EUTANASIA

En España abren debate sobre una "muerte digna"

Proyecto del grupo Ciudadanos para pacientes terminales.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
La medicina frente a la muerte inminente. Foto: AFP.

España abrió ayer el debate sobre la muerte digna. Lo hizo en el Parlamento al aceptar un proyecto de ley de Ciudadanos. El Partido Socialista Obrero Español (PSOE), el mayor de la oposición, afirma que el texto de Ciudadanos es muy similar a uno suyo, y también a otro que había preparado el último gobierno del socialista José Luis Rodríguez Zapatero.

El nuevo proyecto de Ciudadanos tuvo un amplio respaldo en el Parlamento: votaron para habilitar el debate 315 legisladores, solo cinco lo hicieron en contra y 17 se abstuvieron. El Partido Popular (PP) en el gobierno votó a favor.

Hay regiones autónomas que ya tienen legislación sobre tema. Son los casos del País Vasco, Andalucía, Asturias, Galicia, Canarias, Baleares, Navarra, Aragón y Madrid.

"Esta ley es necesaria porque defendemos la igualdad de todos los españoles, también para morir", dijo el diputado de Ciudadanos Francisco Igea al presentar la iniciativa. Según el parlamentario, "más de 50.000 pacientes al año mueren sin unos cuidados paliativos de calidad porque sigue existiendo el ensañamiento terapéutico, quien cree que puede imponer el dolor a sus pacientes por sus creencias".

La propuesta de Ciudadanos refleja el derecho del paciente a recibir sedación al final de la vida (distingue entre dos niveles, una parcial y otra de pérdida de conciencia que denomina sedación paliativa y sedación en fase de agonía). Esta es la práctica más extrema a que se puede llegar legalmente, ya que supone dar medicación para calmar dolores u otros síntomas llegando hasta el punto de sedar por completo al paciente, incluso si eso supone acortarle la agonía por los efectos adversos no buscados de la medicación. No es ni eutanasia ni suicidio asistido, ya que en estos dos casos lo que se busca es directamente la muerte.

También se establece el derecho a estar acompañado en el proceso final, a recibir cuidados paliativos iguales en todas las comunidades, a que estos sean domiciliarios y a que, si se muere en un hospital, se respete la intimidad del proceso, por ejemplo, asignando habitaciones individuales. Este es un tema que está también hoy en debate en México, con la incorporación en la nueva Constitución de la Ciudad de México del derecho a la muerte digna.

Esa Constitución mexica- na, promulgada el 5 de febrero pasado, recoge en su capítulo dedicado a los derechos humanos un artículo que garantiza que los ciudadanos "puedan ejercer plenamente sus capacidades para vivir con dignidad", así como que esto "contiene implícitamente el derecho a una muerte digna". En base a EL PAÍS DE MADRID Y EFE

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)