ESTADO DE EMERGENCIA

Egipto mata a yihadistas al otro día del atentado

Fuerzas de seguridad egipcias mataron ayer lunes a siete supuestos militantes de Estado Islámico (ISIS) durante un enfrentamiento armado. El incidente, ocurrido en ciudad sureña de Assiut, se produjo un día después de que el gabinete de Egipto aprobó un estado de emergencia de tres meses, tras los ataques del ISIS a dos iglesias coptas el domingo que causaron la muerte de al menos 44 personas.

Los siete militantes perecieron después de abrir fuego contra los efectivos que se les aproximaban cuando se reunieron para planificar más atentados contra cristianos, dijo el Ministerio en un comunicado.

La ciudad de Assiut cuenta con una población significativa de cristianos.

En la escena las fuerzas de seguridad encontraron municiones, armas, una motocicleta, libros y publicaciones del grupo extremista.

El presidente egipcio, el general Abdel Fattah al-Sisi, lanzó la campaña más severa contra los islamistas en la historia moderna del país luego del derrocamiento del mandatario Mohamed Mursi del movimiento Hermanos Musulmanes en 2013, cuando surgieron protestas tras un año turbulento en el poder.

Los ataques del domingo estuvieron dirigidos contra iglesias coptas de Alejandría y Tanta y constituyeron los atentados más letales en la historia reciente para la minoría cristiana de Egipto, la mayor de Oriente Medio.

En la tradición copta, no se celebran funerales durante la Semana Santa, antes del sacrificio de Cristo y la fiesta de Pascua. Pero para la comunidad cristiana de Alejandría, el dolor después del atentado del domingo era tan grande, que decidieron organizar la ceremonia de todas maneras.

Los ataques del domingo se produjeron cuatro meses después de un atentado suicida reivindicado por el grupo yihadista ISIS contra una iglesia de El Cairo, que dejó 29 muertos.

La rama egipcia del ISIS había amenazado recientemente con intensificar sus ataques contra los coptos, que representan un 10% de la población del país (92 millones).

"Vamos a seguir yendo a la iglesia. Ahora estamos acostumbrados", afirmó con determinación Sabah, una joven de 35 años que perdió a su primo en el ataque de Alejandría.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)