región "vulnera sus obligaciones constitucionales o actuare de forma que atente gravemente al interés general de España".

Negociaciones.

Rajoy dice que solo dialogaría si los separatistas abandonan su apuesta por la independencia en consonancia con la Constitución española.

Detenciones.

Los tribunales dictaminaron que el referéndum del 1° de octubre violó la Constitución. Esto abre la posibilidad de que la policía arreste a Puigdemont y a otros líderes separatistas si declaran la independencia.

Disturbios.

"Todo intento del Estado de desautorizar por completo al gobierno regional y al Parlamento regional probablemente se traduzca en movilizaciones masivas y más disturbios", escribió Federico Santi, analista de la consultora Eurasia Group.

Recular.

Si los independentistas ceden y no declaran la independencia, la supervivencia política de Puigdemont estaría en duda. Rajoy saldría fortalecido.

PRONUNCIAMIENTOS

ada colau

 "Está en peligro la cohesión social.

La alcaldesa de Barcelona pidió al presidente catalán que renuncie a declarar la independencia porque pondría en peligro "la cohesión social". "Los resultados del 1° de octubre no pueden ser un aval para proclamar la independencia", dijo Colau, alcaldesa de izquierda y defensora de un referéndum legal.

pedro sánchez

"Ojalá que pare las máquinas".

El líder del Partido Socialista español, principal fuerza de la oposición, también pidió al presidente de Cataluña que "pare las máquinas". "Ojalá que, si nos está viendo, nos escuche, que pare las máquinas y no haga la declaración unilateral de independencia", dijo Sánchez, asegurando que apoyará "la respuesta del estado de Derecho".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)