AUMENTA LA TENSIÓN

EE.UU. exige la salida del presidente sirio

“No existe ninguna salida con Asad a la cabeza del régimen”.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Sarín. Bashar Asad es el principal acusado por el ataque. Foto: AFP

La embajadora estadounidense en la ONU, Nikki Haley, dijo que el presidente sirio, Bashar al Asad, no podía continuar en el poder tras el ataque químico que Estados Unidos le atribuyó. "No existe ninguna opción en la que pueda producirse una solución política con Asad a la cabeza del régimen", declaró Nikki Haley ayer domingo a la CNN.

Estas declaraciones muestran un posible cambio de perspectiva de la Administración del presidente Donald Trump sobre Siria después del ataque químico, que causó el martes al menos 87 muertos, incluidos decenas de niños, en la localidad de Jan Sheijun.

Las imágenes de civiles con convulsiones o yaciendo en las calles, provocaron una ola de conmoción en el mundo y desencadenaron las represalias estadounidenses tres días más tarde. "Viendo sus acciones, viendo la situación, será difícil ver un gobierno estable y pacífico con Asad", añadió Haley.

"Pensamos que un cambio de régimen es algo que debería producirse", dijo, añadiendo sin embargo que Washington también se centra en la lucha contra el grupo yihadista Estado Islámico (ISIS) y en el final de la influencia iraní.

Por su lado, el secretario de Estado, Rex Tillerson, reafirmó igualmente que "la primera de las prioridades (para Estados Unidos en Siria) era la derrota" de ISIS, en una entrevista también ayer domingo con CBS.

"Una vez que la amenaza de ISIS haya sido reducida, incluso eliminada, creo que podremos entonces dirigir nuestra atención directamente a la estabilización de la situación en Siria", declaró.

El cambio de régimen en Damasco y la salida de Asad, que durante años fue un deseo reiterado por la Administración de Barack Obama, no parecía ser una prioridad para el nuevo gobierno estadounidense. Pero el ataque contra Jan Sheijun parece haber cambiado la situación ya que Estados Unidos bombardeó por primera vez una base aérea del ejército sirio como represalia. La Administración Trump informó después al Congreso que "podría llevar a cabo más acciones".

Los primeros análisis efectuados a las víctimas de Jan Sheijun sugieren que fueron expuestas a gas sarín, un potente agente neurotóxico. Pero la naturaleza exacta de la sustancia utilizada sigue siendo objeto de debate.

El gobierno sirio negó todas las acusaciones y señaló que en 2013 ratificó la Convención sobre la prohibición de armas químicas.

En agosto de 2013, el régimen había sido acusado de utilizar gas sarín en un ataque contra dos sectores rebeldes en la periferia de Damasco, que se cobró cientos de vidas.

Siria debía haber destruido todo su arsenal químico según un acuerdo entre Estados Unidos y Rusia, pero se sospechó en varias ocasiones de que llevó a cabo ataques químicos.

Moscú y Teherán condenaron con dureza las acusaciones contra su aliado sirio.

El prisidente de Rusia, Vladimir Putin, es el principal aliado que tiene el régimen sirio de Al Asad.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)