vea el video

El este de EE.UU. paralizado por una tormenta de nieve

Una potente tormenta con fuerza destructoraque acumula ocho centímetros de nieve por hora castiga y paraliza diez estados —desde Tennessee hasta Nueva York— y ha provocado la muerte de al menos diez personas en accidentes de tránsito.

La tormenta, con vientos de más de 80 kilómetros por hora, se convirtió en un torbellino de más de 2.600 kilómetros que inmovilizó los vuelos y servicios de trenes y ómnibus e impidió la circulación de vehículos.

En Nueva York, donde se estima que el acumulado de nieve llegará hasta los 62 centímetros, el alcalde Bill de Blasio exhortó a los ciudadanos a abstenerse de salir a las calles y autopistas, salvo en caso de una necesidad de emergencia, debido al peligro que plantea la nevada. "A menos que sea urgente, manténgase fuera de las vías de tránsito", advirtió de Blasio. "Es tan simple como eso".

Ayer, Manhattan presentó un aspecto inusual, casi sin vehículos particulares ni taxis en las calles. Por una vez, no se verificó el habitual ritmo frenético que marca las jornadas en la ciudad.

Los pocos ómnibus que circularon a primera hora —antes de que se dispusiera la suspensión del servicio— estaban vacíos y algunos peatones que se animaron a salir caminaron por el medio de avenidas que siempre tienen intenso tránsito.

Salvo el ruido de las cadenas en los neumáticos de los pocos vehículos que circularon, solo se escuchó el sonido de las palas usadas por los porteros de edificios para despejar la entrada a los mismos y de las máquinas de la municipalidad que comenzaron a levantar la nieve en una tarea que tuvo que reiterarse debido a la fuerza de la tormenta.

"No vale la pena", dijo Mike Diakakis, encargado de la limpieza de un edificio en el Upper West Side de Manhattan. "Vuelve a caer tan rápido como limpiamos".

Inmensa tormenta de nieve golpeó a Nueva York. Foto: AFP.
Inmensa tormenta de nieve golpeó a Nueva York. Foto: AFP.

Pero, la ciudad tuvo tiempo de prepararse no solo porque los pronósticos indicaron con suficiente anticipación la magnitud del fenómeno meteorológico, sino también porque llegó el sábado, jornada en la que hay menos desplazamiento de personas por los sistemas de transporte.

En el estado de Nueva Jersey, se suspendió el transporte público y en zonas costeras como Sea Isle City, hubo inundaciones que arrastraron grandes trozos de hielo por las calles.

La tormenta llegó el viernes por la noche a Washington DC y hubo informes de que se produjo con truenos y relámpagos. A medida que avanzó, las autoridades de Washington, Baltimore y Philadelphia decidieron el cese de las frecuencias del transporte.

Los aeropuertos de la costa Este fueron cerrados, debido a que no había siquiera visibilidad mínima para operar. En total se suspendieron 5.906 vuelos —4.726 correspondientes a ayer sábado y hasta ahora 1.180 de hoy domingo, según el sitio Filghtaware.com— y las personas que habían ido a las terminales aéreas para tomar un vuelo se vieron obligadas a permanecer allí hasta que pase el peligro. Concurrieron a las cafeterías, usaron sus celulares, recorrieron los locales comerciales, jugaron a las cartas en las plazas de comida y esparcimiento o miraron televisión en los monitores ubicados en varios puntos de las terminales.

Turistas extranjeros que tenían como destino Miami, vieron alteradas sus vacaciones.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Edinson Cavani festejando su gol número 151 con la camiseta del PSG

Cavani no quiere hablar del récord de Zlatan

Max caracteres: 600 (pendientes: 600)