NARCOTRÁFICO

EE.UU. liberó al exsocio del Chapo Guzmán y temen "ola de venganza"

El regreso a México Héctor "El Güero" Palma despierta temor en las autoridades de ese país.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
El Güero Palma fue capturado en 1995 en México y extraditado a EE.UU., donde cumplió su condena. Foto: EFE.

El inminente regreso a México de Héctor "El Guero" Palma, ex socio del "rey de las drogas" Joaquín "El Chapo" Guzmán, desató temores de que a su retorno resurja como figura central del crimen y genere una cadena de venganzas sangrientas.

Palma, de 55 años, cumplió una condena de más de ocho años en dos prisiones de Colorado, Estados Unidos, y otra más de 12 en cárceles mexicanas.

La vida de Palma -actualmente en manos de la policía migratoria estadounidense en espera de su inminente deportación- parece inspirada en un filme del género "gore", donde la violencia extrema forma una estética extraña.

Palma pertenece a la segunda generación de los grandes jefe de las drogas en México, junto a figuras legendarias como Amado Carrillo, "El señor de los cielos", los hermanos Arellano Félix y el propio Guzmán, que se fugó dos veces de un búnker carcelario, entre otros.

Las autoridades mexicanas lo capturaron en 1995 cuando se reponía de lesiones sufridas por el desplome de un jet privado en el que viajaba de Ciudad Obregón, estado norteño de Sonora, a Guadalajara, capital del estado occidental de Jalisco, cuando asistía a una boda.

Se dice que el entonces zar antidrogas Jesús Gutiérrez Rebollo, un general del Ejército, que luego fue encarcelado, acusado de vínculos con Carrillo y murió en prisión en 2013, detectó el avión Lear Jet en el que viajaba, pero pensó que era uno de los hermanos Arellano Félix.

Las autoridades ordenaron impedir el aterrizaje de la nave en varios aeropuertos hasta que, casi agotado el combustible, el piloto fue obligado por Palma, quien le puso una pistola en la cabeza, según narraron testigos, a bajar en el aeropuerto de Tepic, pero el avión se accidentó antes de tocar pista.

Palma se escapó pero fue arrestado poco después, en una vivienda en donde se reponía de las lesiones por ese percance aéreo.

Con fama de ser un hombre despiadado, Palma inició como ladrón de automóviles pero muy pronto fue contratado como sicario de Miguel Angel Félix Gallardo, jefe del Cártel de Guadalajara, apodado "El Padrino" y en los años 80 el "capo di tutti capi" del mundo criminal mexicano.

Pero en 1989 Gallardo fue detenido en Guadalajara y Palma se vio obligado a sumarse al "Chapo" Guzmán y su socio Ismael "El Mayo" Zambada, jefes del cártel de Sinaloa, que estaban en guerra a muerte con los Arellano Félix, asociados con Amado Carrillo, quien murió de una operación de cirugía plástica en 1997.

Palma cargaba con una tragedia personal a cuestas: en 1989, su primera esposa y sus dos hijos fueron secuestrados y asesinados en circunstancias espeluznantes por Rafael Clavel, narcotraficante venezolano.

La cabeza de la mujer le fue enviada en una caja por correo privado a su casa en Sinaloa y un video donde se observa cómo sus dos hijos, una niña de cinco años y un niño de seis, fueron lanzados desde un puente en Venezuela.

El regreso de Palma generó temores de expertos de que intente retomar sus antiguas actividades criminales e incluso, decida cobrar venganza contra sus enemigos.

El criminal retorna seriamente diezmado emocional, mental y económicamente tras pasar los últimos ocho años casi en total aislamiento, y después de gastar parte de la fortuna que había acumulado en el pago de sus abogados.

Quizá, inclusive, ni siquiera cuente con el apoyo del Chapo Guzmán, enfocado en sus propios problemas, quien aguarda ahora su extradición a Estados Unidos.

"La gran pregunta es qué va a hacer, pero con esos antecedentes (.) podemos esperar de él sólo actos de violencia contra quienes lo acusaron o lo traicionaron", señaló un abogado al tanto de su proceso penal.

Ghaleb Krame, experto en seguridad nacional, dijo que "difícilmente" Palma podría ser ahora "atractivo para un cártel" más aún cuando el mundo criminal ha cambiado drásticamente en los años recientes.

"Para las nuevas cabezas de cárteles, el Güero Palma es visto como uno más, como un veterano, probablemente una leyenda en su momento, pero difícilmente lo adoptarán como un líder", afirmó.

Sin embargo, otros especialistas temen que todavía pueda resurgir de sus cenizas y volver por sus fueros.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)