EL CASO DEL ESPIONAJE ELECTORAL RUSO

Otro escándalo golpea a Trump: su fiscal general mintió al Senado

Sessions admitió reuniones con el embajador ruso en la campaña electoral.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Trump: durante una visita a un portaaviones en Virginia, expresó su apoyo total a Sessions. Foto: Reuters

El gobierno de Donald Trump cayó ayer jueves en un nuevo escándalo, al revelarse que el actual secretario de Justicia y Fiscal General, Jeff Sessions, mintió sobre sus encuentros con el embajador de Moscú en Washington durante la campaña electoral. Líderes de la oposición demócrata pidieron la renuncia de Sessions, luego que este confirmara que se reunió dos veces con el diplomático ruso, echando por tierra su testimonio ante el Senado en su investidura.

Las nuevas revelaciones del diario Washington Post relanzaron los llamados de varios legisladores para que se nombre a un investigador especial independiente para revisar la supuesta intervención rusa en la campaña electoral a favor de Trump.

El nuevo capítulo del escándalo constituye otro golpe para la administración del presidente estadounidense, quien rechaza las acusaciones de injerencia de Rusia y desmintió en varias ocasiones sus eventuales vínculos con responsables de Moscú.

Este jueves, al ser consultado por la prensa si mantenía su confianza en Sessions, Trump respondió: "Total". Sin embargo, el mandatario admitió que "no estaba al tanto" de los contactos que Sessions había mantenido con el embajador ruso durante la campaña electoral.

Sessions, un ultraconservador de 70 años y uno de los primeros apoyos de Trump en el Partido Republicano, reconoció haberse reunido con el embajador ruso, Sergey Kislyak, en julio y en septiembre, contrariamente a lo que había declarado ante el Senado en su investidura. Pero afirmó que los encuentros tuvieron lugar en el marco de sus funciones de senador y no como asesor de Trump.

En enero, en las audiencias del Senado, bajo juramento, Sessions había afirmado que "no tenía contactos con los rusos".

"Nunca me he reunido con un responsable ruso para discutir una campaña política", dijo Sessions ayer jueves a la cadena NBC.

El joven gobierno estadounidense no ha escapado de la sombra sobre la presunta complicidad entre Moscú y Trump, y el caso ya se cobró una víctima, con la renuncia en febrero del consejero de Seguridad Nacional nombrado, Michael Flynn, tras conocerse que mintió sobre una conversación entre él y el embajador ruso cuando Barack Obama era aún presidente.

La Casa Blanca confirmó los encuentros de Sessions pero afirmó que no había hecho nada reprochable, estimando que las revelaciones del Washington Post eran un nuevo "ataque" demócrata contra Trump.

"Sessions se reunió con el embajador en su calidad oficial de miembro de la comisión de las fuerzas armadas del Senado, lo que es completamente coherente con su testimonio", afirmó un responsable de la Casa Blanca.

En Moscú, el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, dijo no estar al tanto de esos encuentros, pero subrayó que "el trabajo del embajador es tener la mayor cantidad de encuentros posibles, incluso con los representantes del Poder Ejecutivo y Legislativo del país".

El cargo de Sessions está en el corazón del problema. Como Fiscal General supervisa al FBI y por lo tanto la investigación de la po-licía federal sobre los posibles vínculos entre el entorno cercano de Trump y Moscú. Sessions cedió anoche y anunció en la Casa Blanca que decidió recusarse de cualquier investigación relacionada a las campañas electoral.

En la lista de candidatos al Nobel de la Paz 2017.

Un total de 318 personalidades e instituciones han sido propuestas para el premio Nobel de la Paz 2017, indicó ayer jueves el Instituto Nobel, en una lista heterogénea que incluye a los Cascos Blancos sirios, a Edward Snowden e incluso a Donald Trump. La identidad de los candidatos se mantiene en secreto durante medio siglo, pero los padrinos pueden anunciar públicamente el nombre de su abanderado. El bloguero saudí encarcelado Raef Badaoui y el expresidente francés Jacques Chirac también forman parte de los propuestos. En cuanto a Trump, ha recibido el aval de un compatriota del que no se conoce la identidad, pero que querría ver reconocida su "ideología de paz por la fuerza". En la lista están incluidos el papa Francisco, así como el presidente ruso Vladimir Putin.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)