La Casa Blanca sostiene que fue un operativo unilateral

EE.UU. niega versión de la muerte de Bin Laden

El Gobierno de Estados Unidos tachó ayer de "falsedad" la investigación del periodista Seymour Hersh, quien asegura que el presidente Barack Obama mintió sobre la muerte de Osama bin Laden y la operación contaba con el conocimiento de las autoridades paquistaníes, que hasta entonces habían ocultado al terrorista.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Niños paquistaníes juegan con restos del helicóptero perdido por EE.UU..Foto: AFP.

También fuentes de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) aseguraron al diario The Washington Post que el artículo de Hersh es "un total sinsentido".

El portavoz adjunto del Consejo de Seguridad de la Casa Blanca Ned Price aseguró en un comunicado que la historia de Hersh, publicada el domingo en el London Review of Books, tiene "demasiadas imprecisiones y afirmaciones sin fundamento".

"La noción de que en la operación que acabó con la vida de Osama bin Laden fue otra cosa que una misión unilateral de Estados Unidos es evidentemente falsa", afirmó Price, que mantuvo que la operación solo fue conocida de antemano por un reducido círculo de altos mandos estadounidenses.

Estados Unidos ha asegurado en todo momento que la operación de las fuerzas especiales de los Navy Seal del 11 de mayo de 2011 contra un complejo de la localidad paquistaní de Abbottabad, donde se escondía Bin Laden, líder de Al Qaeda, se realizó de manera unilateral y en secreto.

Al reafirmar que esta intervención fue "un operativo estadounidense de cabo a rabo", Ned Price subraya que "solo un pequeño círculo" de autoridades estadounidenses estaba al tanto y que el presidente Obama había decidido, desde el principio, no informar a otros gobiernos.

"El presidente decidió no informar a ningún gobierno, incluido el Gobierno paquistaní, que no fue notificado hasta que la operación finalizó", explicó Price.

La fuente.

El extenso artículo de Hersh se basa en las revelaciones de un alto oficial de inteligencia estadounidense retirado, que era conocedor de las informaciones recibidas sobre la presencia de Bin Laden en Abbotabad, donde se encuentra la mayor academia militar de Pakistán.

Hersh aseguró que la inteligencia paquistaní (ISI) había capturado a Bin Laden y lo escondía en Abbotabad con la intención de entregarlo cuando la situación fuera la más conveniente para Islamabad.

Según su relato, la Casa Blanca supo de la presencia de Bin Laden por la revelación de un miembro del ISI que buscaba la recompensa de 25 millones de dólares por el líder terrorista que ofrecía Washington.

El artículo señalaba que altos mandos de inteligencia y el Ejército de Pakistán sabían que la operación se iba a producir, hasta el punto que los paquistaníes guiaron a las fuerzas especiales estadounidenses hasta el escondite de Bin Laden.

El autor también aseguró que el objetivo final de la misión no era capturar a Bin Laden vivo, sino ejecutarlo y deshacerse de su cuerpo, y que Obama decidió hacer pública la muerte del terrorista inmediatamente con la intención de utilizar el logro para facilitar su reelección en 2012.

Hersh sostuvo que no hubo "ningún tiroteo" porque cuando los soldados estadounidense entraron en el complejo donde presumiblemente se encontraba Bin Laden "los guardias del ISI se habían ido".

En el artículo publicado, Hersh puso de manifiesto también su desacuerdo con la reivindicación de la Casa Blanca de que Bin Laden fue sepultado en el mar.

"Los restos, incluyendo la cabeza, que tenía agujeros de bala, fueron arrojados en una bolsa para cadáveres. Durante el vuelo de regreso a Jalalabad en helicóptero, algunas partes del cuerpo fueron lanzadas a las montañas del Hindu Kush", añadió Hersh, que cita al alto funcionario de inteligencia de Estados Unidos.

Las afirmaciones de Hersh están basadas sin embargo íntegramente en datos obtenidos de esa fuente anónima, lo que hace que los críticos del artículo pongan en duda la información publicada por el periodista, reconocido por haber llevado a cabo denuncias sobre la masacre de My Lai en Vietnam que le valieron el Premio Pulitzer en 1970.

Al respecto, Hersh admitió que eso "es verdad", pero aclaró que "se hace muy difícil para gente que opera aún en el interior del poder ser citada de manera completa". Pero para una historia tan perturbadora no fueron pocos en considerar que una fuente sola no era suficiente.

Un pulitzer por su denuncia de una masacre.

Seymour Hersh, nacido en 1937 en Chicago, es un periodista estadounidense que saltó a la fama internacional con sus notas con denuncias sobre la masacre de My Lai (1969), durante la guerra de Vietnam.

Esa cobertura, publicada por el diario St. Louis Post Dispatch, le valió el Premio Pulitzer.

Años después reveló en The New York Times las actividades ilícitas de la CIA en la década de 1970.

En 2004, en la revista New Yorker, generó un escándalo mundial al revelar las torturas contra presos iraquíes en la cárcel de Abu Ghraib.

Hersh: el Gobierno "quiere manipular a la prensa"

El periodista Seymour Hersh calificó a la Casa Blanca como "una institución política" que "quiere manipular a la prensa", por lo que el desmentido a su nota sobre la muerte de Osama bin Laden resulta "normal".

Hersh dijo que se siente inmune a las críticas. "Estan hablando con una persona que era freelance en los 60 y publicó una historia sobre la masacre de cientos de civiles vietnamitas para una agencia de noticias que se oponía a la guerra. Por Dios, ¿creen que no tuve problemas entonces?", comentó, en referencia a la matanza de la aldea de My Lai, en la que soldados estadounidenses arrasaron con al menos 347 civiles de Vietnam del Sur.

Más allá del desmentido del Gobierno estadounidense, otros periodistas también criticaron la nota de Hersh. El comentarista de la cadena CNN Peter Bergen la calificó como "un fárrago de tonterías" y comparó la historia como "una mezcla de House of Cards con Homeland".

Bergen fue el único periodista autorizado a visitar la casa donde murió Bin Laden antes de que las autoridades paquistaníes la demolieran, y afirmó que había visto numerosos impactos de bala, lo cual sugiere un enfrentamiento.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)